Ana Goffin / Maestra en Salud mental y escritora / México

Psicoterapeuta, conferencista y escritora. Su intensa búsqueda personal se ha plasmado en tres libros de ensayo y una novela: "¿Bruja sabia o histérica perdedora?", "Brujas sabias, suegras felices, La vida tatuada en la piel" y "La culpa tras la ventana". Es Orientador Humanista y Psicoterapeuta Gestalt por el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt. Especialista en Adolescentes, Grupos, Parejas, Sueños, Símbolos y Metáforas (IHPG). También es Maestra en Salud Mental con orientación psicoanalítica y Especialista en Trastornos del Estado de Ánimo y Ansiedad con titulación en la Universidad de León, España. Tiene un postgrado en Técnicas de modificación de la conducta y estudios sobre Trastornos Alimentarios (Monte Fénix). Recibió el grado de doctor honoris causa por el Claustro Doctoral Iberoamericano.

Las suegras infernales

Las suegras infernales

Las suegras infernales

Uno de los retos más grandes que he enfrentado como mujer, es el desempeño del rol de “La noera” (no era la mujer para mi hijo).

Me casé a los 22 años, y hoy me doy cuenta de que mi identidad personal, allá y entonces, era frágil todavía y ya estaba frente al reto de construir una nueva: la identidad de pareja.

¿Cómo ha sido esta experiencia para ti? Imagina a varias suegras reunidas tomando café en el infierno, disfrutando de la presencia de Lucifer, con cola, cuernos y trinche. ¡Yo no logro evitar reír un poco! Esta parece una escena de caricatura y ciertamente lo es; pero, solo en apariencia porque esta figura tan ancestral como controvertida: “la suegra”, en realidad, sí puede desatar toda una ola de terror, porque el vínculo madre-nuera-hijo es una relación triangular cuyos ingredientes básicos son los celos y la rivalidad

Por añadidura, culturalmente la suegra posee la peor fama en las historias familiares, los libros y las películas. Para comprobarlo, basta con recordar algunos chistes y una que otra película:

¿Cómo se dice suegra en chino?

Lin Chen La

 

¿Cuál es la diferencia entre un terrorista y una suegra?

Con el terrorista se puede negociar

 

¿Siempre es así?  De ninguna manera, hay mujeres que sí saben cobijar y aceptar a nuevos miembros en la familia. Desgraciadamente, también hay quienes no saben cómo hacerlo y utilizan todos sus tentáculos para excluir, abierta o veladamente, a la nuera o el yerno. ¿Cómo lo logran? Poniendo en marcha toda una serie de conductas que lastiman.

Sin embargo, aceptar un nuevo rol o abandonar el que tenemos es muy difícil. A pesar de eso, creo que es innecesario, infructuoso y destructivo entablar una guerra sin fin en la que el objetivo consciente o inconsciente, es eliminar a tu enemigo. Y ese adversario es justamente:

  • La persona que será la pareja de nuestro hijo o hija.
  • La madre de nuestra pareja.

 

¿Por qué es una relación tan compleja?

 

Las relaciones triangulares poseen los ingredientes elementales para entrar de manera directa al desconcierto (celos y rivalidad). No son caóticas por sí mismas, pero sí representan una mayor dificultad y requieren de habilidades al estar involucradas tres partes.

Un simple ejemplo es la infidelidad: ya es difícil mantener una relación de pareja y, si le agregamos un tercero, la escena se vuelve un circo de tres pistas donde los actores se van moviendo como mejor “pueden”. Y digo pueden, porque no creo que sea sencillo de maniobrar. También sucede en las relaciones:

  • Hijo- esposa- suegros
  • Hija- esposo- suegros

¿Estamos ante un típico triángulo dramático? A veces, nuestra pareja sabe encontrar una buena manera de seguirse relacionando con sus padres sin afectar su matrimonio y los suegros saben respetar las decisiones de la pareja, ¡pero casi nunca es así! Piensa en que cada uno de los miembros del triángulo llega a la relación sobrellevando su carga personal del pasado.

 

¿Hay forma de bailar en armonía o siempre es un tango?

 

Una clave para que tu vida sea un tango, es que no exista un espacio exclusivo para tu desarrollo personal. Todos necesitamos encontrar aunque sea una cosa importante que sea «un camino personal». Sin esto, ¿Cómo dar los pasos para conseguir aquello que quiero? Para hacerme cargo de mi vida.

Y esto no cae como si fueran gotas de lluvia, es decir, del cielo. ¡Hay que buscarlo! Y parece que a veces lo olvidamos y optamos por la queja o la dependencia, en lugar de construir aquello que es significativo para nosotros.

En las relaciones largas, como la que existe con la familia política, para bailar, hay que pasar por episodios de fusión y de libertad porque transitamos por etapas de evolución, desarrollo, circunstancias y estados emocionales que exigen mayor o menor distancia para seguir la música. Pegados, sin un espacio, no podemos bailar.

En el mundo actual, la agitación natural de la vida engendra fases de tensión nerviosa que alteran nuestro ánimo y salud. Llegamos al extremo de creer que ya no podemos seguir el ritmo. Pero solo apelando a los ritmos profundos que residen en nuestro interior, accederemos a la armonía de la existencia.

No vivimos dentro de un cuento de hadas y, por lo tanto, la alternancia del día y la noche también estará presente en la relación con la suegra. La oscuridad y la luz. Pero ambas podemos alcanzar la armonía, cuando decidimos ser brujas sabias. Después de todo, las dos marcamos el ritmo.

¿Qué recomiendo?

  • Es vital que juntos, en pareja, delimiten las fronteras que son sanas en relación a sus madres.
  • ¡Los límites debe ser bien puestos! sin violencia (diciendo lo que sí y lo que no se vale). Estos serán sus grandes aliados y el primer paso para tener una relación sana.

Te invito a ver mi página web: anagoffin.com

Y a seguirme en mis redes sociales:

Facebook: @Brujitashistericas

Instagram: @anagoffins

También, quiero que conozcas uno de mis libros

Está disponible en Amazon y en mi página web.

Foto: Pixabay.

 

Nuestros aliados