Profesora certificada de Yoga, en el estilo de Viniyoga y Yoga Nidra / Panamá

Amante y defensora de la vida, fiel creyente del poder de la sonrisa, de los abrazos, del amor y de la compasión. Madre de tres hermosas almas: Marcello, Lorenzo y Joaquín que decidieron venir a este plano a enseñarme sobre el amor incondicional, la paciencia y que las princesas piratas pueden volar en el lomo de un dragón.

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 9 – EMPATÍA

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 9 – EMPATÍA

RETO DE MEDITACIÓN – DÍA 9 – EMPATÍA

La empatía es la capacidad de sentir y comprender el dolor del otro, es dejar a un lado tus emociones, tus pensamientos, tu manera de ver la vida y vivir lo que la otra persona está viviendo.

Ser empático es algo que debemos enseñar a nuestros hijos, para hacerles ver a los demás desde los ojos del otro, enseñarles el verdadero amor al prójimo, a sonreír y aprender a escuchar, comprender y aceptar a todos por igual.

Debemos aprender a escuchar, pero escuchar activamente; escuchar mientras la otra persona te cuenta la situación que está atravesando, dejando a un lado tus emociones y juicios.

La idea es conectar con esa persona, entender lo que nos quiere decir, dejando los filtros y conversaciones internas a un lado. Es preguntarle en qué puedes ayudar, qué puedes hacer para hacer que se sienta mejor, es intentar hacer todo lo que esté en tus manos para ayudar al otro a aliviar su dolor.

Una persona empática es aquella que tiene respeto, comprensión, paciencia, mente abierta y vive sin prejuicios; es aquella que cultiva y entiende el poder del amor.

“Si pudiéramos mirar en el corazón del otro y entender los desafíos a los que cada uno de nosotros se enfrenta a diario, creo que nos trataríamos los unos a los otros con más gentileza, paciencia y cuidado” 

Como madres podemos ser empáticas con el dolor de nuestros hijos, pero muchas veces no conectamos con lo que sienten, sobre todo en medio de una pataleta. Y es que es muy difícil ponernos en los zapatos del otro, cuando nosotras estamos experimentando una “pataleta de emociones internas”.

Si mantenemos la calma, respiramos, ESCUCHAMOS lo que nos quieren decir, sin juzgarlos, quizás todo fluya de diferente manera.

No es tarde para aprender a ser personas empáticas, para empezar a vivir en amor, a cultivar la paciencia y el respeto. El momento es ahora.

Si te perdiste la meditación 8, aquí te la dejo.

Disfruta esta meditación:

 

Nuestros aliados