Profesora certificada de Yoga, en el estilo de Viniyoga y Yoga Nidra / Panamá

Amante y defensora de la vida, fiel creyente del poder de la sonrisa, de los abrazos, del amor y de la compasión. Madre de tres hermosas almas: Marcello, Lorenzo y Joaquín que decidieron venir a este plano a enseñarme sobre el amor incondicional, la paciencia y que las princesas piratas pueden volar en el lomo de un dragón.

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 11 – RESPETO

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 11 – RESPETO

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 11 – RESPETO

El respeto es el aceite de un engranaje, y sin ese aceite el engranaje no funciona correctamente; entonces, sin el respeto no existe una buena relación dentro de la sociedad, escuela, trabajo y familia.

Es comprender y aceptar los pensamientos, ideologías del otro y gustos, así no sean los misma que los tuyos, conscientes de que esa persona vale y debe ser tratada con dignidad.

¿Eres respetuosa contigo misma? ¿Cuantos pensamientos negativos y duros hacia ti tienes a diario? “Yo no sirvo para…” “Soy malísima en…” “Que estúpida fuiste al hacer esto…” Y la lista es larga.

Respetarte es importante en la relación contigo misma y con los demás, si tú no te respetas y te aprecias, es muy difícil lograr que la gente lo haga.

 

¿Te ha pasado que sales de compras y llegas a casa con regalos para toda la familia y tú no te compraste nada? o que empiezas a colocar los sueños y prioridades de tu familia por encima de los tuyos y vas dejando a un lado ese taller de cocina que querías hacer o estudiar alemán y hasta cancelas la cita con el doctor porque tu hijo debe ir a otro lugar.

Sí, como madres siempre vamos a colocar el bienestar de nuestra familia por delante del nuestro, pero ¿Qué pasa cuando tienes un momento de silencio contigo misma y te empiezas a visualizar realizando aquello que tanto anhelas y caes en cuenta que tu realidad es otra?

Y no es que no te guste tu realidad, porque amas a tu familia y haces hasta lo imposible por hacerla feliz; es que se va creando un sentimiento de anhelo y tristeza por lo no logrado, ¿Cuando eres madre haces sacrificios por tus hijos? Yo no lo veo como sacrificio, lo veo como abrirle espacio a experiencias de vida que son hermosas y llenas de amor.

Lo que quiero decir es que debes tomarte en cuenta más seguido y tratar de hacer aquello que has pospuesto, y si ahora no es el momento, porque tus hijos están pequeños; tranquila, ellos van a crecer y quizás tengas un poco más de tiempo para lograr aquellas metas que pusiste en último lugar; lo importante está en que sepas que tú y tus sueños son tan importantes como los de tu familia, que tú eres uno de los pilares fundamentales de tu casa y que si tú estás bien, todos en casa estarán bien.

Sé sincera contigo misma, este es el momento para crecer, empieza a ser más respetuosa contigo y con tu familia; entiende que no son iguales y que cada quien tiene sus gustos y maneras de ver la vida, no juzgues, comprende, respeta y acepta.

Foto: Pixabay.

Aquí te dejo esta nueva meditación:

 

Nuestros aliados