Maricarmen Cervelli N. / Directora de Asuntos de Mujeres / Colombia

Periodista venezolana, mamá, esposa, hija, hermana, soñadora, idealista... Entrevistando, investigando, leyendo, escribiendo, editando, organizando, descubriendo, recibiendo y dando, para lograr un mundo mejor para las mujeres.

Tenemos que hablar del abuso sexual infantil (Porque el riesgo parece estar más en casa)

Tenemos que hablar del abuso sexual infantil (Porque el riesgo parece estar más en casa)

Tenemos que hablar del abuso sexual infantil (Porque el riesgo parece estar más en casa)

El abuso sexual infantil es un tema del que nadie quiere hablar porque causa revoltillo de estómago y es un tema desagradable. Pero también, porque muchos creemos que eso no podría pasarnos a nosotros.

Desafortunadamente, este tipo de abuso no discrimina estratos sociales, raza, credo o religión; por lo tanto, te puede pasar a ti y a mí, y el abusador podría estar muy cerca, pues 1 de cada 5 niñas y 1 de cada 13 niños sufren y/o sufrieron abuso sexual antes de cumplir 18 años, y en el 87% de los casos ha sido a manos de una familiar o conocido.

En Colombia, de los casos denunciados hasta ahora, 90% de los abusos son cometidos por el papá biológico, el padrastro, el abuelo, un tío o un amigo de la familia.

En España, 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños, son abusados sexualmente según las cifras de ASPASI y en 90% de los casos, el abuso comienza con roces y tocamientos y va en aumento con el paso del tiempo. Los más vulnerables son los menores de 5 años y 80% de los abusadores no son extraños, sino que son del ámbito familiar de la víctima.

Se lee horroroso, pero es la cruda verdad, así que ¡pilas!

Recientemente estuve en un encuentro con la Corporación Cariño, organización que trabaja por promover entornos armoniosos para los niños colombianos, y la Alcaldía de Medellín a través de Tejiendo Hogares, quienes promueven la campaña “Escúchalos” y “Con mi cuerpo no te metas”.

Te invitamos a revisar la campaña de Tejiendo Hogares: “12 formas de abuso sexual infantil”

En ese encuentro, obtuve datos muy esclarecedores sobre el abuso sexual infantil, que quiero compartir con ustedes hoy, porque mientras más informados estemos, menos desprevenidos nos agarra este tema tan escabroso.

Tengamos claro qué es el abuso sexual infantil 

Es un acto de tipo sexual, con o sin contacto, entre un niño, niña o adolescente y un adulto, hombre o mujer, quien ejerce una posición de confianza o poder frente a la víctima. Entonces, usa la fuerza, la amenaza, el chantaje emocional o económico, las mentiras, la presión o la autoridad. El propósito es obtener placer sexual personal o de terceros.

A veces el abuso sexual NO viene de un adulto. Cuando el abusador es un menor de edad, se le llama “ofensor” y puede pasar que éste cometa el abuso, no por placer sexual, sino porque también es una víctima, así que, generalmente no lo hace de manera premeditada. Si el abusador es 5 años mayor que la víctima, su actuación puede considerarse abuso sexual, siempre y cuando el propósito haya sido obtener placer.

Un informe de Unicef dice que en los Estados Unidos, según estadísticas del Departamento de Justicia, más de un tercio de los abusos sexuales son perpetrados por un menor de edad. En aproximadamente un 40% de los casos las víctimas son miembros de la familia, en especial, hermanos o hermanas que viven bajo el mismo techo.

Hay diferentes formas en las que se abusa sexualmente de una niña o niño

  • Caricias sexuales con o sin ropa.
  • Manipulación de los órganos sexuales de la víctima.
  • Obligar a manipular los genitales de quien abusa.
  • Besos de carácter sexual.
  • Sexo oral.
  • Cualquier penetración, vaginal o anal, ya sea con el pene, los dedos o cualquier objeto.
  • Hacer comentarios con contenidos sexuales frente a la víctima.
  • Masturbarse frente al niño.
  • Obligar al niño a que se masturbe frente al victimario.
  • Mostrarle los genitales y/o obligarlo a mostrar los suyos.
  • Mostrarle películas, revistas, fotos u otro tipo de material pornográfico.
  • Presenciar actos sexuales.

 

Besos en la boca ¿Sí o no?

Si eres de los papás que acostumbra a darles besos en la boca a tus hijos, es mejor que vayas dejando ese tipo de prácticas. No porque necesariamente estés abusando sexualmente de tu hijo, no; sino porque luego podrías confundirlos a la hora de decirles que no deben dejarse besar por nadie en la boca.

Es decir, si tu hijo asume que los besos en la boca son símbolo de amor y de “te quiero mucho”, difícilmente podrá discernir entre los besos de sus papás y los de los desconocidos. La recomendación de la Corporación Cariño es evitar los besos en la boca para no confundir a los niños y niñas.

