Daniela Truzman / Periodista / Panamá

Periodista de oficio, escritora de vocación. Millennial y fanática de la cultura pop

5 cosas que pasaron en el mundo de las mujeres en 2017

5 cosas que pasaron en el mundo de las mujeres en 2017

5 cosas que pasaron en el mundo de las mujeres en 2017

A mí me gusta aprender, en serio, me encanta. No sé si eso cuente como hobby (y si no, debería).

No hablo de tomar clases formales, que también me gusta. Me refiero a que desde hace mucho tiempo he decidido evaluar las situaciones (y a las personas) según el aprendizaje que dejaron en mi vida.

Esto, desde luego, resulta ser, la mayoría de las veces algo positivo, pues hasta de la peor experiencia es posible sacar una o dos lecciones (como el tipo de pareja que no quieres volver a tener, cómo reconocer un ambiente tóxico o hasta descubrir, después de un desastroso fin de semana de camping con picadas de mosquitos en lugares insospechados, que eres una persona citadina y que lo tuyo son las vacaciones en ambientes controlados.

También creo, contrario al refrán, que es posible aprender en cabeza ajena, y por eso les comparto un listado de las cinco cosas que pasaron en el mundo de las que aprendí este año.

 

  1. No estamos solas

Ya lo dijo la revista Times, The silence Breakers (las rompedoras del silencio) son las personas de este 2017. Decenas de mujeres que se atrevieron a alzar su voz y denunciar el abuso y acoso del que fueron víctimas en el pasado. Las historias que giran en torno a Harvey Weinstein son tan asquerosas como aterradoras, pero él no es el único “monstruo” (por citar el increíble texto de Salma Hayek) que anda suelto.

Entendí que no hay que dudar si quejarse o no cuando te dicen una frase que incomoda o cuando te miran con ojos de depredador. No está bien que ser mujer nos ponga en desventaja.

Pensé en todas las veces en las que los comportamientos “normales” de la sociedad en la que vivo me hicieron sentir vulnerable, cuántas veces debí decir algo, por qué no lo hice en ese momento y por qué hoy, gracias a la marea global de testimonios, puedo decir sin pena y con la cabeza en alto #YoTambién.

Y en esa línea va mi segundo aprendizaje:

  1. La sociedad necesita acostumbrarse a víctimas que no dan lástima

 ¿Conocen el caso de “La Manada”?, fue una violación múltiple que ocurrió en España, y en la que los presuntos violadores (digo presuntos porque están a la espera de la sentencia, pero la evidencia a mí no me deja lugar a dudas de su culpabilidad), compartieron el video del acto sexual a través de un grupo de whatsapp llamado así, “La Manada”. Unos caballeros de brillante armadura, ¿no?

He seguido muy de cerca el caso y lo que más me impresiona es el hecho de que uno de los argumentos de la defensa es que no pudo haber violación porque la chica siguió con su vida. Porque tiempo después fue vista haciendo sus actividades normales, porque va a fiestas, se arregla, se ríe… Cientos de testimonios de personas que han superado traumas no se hicieron esperar, no solo en las redes sociales (nuestro nuevo campo de batallas), sino en los programas de opinión españoles y hasta en los de entretenimiento en los que, con mucho respeto, hicieron una pausa al humor para tratar un tema muy serio.

No importa lo que pase, tienes derecho a rehacer tu vida y quitarte la etiqueta de víctima es una forma de recuperar las riendas después de haber sido vulnerada.

 

  1. Las mujeres emprendedoras llegaron para quedarse

2017 fue el año del emprendimiento. Conocí iniciativas increíbles y en la mayoría de los casos eran mujeres (igual de increíbles) las que estaban detrás de esos proyectos. No en vano la Cumbre Mundial de Emprendedores 2017 (celebrada en noviembre en India) tuvo como tema central “Las mujeres primero, prosperidad para todos”.

Cosas buenas están pasando y debemos encontrar nuestro poder como líderes, mirar hacia adentro y descubrir cómo nuestras virtudes tienen la capacidad de impulsarnos y diferenciarnos para lograr lo que nos propongamos.

  1. Hacer buenos amigos en el trabajo, en la mayoría de los casos, es la excepción, no la regla

Conozco a muchas que quedaron en shock cuando la noticia de que no habría una tercera película de Sex and the city por diferencias entre las actrices Kim Cattrall y Sarah Jessica Parker (Samantha y Carrie, respectivamente) salió a la luz pública este año.

La información no era nada nueva, pues los rumores sobre descontentos por desigualdad salarial entre las protagonistas siempre existieron. Sin embargo, cuando Cattrall afirmó que el cuarteto jamás había mantenido una relación de amistad, más de una tuvo un cortocircuito.

¿Por qué debían ser amigas? En serio. ¿Por qué nos inventamos relaciones que no existen? Hay que aprender a separar lo laboral de lo personal (y obviamente la ficción de la realidad). Al trabajo, valga la redundancia, se va a trabajar. Si contamos con la fortuna de hacer amigos en el camino ¡qué suerte!, es un valor agregado. Pero si no ocurre, no implica que no puedas cumplir con tus responsabilidades. Puedes tener una buena relación con tus compañeras sin que eso implique que se vean cada sábado para hacerse el manicure en la peluquería.

  1. Duele decirlo, pero seguimos siendo el “sexo débil” (al menos para la Real Academia Española)

Al parecer, las múltiples peticiones y campañas en las que le solicitaban a la Real Academia Española (RAE) que retirara el término “Sexo débil” para referirse a las mujeres, no fueron suficientes. El diccionario de la RAE mantendrá esa denominación, aunque con la aclaratoria de que se trata de un término despectivo. Eso sí, la academia aclaró que la decisión había sido acordada en años anteriores y que las peticiones no incidieron en la modificación.

Quizás los cambios que quiero en el mundo no se den tan rápido como espero, pero eso no significa que deba dejar de intentarlo. Las grandes metas las cumplen los tercos, quienes insisten y no desmayan ante los fracasos. Aunque el mérito no sea reconocido en un principio, no podemos perder el foco.

Nuestros aliados