Profesora certificada de Yoga, en el estilo de Viniyoga y Yoga Nidra / Panamá

Amante y defensora de la vida, fiel creyente del poder de la sonrisa, de los abrazos, del amor y de la compasión. Madre de tres hermosas almas: Marcello, Lorenzo y Joaquín que decidieron venir a este plano a enseñarme sobre el amor incondicional, la paciencia y que las princesas piratas pueden volar en el lomo de un dragón.

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 8 – CONEXIÓN

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 8 – CONEXIÓN

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 8 – CONEXIÓN

A raíz de nuestro agitado día y por nuestras obligaciones y tareas autoimpuestas, se nos va la vida en un cerrar y abrir de ojos. Todos los días la misma rutina, todos los días sientes que no sucede absolutamente nada extraordinario…

Yo, en este preciso instante te digo: esto sucede porque nos hemos dejado llevar por una corriente que nos obliga a estar cada vez más en desconexión con lo que sucede a nuestro alrededor y lo más importante, con lo que sucede en nuestro interior.

Únicamente hacemos un STOP, cuando nuestro cuerpo nos habla y grita que algo está sucediendo, que tienes que bajar la velocidad, que empieces a ser consciente de ti, de tus emociones, que empieces a vivir conectado con tu ser y con tu momento presente.

Vivimos anhelando el pasado, soñamos ansiosos por lo que sucederá mañana, pero muy pocas veces, no estamos conectados con nuestro presente; pasan y pasan los días, esperando terminar de lograr tus metas para ser feliz, vives en automático para lograr obtener aquel artículo preciado y para ser feliz; te esfuerzas para lograr que tus hijos tengan una buena educación y sea profesionales exitosos, y cuando eso suceda serás feliz….

Y así se te pasa la vida, nunca disfrutaste plenamente de ella y sigues observando tan lejos la gran deseada felicidad…

No esperes que la vida se te pase, empieza siendo consciente de tu hoy, levanta la mirada y observa a tu alrededor; empieza a apreciar los pequeños detalles que harán que tus días sean increíbles, sorpréndete de bellezas que hay en la naturaleza, disfruta de la suave caricia de la brisa, disfruta de un buen helado y conecta con las sensaciones en tu paladar, desconéctate de lo menos importante y conecta con lo que sientes, empieza a ser más consciente de tus pensamientos, de tus palabras y tus acciones, mira a los ojos a las personas que están a tu alrededor, conecta con ellas, crea empatía, respétalas y acéptalas tal cual son.

Tu cuerpo va a intentar sacar lo que tu mente y labios guardan, conecta con tus emociones reconociéndolas, aceptándolas y sabiendo de donde surgen, para saber quién eres realmente, debes ir hacia adentro, tienes que conectar con tu ser interior, descubrir tu potencial, aceptarte tal cual eres, dejando a una lado las máscaras que la sociedad desea que uses, perdónate, perdona, sánate, ámate.

Es el momento.

Como madres tenemos una conexión muy profunda con nuestros hijos, científicos de la Universidad de Navarra investigaron la relación entre madre e hijo desde el embarazo y descubrieron que esta unión se produce tanto a nivel celular como en el apego afectivo desde que la mujer queda embarazada.

Estamos conectados hasta después del embarazo y con la lactancia, aprendemos a identificar su llanto, podemos saber cuando tienen frío, están cansados o felices, no perdamos esta conexión poderosa con nuestros hijos.

Leí en un artículo publicado en la página web la mente es maravillosa.com que dice: “Los niños que se sienten fuertemente conectados a sus padres quieren cooperar con ellos, lo que les lleva a confiar en ellos para saber qué es lo que más les conviene.”

Esa conexión es muy importante para ambas partes. Debemos aprender a escucharlos, entenderlos y respetarlos.

A disfrutar la meditación de hoy:

Nuestros aliados