Mamá, periodista y mujer

Mujer y madre antes que nada. Viviendo la aventura que llaman matrimonio. Comunicadora social apasionada por la docencia infantil. Las letras son mi instrumento. Venezolana en el exterior.

¿Cómo les hablo a mis hijos pequeños sobre sexo? ¡Con libros!

¿Cómo les hablo a mis hijos pequeños sobre sexo? ¡Con libros!

¿Cómo les hablo a mis hijos pequeños sobre sexo? ¡Con libros!

Por más que tratemos de evadirlo, hablar sobre sexo con nuestros hijos es inminente.

Los niños son seres curiosos por naturaleza y tarde o temprano se las ingenian para hacernos preguntas sobre los temas más difíciles: Dios, la muerte, guerra, cáncer, drogas, pobreza y por supuesto, sexo.

Hablar sobre sexo con nuestros hijos es una maravillosa oportunidad que no deberíamos evadir. Si tanto trabajamos por educarlos enseñándolos a leer y escribir, a comer saludablemente, a no hablar con extraños, a cruzar la calle con cuidado, ¿por qué no brindarles una educación sexual que comience en el hogar? Al fin y al cabo, no hay nadie mejor que nosotros para hablarles de algo tan importante.

Al contrario de lo que muchos piensan, hablar sobre sexo no necesariamente es hablar de penetración. La educación sexual va más allá del acto sexual y tiene mucho que ver con nuestra identidad individual: comprender nuestro cuerpo, construir el autoestima, entender nuestro lugar en el mundo y cómo nos relacionamos con los demás.

Entonces, ¿cómo y cuándo les hablo a mis hijos sobre sexo?

La educación sexual comienza desde la infancia cuando les enseñamos los nombres de los órganos reproductores. Alrededor de los tres años de edad, los niños ya reconocen las diferencias físicas entre ambos sexos y con ello se abren puertas de múltiples conversaciones sobre el embarazo y la llegada de nuevos bebés al mundo.

Considerando que la mayoría de los padres no sabemos cómo hablarles a los niños sobre sexo, lo más recomendable es recurrir a los libros para niños. Hoy en día, existen excelentes libros infantiles sobre educación sexual. Libros modernos escritos e ilustrados por expertos que, además de enseñar a los niños, son una excelente herramienta educativa para los padres.

Los libros que listo a continuación han sido escrito para niños pequeños (a partir de los 4 años de edad). Todos tienen lenguaje muy sencillo e ilustraciones divertidas. Si bien es cierto que cada uno de estos libros es único, todos están de acuerdo en que la mejor forma de iniciar la educación sexual es explicando dos temas esenciales:

  1. Nombres acertados de los órganos reproductores (vagina, pene, testículos, vulva, etc.).
  2. De dónde vienen los bebes (fecundación).

What makes a baby (¿Cómo se hace un bebé?) – Cory Silverberg y Fionna Smith. Este es el libro ideal para comenzar. Las ilustraciones son simpáticas y concisas. Cuenta la historia de cómo un ovulo y un espermatozoide se conocen en el útero para formar a un bebé. Habla del amor como elemento clave en la concepción de un niño. Menciona el parto vaginal o por cesárea. No toca el tema del acto sexual.

Amazing you – Dr. Gail Saltz y Lynne Avril Cravath. Explica las diferencias físicas entre niños y niñas en las distintas etapas de sus vidas. Las ilustraciones tienen más detalles anatómicos, pero manteniendo la chispa del humor infantil. Explica la función del útero, ovarios y óvulos, así como del pene, testículos y espermatozoides. No toca el tema del acto sexual.

It’s not the stork – Robie H. Harris y Michael Emberley. Este libro es mucho más amplio que los dos anteriores. Está protagonizado por un pájaro y una abeja que se proponen investigar de dónde vienen los bebés. Con mucho humor, detalle y asertividad, explica las diferencias entre niños y niñas, órganos y células sexuales reproductores, embarazo y nacimiento. Toca temas MUY importantes como no dejar que otros toquen las partes privadas de los niños. La importancia del consenso para abrazar y besar. Este libro habla de la penetración muy sutilmente introduciendo conceptos como “sexo” y “hacer el amor” entre dos adultos que se aman para tener un bebé.

También recomendaría tener un atlas del cuerpo humano. A mí me gusta mucho The Human Body Atlas de Chartwell Books, pero realmente cualquiera podría servir. Un atlas es neutro y muy científico. Presenta en detalle todos los sistemas del cuerpo humano (incluyendo por supuesto los Sistemas Reproductivos Masculino y Femenino). Al fin y al cabo, los órganos sexuales son solo algunas de las muchas partes de nuestro cuerpo.

Hablar sobre sexo con tus hijos no tiene por qué ser vergonzoso. La clave está en no tenerle miedo estando preparados para hacerlo. Los libros infantiles son sin duda alguna LA MEJOR herramienta.

Photo by Cristina Gottardi on Unsplash

Nuestros aliados