Directora de Comunicaciones y Marketing de Asuntos de Mujeres / Madrid

Soy una periodista venezolana viviendo en Madrid, trabajadora incansable y estudiante vitalicia, emprendedora innata, inventora profesional. Odio las injusticias, amo el café con leche y soy una mujer real que ama, siente y padece.

Estar soltera aquí y allá

Estar soltera aquí y allá

Estar soltera aquí y allá

Anverso: Occidente – Mi experiencia

Hace 5 años mi abuelita me dijo: “Tú sabes que para ser mamá no necesitas tener a un hombre al lado, y que si decides no serlo, es también válido, ¿no?” 

Yo me quedé helada en ese momento y, después de besarla –como es lógico-, le dije que todo lo que me decía lo tenía muy claro. Lo cierto es que, además de pensar que tenía la abuela más cool del mundo, llegué a la conclusión de que esa vieja idea de que si no te casas o no eres mamá, no llegas a “realizarte como mujer”, finalmente estaba cambiando.

Cuando era una niñita, nunca imaginé llegar a ser una mujer de 34 años sin estar casada y sin hijos, en primer lugar porque jamás pensaba en mí de esta edad ‘tan avanzada’ –cuando se es niño, alguien que tenga más de 30 años es considerado un anciano -, y en segundo lugar, porque no cabía en mi cabeza otra cosa que no fuese conocer en la universidad al amor de mi vida, un príncipe azul -por supuesto- casarnos, tener bebés, ser felices y comer perdices, todo perfectamente alineado con una vida profesional ascendente y brillante… ¡JA!

Pero, la vida se encarga de hacer lo que le da la gana, aparecen los sobresaltos, las decisiones y con ellos, muchos sapos disfrazados de príncipe azul; luego te sumerges en la vida laboral, te cambian las prioridades y, un buen día te despiertas y te das cuenta de que llegaron los 34.

El balance de mi vida es positivo, todavía no hay esposo o hijos a la vista y, más allá de los “¿Qué hace soltera una niña tan guapa e inteligente como tú?” que nunca faltan, la verdad es que todo va muy bien.

 Reverso: Oriente – Cuando estar soltera es un drama

El otro día conocí la historia de las consideradas Mujeres Sobrantes que es como se refiere la sociedad china a las mujeres que, después de los 25 años, siguen solteras. La sociedad las presiona tanto en formar una familia, que estar soltera se ha convertido en un verdadero drama, hasta el punto de que muchas de ellas acceden a casarse con hombres que no quieren o no conocen, sólo por complacer a sus padres.

Llegar a los 25 años sin haber contraído matrimonio, hace que las mujeres se sientan infinitamente culpables por no poder complacer a su familia porque en China, no casarse es una gran falta de respeto hacia tus progenitores. De hecho, cada fin de semana en Shanghái se lleva a cabo el conocido mercado de matrimonio, donde muchísimos padres se reúnen para buscar candidatos para sus hijas e hijos, allí publican sus perfiles, explicando en qué trabajan, cuánto dinero ganan y hasta si tienen casa o coche propio, tal cual una compra-venta de ganado.

La empresa japonesa de belleza SK-II hizo un corto documental de cuatro minutos titulado “La toma del mercado de matrimonio” (se los dejo abajo), donde se pueden ver testimonios súper emotivos de mujeres que cuentan, entre lágrimas, las dificultades que enfrentan al estar solteras.

De hecho, se puede escuchar a alguna afirmando que “mucha gente piensa que ser soltera en la sociedad china es estar incompleta”

Hong Fincher, autora del libro “Leftover Women: The Resurgence of Gender Inequality in China” (2014), le contó a la BBC que las mujeres chinas de hoy están más educadas que nunca y se resisten cada vez más al matrimonio: “Se trata de mujeres jóvenes con fuerza y confianza, que están siendo presionadas por una campaña del Estado chino para que se casen”.

Ojalá este sea el comienzo del cambio, cada mujer debería vivir la vida que quiera, y no la vida que quieren sus padres, el gobierno o la sociedad.

Aquí les dejo el video:

 Foto: Pixabay.

Nuestros aliados