El test de placer
Entrevistas
Historias

Romy Castro / Ingeniera Industrial con especialización en Finanzas / Venezuela

Facilitadora e Investigadora en Psicolingüística y Coach personal certificada. Conferencista.

5 cosas que he vivido y aprendido en mis primeros días de matrimonio

5 cosas que he vivido y aprendido en mis primeros días de matrimonio

5 cosas que he vivido y aprendido en mis primeros días de matrimonio

Todos los que hemos visto películas de Disney o incluso películas de amor, sabemos que terminan con un “vivieron felices para siempre”, en una toma hermosa donde no hay platos que lavar, ropa que planchar, casa patas arriba y pare usted de contar.

Quizás por eso es que no visualizamos claramente lo que ocurre días posteriores a esas escenas, que reconozco que en ocasiones hasta me han hecho llorar.

Bueno, aquí estoy yo, viviendo unos días después del “felices para siempre”. Son muchas anécdotas las que podría contarles; sin embargo, resaltaré 5 cosas que he vivido como recién casada:

1. Establecimos como una especie de acuerdo (nada firmado) donde él friega los platos y yo cocino.

No es que me encante cocinar, pero cuando toca, puedo hacerlo. Después de la luna de miel, recuerdo que me reintegré al trabajo y como tengo comedor, olvidé por completo dejar algo listo.

Pues, al llegar la hora del almuerzo tenía un mensaje que decía: “Amor, ¿qué voy almorzar yo hoy?” Yo no tenía ni sospecha, quería que me tragara la tierra, sobre todo porque mi esposo tiene un trabajo de esfuerzo físico y llega literalmente destruido, acalorado y muerto de hambre; confieso que me costó adaptarme a eso de cocinar y todavía me pasa que lo dejo sin comida, pero con menos frecuencia.

Lo cierto es que nos repartimos las tareas. Él lava los platos y yo cocino; él hace el café y llena las jarras de agua y yo doblo las sábanas y la ropa al salir de secadora; cada quien plancha lo suyo, él limpia sus zapatos y los míos y tenemos una señora que nos ayuda cada 15 días.

2. Yo solía lavar la ropa a mi ritmo

No me importa ver mucha o poca ropa en mi cesta de ropa sucia, incluso, me tomaba algún tiempo para lavar ropa delicada. Ahora de casada me di cuenta de que mi esposo es maniático (viene de su crianza).

Él tiene que ver, por lo menos, su cesta de la ropa sucia vacía, digo por lo menos la de él, porque un día recuerdo haber llegado a casa y ver mi cesta al lado de la lavadora y él inspirado metiendo todo con todo y yo casi infartada.

Él me explicó que no puede ver ropa en la cesta, que eso había que lavarlo de una vez y ahí me di cuenta de que yo miraba la cosa con otra perspectiva; así que mi cesta la tengo lejos de la de él y yo sigo lavando a mi ritmo lo mío y lo de el… Lo lava él. Eso sí, su cesta siempre está vacía.

3. Siempre pensé que me costaría mucho dormir en pareja

Pues les cuento que me encanta, es hasta adictivo; excepto cuando me pongo susceptible a sus ronquidos. Yo de mala le meto un golpe y me hago la dormida, pero ya me descubrió; así que a veces me toca desvelo por ronquidos.

4. Con respecto a nuestros encuentros sexuales…

Les cuento que él prefiere hacer cositas en la mañana, cuando yo no tengo ni sospecha de lo que está ocurriendo; y a mí me gusta de noche cuando él prefiere quedarse trabajando o viendo videos, memes o cualquier cosa hasta tarde. ¿Cómo nos pondremos de acuerdo? Esto hay que hablarlo.

5. La puntualidad es uno de nuestros puntos mas álgidos

Yo soy demasiado puntual y él todo lo contrario, así que no les quiero ni contar cuando lo llamo y le pregunto: Mi amor ¿por dónde vienes? y de repente se escucha un silencio, y con voz acelerada, me responde: “Ya voy saliendo, ya voy saliendo”.

Lo que sí les digo con propiedad, es que ni por estas 5 cosas ni por nada del mundo cambiaría mi nueva vida; aunque a veces quiera lanzarlo por la ventana del carro -con el carro andando por supuesto-, para mí es realmente fascinante vivir en pareja, sobre todo cuando encuentras una persona con la que puedes ser tú en tu máxima expresión.

Así que seguiré viviendo en el “felices para siempre” dentro de una vida común y silvestre.

Me encantaría que me contaras cómo te ha ido a ti en tu vida de recién casada

Foto: Ben Rosett en Unsplash

Sigue a Romy en @aleteodecambio

Nuestros aliados