Patricia Rosas-Godoy / Directora de Comunicaciones y Marketing de Asuntos de Mujeres / Madrid

Soy una periodista venezolana viviendo en Madrid, trabajadora incansable y estudiante vitalicia, emprendedora innata, inventora profesional. Odio las injusticias, amo el café con leche y soy una mujer real que ama, siente y padece.

Las mujeres también pegan

Las mujeres también pegan

Las mujeres también pegan

La semana pasada salió a la luz pública la historia de la actriz Naya Rivera (Glee), arrestada por maltratar a su marido, el también actor Ryan Dorsey, frente a su hijo de dos años. El esposo alegó que no era la primera vez que esto sucedía.

Esta noticia me despertó gran interés, porque estamos acostumbrados a que las cosas sean diferentes, a que las mujeres sean las víctimas; pero lo cierto es que, aunque se hable poco del tema, hay muchos casos en los que los hombres son las víctimas de violencia por parte de sus esposas.

Por ejemplo, según el último Informe sobre violencia doméstica del Consejo General del Poder Judicial de España, el 25% de las denuncias sobre violencia doméstica, corresponden a hombres.

El maltrato psicológico hacia los hombres no se diferencia mucho del que sufren las mujeres, el asunto es que es menos probable que un hombre lo denuncie o pida ayuda, porque vivimos en una sociedad paternalista y llena de prejuicios, en la que se supone que los hombres deben ser fuertes y hasta ‘superiores’ al sexo femenino (terrible pero cierto) y ser víctimas de violencia por parte de una mujer es un sinsentido.

 Pero les voy a dar un perfil del hombre maltratado:

  • Baja autoestima y poca confianza en sí mismo
  • Necesitan constante validación de su pareja
  • Pueden identificar a su pareja como figura maternal
  • Es probable que acabe distanciándose de las amistades y/o familia y sentirse diferente del resto
  • Idealiza o sobrevalora a su pareja
  • No sabe cómo salir de la relación
  • Presentan síntomas de estrés, ansiedad y problemas somáticos: de sueño, dolores de cabeza y problemas gastrointestinales.
  • Su concepto del amor le lleva al sacrificio y a la dependencia.

El temor a quedar en ridículo o la falta de credibilidad, son las principales razones por las que los hombres no denuncian la violencia; pero también es importante resaltar que las leyes contra hombres maltratados son prácticamente escasas.

De hecho, un dato curioso sobre el tema, es que tanto las Naciones Unidas como Human Right Watch, usan el término ‘violencia de género’ como la que se dirige a un solo grupo: las mujeres. Y esto es básicamente porque es una manera de diferenciar entre el concepto general de violencia (entendida como agresión entre un individuo a otro) y la que va dirigida a un grupo determinado, cuyo número es sorprendente, y son precisamente las mujeres.

Lo cierto es no hay violencia buena o violencia mala, la violencia es condenable siempre, venga de donde venga, y la educación es un elemento fundamental para erradicarla.

Para cerrar, les dejo un vídeo de la campaña ‘Violence is violence’ que se lanzó el gobierno del Reino Unido en el año 2014, la acción consiste en una cámara oculta en la que vemos dos escenas de una misma pareja; en la primera el hombre agrede a la mujer, y en la segunda, es ella la que agrede al chico, ¿qué opinas?

 Foto: Pixabay.

Nuestros aliados