Maricarmen Cervelli / Directora de Asuntos de Mujeres / Colombia

Soy ser humano, periodista, esposa y mamá (el orden depende del día). Me encantan los temas femeninos. Decidí transformar mi oficio de investigar, editar, hacer programas de radio y perseguir noticias, para hacer lo mismo, pero en Asuntos de Mujeres. ¡Bienvenidas!

15 cosas que debemos aprender del coaching para niños

15 cosas que debemos aprender del coaching para niños

15 cosas que debemos aprender del coaching para niños

Ya sabemos que ser mamá es retador. Para algunas puede ser más fácil y para otras no. Lo cierto, es que hay diferentes maneras de ver y vivir la maternidad, y el coaching dice que es precisamente esa manera, la que más se acomoda a ti, la que te hará sentir más cómoda y segura.

Hace algún tiempo conocí a una mujer venezolana, llamada Carolina Van Pampus, quien se ha dedicado durante 10 años al mundo corporativo. Pero, su maternidad y sus estudios de coaching, le hicieron interesarse en temas relacionados con la crianza, el comportamiento de los niños de los 0 a seis años y en las formas como cada mamá y papá resolvían temas cotidianos con sus hijos.

Desde que era chiquita, había tenido como meta escribir un libro. Y lo logró, porque acaba de publicar “Conviviendo con nuestro pequeño Coachee“, un libro de cuentos infantiles y estrategias para papás y mamás en medio del desafío de la crianza.

Todo esto me hizo preguntarme ¿Qué es eso de hacerle coaching a los niños? ¿Cómo podemos integrar el coach a la crianza y nuestro rol de mamás y papás?

Así que hablé con Carolina para que me diera algunas señas, y esto fue lo que me dijo:

  • Algunas veces, subestimamos a los niños de 0 a 6 años, porque pensamos que no entienden o porque decimos que son muy chiquitos.
  • Una de las cosas más importantes es la presencia real de los papás en los primeros años; es decir, establecer una buena y sana conexión.
  • Debemos entender que muchos de los comportamientos de los niños de esas edades, forman parte de su normal desarrollo.
  • Hay cosas sencillas que se pueden hacer para lograr una verdadera conexión con nuestros hijos.
  • Cambia el modelo: “Tienes que tener, para hacer, y en función de eso, ser” a algo como: “Tú eres, y como eres, haces; y como haces, tienes”. Por ejemplo, “Como tú eres una mujer brillante, tú estudias, te va a ir bien y eso va a hacer que tú brilles, porque tú eres brillante”.
  • La manera más fácil, es empezar por la forma como te comunicas con tus hijos. En vez de decirle: “No seas antipático”, “No seas malcriada”, “No seas odiosa”, etc., mejor pregúntate ¿Qué quieres que sea? Porque nos concentramos mucho en lo que no queremos o en lo que no es correcto; pero no pensamos en lo que sí podría pasar. Por ejemplo: “Hija, si tú eres simpática ¿Por qué estás actuando así?” “Tú eres una niña simpática ¿Por qué estás enojada?”. Esto también los ayuda a discernir sobre lo que sienten.
  • Cuando necesites saber una respuesta, tómate dos minutos para mirar hacia adentro de ti y verás el resultado.
  • No te tomes personal un llanto o una pataleta de tu hijo. Él no lo hace porque te reta o te está manipulando; tu hijo de dos años, que no tiene herramientas para gestionar sus emociones. Además, echarse la culpa por el comportamiento de tu hijo es una forma de tomártelo personal, así que es preferible que sepas que esto es parte del desarrollo emocional del niño y hablar con otras mamás o la pediatra, te permitirá darte cuenta de que tu hijo no es un malcriado, sino que sencillamente está viviendo su proceso.
  • Ser más empático con nuestros hijos, nos permite ver esto de un modo diferente.
  • Estamos tratando de buscar todo el tiempo un manual, entonces nos leemos un montón de libros (que está bien, si lo necesitas); pero, dejamos de escucharnos.
  • Si un libro te recomienda que dejes llorar a tu hijo hasta que se reviente, pero eso a ti no te hace click ¿Por qué lo vas a hacer? ¿Porque lo dice un libro?
  • Tu hijo es diferente al de otras mamás, no te funcionará lo mismo que le funciona a ella, así que escucha más tu instinto, porque el instinto te da cierta creatividad a la hora de conectarnos y fluir con nuestros hijos.
  • Pregúntate ¿Qué es lo que me funciona a mí? deja de esperar a la persona que te diga lo que tienes que hacer.
  • Y pregúntale a tu hijo qué siente o cómo se siente. Ayúdalo a identificar poco a poco sus emociones.

Me gusta mucho leerle a mi hija libros con contenido emocional, y al mismo tiempo, que pueda identificar lo que siente. Por eso, les recomiendo este libro.

¡Puedes conseguirlo en Amazon!

Y te paso un dato: El 11 de diciembre, Carolina participará en un LIVE sobre la teoría, práctica y herramientas para la dinámica familiar, que busquen edificar en un estilo de crianza con propósito. Desde el aprendizaje de estrategias que nutran la convivencia y perfilen hábitos, creencias y estilos de crianza. Miami/Colombia 🇺🇸 8:30 pm Venezuela 🇻🇪 9:30 pm

Foto: Unsplash.

Nuestros aliados