Directora de Asuntos de Mujeres / Colombia

Soy periodista e internacionalista; también esposa y mamá. Me gusta contar la vida tal cual es. Decidí transformar mi oficio de investigar, editar, hacer programas de radio y perseguir noticias, para contar mis propias historias, hacer esta revista digital y apoyar a otras mamás con depresión postparto.

Tener nuestros propios instrumentos de trabajo nos hace un mejor emprendimiento

Tener nuestros propios instrumentos de trabajo nos hace un mejor emprendimiento

Tener nuestros propios instrumentos de trabajo nos hace un mejor emprendimiento

Una de las cosas que hacemos Patricia, Migbelis y yo (desde la ciudad donde vivimos), es organizar talleres sobre los temas que ustedes leen usualmente en Asuntos de Mujeres. 

Yo vivo en Medellín, Colombia. En esta ciudad maravillosa, calurosa y pujante, me dedico a hacer talleres relacionados con temas de maternidad y crianza. 

Todo comenzó el año pasado, cuando realizamos el lanzamiento de Asuntos de Mujeres en Medellín, con un tema que me ha tocado muy de cerca: la depresión postparto.

Recuerdo que era un jueves de septiembre, dos psicólogas maravillosas, Ana María Morillo y Clara Vélez (Ser mamá), me ayudaron a realizar un conversatorio gratuito sobre este tema, y la convocatoria fue un éxito, a pesar de que no es nada fácil hablar de depresión postparto.

Lo cierto es que ese día me estrené en el arte de alquilar un video beam con su pendón respectivo, como parte de la organización del evento. Sí, en este tipo de talleres, el proyector es fundamental.

Y quedé tan contenta con los resultados, que pensé en hacer otro taller. Así que me aventuré y me traje desde México a una de las orientadoras y escritoras en temas de crianza más importantes de Latinoamérica: Ale Velasco.

Conferencia “Ayuda, tengo hijos”, de Ale Velasco.

Entre uno de los requerimientos para hacer su presentación, estaba un video beam.

Llamé de nuevo a los que me lo habían alquilado anteriormente, y sin dudarlo, habían aumentado el precio del arriendo del aparatico. Entonces, me dediqué a buscar por todos lados (no es fácil conseguir este tipo de servicios aquí), hasta que finalmente encontré uno que me sirvió, pero que me hizo pensar en la posibilidad de tener un proyector propio.

Y la reafirmé este año, cuando hicimos el taller “Tu hijo, tu espejo” con la psicóloga Diana de la Montaña.

Taller “Tu hijo, tu espejo”. Foto: Ana Álvarez Fotografía.

Entonces me fui a las tiendas de aparatos electrónicos a averiguar precios y ¡Oh Dios! Un video beam puede ser más caro que un televisor o un equipo de sonido.

Tomando en cuenta que estamos comenzando este emprendimiento, veíamos imposible comprar un aparato de éstos a semejantes precios. Sin embargo, por la frecuencia de mis talleres y echando números como loca, me di cuenta de que la opción de comprar el video beam, no sólo reduciría los costos de la producción de los eventos, sino que le daría un significado más fuerte y sostenible a la labor que hacemos en Asuntos de Mujeres, porque contaríamos con nuestros propios instrumentos de trabajo y nuestro emprendimiento iría más allá.

La solución estaba en buscar esto y otras cosas en Amazon. Claro que salía mucho más barato ¿Por qué no se me había ocurrido antes?

Entonces, como la vida estaba llena de imprevistos fastidiosos, algo muy extraño le sucedía a mi tarjeta de crédito y era imposible hacer la compra. Grrrrr ¡Qué rabia!

Pero no todo siempre sale al revés, y buscando opciones por aquí y por allá, di con un club de compras online llamado Fluz Fluz, que funciona en Panamá, Estados Unidos y ¡Colombia!

Bueno, la cosa funciona así: entras, creas una cuenta, revisas los comercios asociados a Fluz Fluz y compras bonos que puedes redimir en esos comercios.

Cuando yo lo hice, me di cuenta de que entre sus aliados está Amazon, Target, Best Buy y Walmart ¡Ajá! ya la excusa de la tarjeta de crédito no calaba más ante semejante oportunidad.

Entonces desde Fluz Fluz, compré dos bonos para Amazon, los redimí directamente en Amazon y compré mi ansiado video beam.

Por adquirir esos dos bonos, gané varios puntos en Fluz Fluz, que, según lo que leí, puedo redimir cada mes como dinero o como otros bonos de compra (entonces ahí tengo mis punticos guardaditos en la página para mis compras futuras).

Vale decir, que me puse a revisar el sistema en Colombia, y usar estos bonos da algunos descuentos en los comercios asociados. Y además, les puedes avisar a varios amigos, invitándolos para que conozcan las bondades de este sistema y con eso y sus compras, ellos y tú también ganan puntos.

O sea, yo no podía dejar de contarles esta historia, que para mí tiene un gran significado, porque estamos hablando de comprar desde Colombia en ¡Best Buy o Target! sin tener una tarjeta de crédito americana, sino con bonos; los mismos que te permiten hacer una especie de networking, un juego con tus amigos y un verdadero club de compras con descuentos y beneficios.

Me encanta tener un video beam, es uno de nuestros primeros activos. Me encanta que un emprendimiento que ha crecido, ayude a otro que está en eso. Y esto reafirma que tener nuestros propios instrumentos de trabajo nos hace crecer, ilusionarnos con más talleres para mamás, con que de repente, comenzamos a ver los frutos de nuestro trabajo; comenzamos a soñar en grande y a buscar alternativas para no “quedarse en el aparato”. Y en esa búsqueda, uno se consigue cosas como Fluz Fluz.

Sí, sí, ya sé… Fue solo un video beam; pero yo me siento realizada (y esto es solo el comienzo jejejejejeje)…

Así que no dejes que las circunstancias y los imprevistos te limiten, hay muchas opciones para lograr lo que quieres, solo tienes que buscarlas.

Fotos: Ana Álvarez Fotografía y Asuntos de Mujeres.

Nuestros aliados