Cinco ejercicios muy sencillos para domar “al crítico” que hay dentro de ti

Cinco

¿Has notado lo difícil que es estar con la mente calmada, incluso cuando deseas descansar? Piensas en todo lo que debes y “tienes” que hacer, el crítico que hay dentro de ti se activa y no paras, es como un disco rayado.

“Tengo que ir al supermercado”, “¿Cómo voy a hacer para encontrar tiempo hoy con todo lo que tengo que hacer?” “Debo prepararme para la presentación, no sé si lo lograré a tiempo”, “Que vergüenza ¿Cómo le voy a hacer frente a toda esa gente?», «Espero no equivocarme, si no se darán cuenta de que no soy tan buena”

Este discurso interno lo mantenemos día tras día, en menor o mayor grado en nuestra cabeza.

 

via GIPHY

 

Si me dices que a ti no te sucede, ¡Te juro que no te creo! Este monólogo es parte de nosotras y conforma quién eres y el sentido que tienes de ti misma.

¿Sabías que los pensamientos negativos tienen serios efectos a nivel personal y profesional?

 

Si no domas tus pensamientos negativos, estos se harán cada vez más presentes en ti y terminarán por activar tu tendencia perfeccionista, es decir, tú estado de ánimo constante será de ansiedad y falta de confianza, dudarás fuertemente de ti y de tus capacidades y decisiones, y finalmente empezarás a estancarte laboral y profesionalmente, porque no tomarás nuevos desafíos, por miedo a fallar o no ser “tan buena como crees”.

Aprender a desintoxicarse de los pensamientos negativos fue un paso fundamental en mi recuperación del perfeccionismo, y aún sigo en proceso.

Reconocer al menos los tres pensamientos más nefastos que tenía, me ha ayudado a permitirme ser más auténtica, bajar la crítica y confiar nuevamente en mí misma y mis capacidades.

Al decirte constantemente frases como:

“¿Y si los demás se dan cuenta de que no soy tan buena?”

“No sé para qué soy buena”

“No soy tan inteligente como ella”

“No tengo experiencia para esto”

Y un largo etcétera…

 

¡Lo único que consigues es mermar absolutamente tu autoestima!

Estos pensamientos son tan sólo el eco de una inseguridad que está arraigada en ti hace tiempo, pero estás tan acostumbrada a ellos, que ya ni los cuestionas, mucho menos los efectos negativos emocionales que provocan en ti.

Estos pensamientos están tanto tiempo en tu cabeza, a veces sutiles, a veces con fuerza, que finalmente olvidas darte cuenta de que no es normal tratarnos y vernos de esa forma.

Los investigadores de la Universidad del Sur de California determinaron que tenemos aproximadamente entre 60.000 y 70.000 pensamientos por día, 95% de ellos son los mismos que tenías ayer y 80% de estos tiene un matiz negativo.

Esto forma parte de un mecanismo evolutivo de preservación para nuestra evolución que mantenemos de nuestros antepasados primates y que nos permitiría sobrevivir y salvarnos ante los depredadores.

Estamos preparados y condicionados para ver el peligro y nuestro cerebro no puede distinguir entre una percepción versus la realidad; entonces, si andas por la vida percibiendo peligros a cada momento debido a los pensamientos que te dices, es altamente probable que reacciones ante ello con altos estándares de ansiedad.

Por ello es importante identificar qué te dices para administrar mejor tus pensamientos.

Si tienes alta tendencia a pensamientos negativos, es muy probable que seas perfeccionista y que alimentes un círculo vicioso de inseguridad, duda y autocrítica en ti.

Sé lo que se sufre, porque durante 30 años de mi vida, fui una perfeccionista acérrima. Hoy he trabajado mucho para salir de ello y lo sigo haciendo. Por eso, quiero enseñarte algunas técnicas para hacer un cambio en ese sentido.

 

Cómo detener nuestro ruido mental

 

Toma conciencia de los pensamientos que circulan en tu cabeza

Al menos por un día completo. Céntrate en el discurso interno que tienes (lo que te dices a ti misma) y escribe los pensamientos negativos más comunes y repetitivos observas.

Por ejemplo:

  1. No soy lo suficientemente inteligente como para hablar de este tema, alguien se dará cuenta de que soy un fraude.  
  2. No sé todo sobre este tema, y como soy psicóloga debería manejarme al derecho y al revés en ello, sino cómo voy a aportar a las demás.

via GIPHY

 

 

Observa qué significado les has dado a estos pensamientos en tu vida

 

Y qué impacto han tenido y están teniendo en la actualidad.

 

Para de alimentar los pensamientos negativos

 

Mientras más te enfoque en ellos, más poder toman en tu vida y en el valor que tienes como persona y profesional.

 

Identifica qué factores externos son los desencadenantes de este tipo de pensamiento

 

¿El trabajo, los colegas, la apariencia física?

via GIPHY

 

 

Reemplaza los pensamientos negativos por uno más positivo y realista de ti

 

Respirar conscientemente te ayudará a sentirte en equilibrio y así podrás ver las cosas -e incluso a ti misma- de forma más realista.

Los pensamientos negativos se vuelven tan automáticos que ni siquiera cuestionamos el dolor que nos provocan, e independientemente de si son correctos o sanos, los damos por hecho.

Aprender a domar tus pensamientos negativos será un paso fundamental para dejar el perfeccionismo de lado, ese que carcome tu autoestima.

Recuperar nuevamente la confianza que has perdido, es totalmente posible si te lo propones.

 

Si deseas saber más sobre estos temas o conocer cómo trabajo, te invito a que me sigas en IG en @clubmujeresosadas y conozcas más sobre mis servicios en www.tatianamechasqui.com

Foto: Unsplash.