Rocío Martín Guzmán / Blogger de bienestar y salud mental / España

Mi pasión es ayudar a los demás a encontrar su camino y vivir una vida sana, feliz y creativa. Joven emprendedora, superviviente y creadora de la plataforma Amarellais, un espacio seguro donde os sintáis comprendidos, apoyados y donde encontrar todos los recursos necesarios para superar sus problemas.

Seis cosas básicas que quiero recomendarte para darle la batalla a la depresión

Seis cosas básicas que quiero recomendarte para darle la batalla a la depresión

Seis cosas básicas que quiero recomendarte para darle la batalla a la depresión

“La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración”.

Esto es lo que nos dice la Organización Mundial de la Salud sobre la depresión, y realmente esta enfermedad da mucho más miedo y es más peligrosa y profunda de lo que esta definición jamás nos podría dejar ver.

A las personas que sufren depresión se les suele olvidar que están pasando por una enfermedad, se culpan, culpan a otros, se desesperan, y pierden toda la paciencia y la amabilidad consigo mismos…

Si eres una de estas personas hay algo que debes entender: cuando te resfrías, te rompes algo o caes enfermo de cualquier cosa, no te tratas igual que cuando estás padeciendo depresión, ¿verdad? Pues debes empezar a ser consciente de que la depresión es una enfermedad, tú no la has pedido, no te la han contagiado y puede llegar a ser mortal, pero esto no quiere decir que no puedas vivir, ni que tu enfermedad vaya a ser más poderosa que tú.

Como yo misma he pasado por esto, he podido comprobar que aunque en algunos casos no se cure, puedes vivir una vida normal aún teniendo depresión. Por eso he querido escribirte este repertorio de consejos que que a mí me han servido, para que recuerdes que es posible seguir adelante, aunque sea duro:

Buscar ayuda profesional

El primer paso es asistir a terapia. Aunque no tengas ganas ni de levantarte de la cama, tienes que agarrarte a la última gota de fuerza que pienses que te quede y dar este paso, porque es el que marcará la diferencia, es con este paso con el que dejas claro que quieres vivir.

Ten en cuenta que encontrar un buen psicólogo y/o psiquiatra no es cosa de ir al primero que encuentres, si das con el adecuado a la primera, mejor que mejor, pero en muchas ocasiones es un poco más difícil encontrar una persona con la cual conectar.

Aún así esta no es razón para desistir.

Seguir las instrucciones de tu psicólogo/psiquiatra

Aunque parezca un paso obvio, mucha gente piensa que los consejos que reciben en terapia no sirven y deciden no seguirlos. Si has encontrado un buen psicólogo y conectáis bien, entonces debes dejar de sabotearte y seguir sus instrucciones.

Empieza a respetarte

Se suele decir que debemos empezar por querernos a nosotros mismos, pero la base del amor es el respeto, es decir, sin respeto no hay amor. Deja de arrastrarte por una relación que no funciona, por un trabajo que te trae más desgracia que felicidad y por personas que no se involucran contigo; deja de hablarte a ti misma con palabras hirientes, deja de intoxicarte con personas y situaciones que te atrapan en un círculo de sufrimiento (amigos que más que amigos parecen fantasmas, ex novios tóxicos, beber demasiado, ser complaciente todo el tiempo, etc.). Empieza a hablarte y tratarte con gentileza, sé comprensiva y paciente.

La paciencia es la clave

Cuando yo misma pasé por un periodo depresivo muy intenso, siempre me preguntaba cuándo iba a acabar todo y me centraba tanto en eso que me ponía peor. Con el tiempo, irónicamente, aprendí que la paciencia es algo muy importante en el proceso de recuperación. Si tú misma te preguntas cuándo estarás mejor, cuándo acabará todo, recuérdate que cada cosa tiene su tiempo, puede que ahora no estés en la mejor forma pero si tienes paciencia y cuidas bien de ti misma, pronto llegará el tiempo de estar mejor.

Llena tu vida

Encuentra nuevas pasiones o recupera antiguos pasatiempos que te hacían sonreír, sal con tus amigos y si los has perdido, haz nuevos amigos (hacerte voluntaria es una opción maravillosa para conocer gente nueva y además salir al mundo mientras das algo a una buena causa); haz cada día algo que te haga feliz, por muy pequeño que sea.

Rodéate de buenas vibraciones

Quedarse en cama, con la casa hecha un desastre y sin ganas de moverte está bien, porque es bueno dejar que las emociones fluyan; lo que no es bueno es dejar que te coman y borren tu identidad. Sal de la cama, limpia tu casa y empieza a decorarla con objetos que te hagan sentir bien, saca fotos de tu infancia, velas que huelan bien, busca fotos o frases que te despierten algo bueno por dentro y ponlas donde puedas verlas, cómprate una agenda bonita y organiza tus días, aunque pienses que no tienes nada que hacer, busca algo que hacer.

Estos pasos son muy básicos y si estás en un periodo muy oscuro, quizás hasta pienses que me río de ti, que no entiendo la depresión y que jamás serás capaz de hacer las cosas que he mencionado; pero he estado donde tú estás y te aseguro que si sigues el primer paso, que es buscar ayuda, y te animas a darte la oportunidad que te mereces, en un tiempo verás las cosas con más claridad y paz.

Y si estás buscando una señal para empezar a vivir de nuevo, bueno, estás aquí leyendo esto…Creo que es una bonita manera de comenzar.

Lee el blog de Rocío: Amarellais

Síguela en su Instagram: @amarellais

Nuestros aliados