 

 

Con estas señales, puedes detectar si tu hijo o hija está siendo víctima de abuso sexual

 

  • Tiene dificultad para caminar o sentarse.
  • Tiene fisuras en la zona vaginal o anal.
  • Tiene dolor abdominal o pélvico.
  • Experimenta inflamación, picazón, irritación, mal olor, flujo o está sangrando en sus zonas íntimas.
  • Presenta moretones en el cuerpo.
  • Ropa interior manchada, rasgada o ensangrentada.
  • Infecciones urinarias frecuentes.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Embarazo a temprana edad.
  • Se autoestimula frecuentemente en presencia de otras personas.
  • Interés excesivo por juegos con contenidos sexuales, los cuales no son acordes con su edad.
  • Rechazo a las caricias, besos y contacto físico.
  • Intenta o toca los genitales de otras personas.
  • Tiene conductas o conocimientos sexuales no acordes con su edad.

 

Y si mi hijo es la víctima ¿Qué hago?

 

Según un informe del diario argentino Clarín, hay ciertas cosas que debes saber al respecto:

La mayoría de las veces, tus hijos no te contarán lo que está sucediendo porque son amenazados o chantajeados para que no cuenten nada, se sienten culpables y responsables de lo que les pasó y piensan que al contarlo, sus papás lo van a castigar.

Sin embargo, hay niños y niñas que sí lo cuentan, generalmente se lo dicen a una persona de confianza y de manera confusa (muchos no entienden lo que está pasando). Los que cuentan estos episodios, suelen ser niños y niñas a los que se les ha hablado del tema previamente en casa o en el colegio.

Así que el llamado es a observar bien a tu hijo, estar pendiente de las señales y escucharlos con atención si vienen a contarte. Si lo ignoras, podría ser víctima de abuso una y otra vez.

Explícale siempre con calma, acerca de la importancia de hablar sobre “sentimientos incómodos” y déjale claro que lo que le sucedió NO FUE SU CULPA.

Trátalo con amor y empatía. Transmítele seguridad y tranquilidad, y además, dile que es un valiente por haberlo contado y que lo vas a apoyar con toda.

Lo principal: ¡Busca ayuda urgente! Ve al pediatra, busca apoyo psicológico y haz la denuncia en la policía.

 

¿Qué no debes hacer?

Muchos adultos hacen sentir que la culpa del abuso sexual es del niño o la niña, por eso escuchar y ser empáticos es fundamental.

Empezar a interrogar al niño, con mil preguntas, con drama o misterio, solo empeorará las cosas y hará que el niño no te cuente nada.

No mantener la calma y alarmarse.

Así que el llamado es a escuchar lo que el niño tiene que decir sin hacerle demasiadas preguntas.

 

¿Puedes prevenir un abuso sexual infantil? ¡Sí!

 

  • Con educación
  • Con conversaciones francas sobre su sexualidad, de acuerdo con su edad.
  • Enseñándoles a decir los genitales por su nombre.
  • Enseñándoles a cuidarse y a quererse.
  • Queriéndote tú como mamá y papá.
  • Prestando atención a sus amigos y las personas que le rodean.
  • Escuchándolo siempre.

Desde Asuntos de Mujeres queremos hablar de este tema para que deje de ser tabú y podamos enfrentarlo con la atención y responsabilidad que merece.

Aunque nos cueste creerlo, el peligro es más fuerte dentro de casa que fuera de ella, por eso, el llamado es a conversar con tu hijo o hija, escucharlos y estar atentos a las señales.

Por otro lado, apoyamos la campaña de la Alcaldía de Medellín y atendemos a las indicaciones que nos da UNICEF, organización que cuenta con informes y cifras contundentes al respecto.

Para finalizar, queremos decirles que defendemos y abogamos por un cambio de mentalidad en la sociedad: no podemos seguir justificando la violencia y el abuso bajo ningún concepto, ¡NINGUNO!

Ninguna persona y menos un niño, merece ser agredido y/o abusado. No querer verlo, taparlo o pensar que el niño o la niña fueron culpables, es un error y debemos ser más conscientes de eso.

Debemos cambiar nuestra mentalidad machista que nos lleva a pensar que un niño o una niña incita o seduce a un adulto para tener relaciones sexuales con este ¡Eso no es normal!

No podemos seguir pensando que porque una niña sea cariñosa o una adolescente use shorts, cualquiera puede tener derecho a agredirla, manosearla o abusarla sexualmente “porque ella lo promovió” ¡Mil veces no! O porque nuestro hijo es machito, debe “meter mano” y perder la virginidad antes de los 15 años para demostrar su hombría.

Tenemos que empezar a enseñar a nuestros hijos a ser personas fuera del machismo. Yo no puedo como papá y mamá, enseñar a respetar a nadie y a hablar de esto, si no respeto, si promuevo actitudes discriminatorias, degradantes y machistas que solo entorpecen la buena mirada del otro y la crianza.

Enseñemos a nuestros hijos a hablar de esto, pero también a sentir empatía por el otro, a dejar los juicios sexistas y dejar de justificar la violencia y el abuso. ¡Porque nada de esto tiene justificación!

Les dejo este súper artículo de la organización “Mutante”, que les puede interesar

10 tips para que las niñas y los niños se empoderen contra la violencia sexual

Nuestros aliados