Ejercicios de mindfulness para que la vuelta al colegio no produzca estrés

Ejercicios de mindfulness para eliminar la angustia de la vuelta al colegio

¿Qué hago con el calendario académico de mis hijos? ¿Qué hago con mi agenda?

Si bien es cierto, las vacaciones escolares no son fáciles, retornar a la jornada educativa tampoco lo es.

Pareciera que cuando ya logramos aceptar y fluir con los cambios que las vacaciones escolares generan en nuestra vida y sentimos que ya estamos casi listas, Uffff ¡Sorpresa! debemos retomar el inicio de las clases… Y otra vez comenzar a correr.

Y si a ti, mamá, el retorno a clases puede producirte gran estrés y ansiedad, imagínate lo que puede generar en tus hijos.

Para todas nosotras, los cambios de rutina producen cierta tensión, ya que debemos acoplarnos otra vez a un nuevo orden, donde no nos damos cuenta de que aparece una angustia normal, no solo en nosotras, sino también en los niños.

Muy pronto, ellos comenzarán a ser evaluados académica y socialmente, y en muchos sentidos, es normal que sientan angustia.

En estas situaciones es muy importante cuidar nuestra salud y la de ellos.

Entonces… ¿Qué puedes hacer? ¿Cómo puedes relajarte? ¿Cómo puedes hacer que tu hijo se relaje?

Bueno amigas, STOP, PAUSA, OMMMMMM

Les cuento que existen sencillos ejercicios de Mindfulness que te ayudarán a lidiar y batallar con estas angustias, al tiempo que también ayudarán a tus hijos ¡Practícalos antes de volver!

A continuación les voy a compartir algunos ejercicios que pueden ayudarlas para afrontar positivamente este reto que está comenzando:

Si sus hijos son menores de 6 años, les recomiendo que no les digan que van a hacer un ejercicio para relajarse. Les sugiero que le digan que van a jugar y que lo hagan cuando ya esté en la cama y la casa esté tranquila.

Solo vas a necesitar una pelota de goma que le quepa en la mano.

¡Comenzamos!

  • Pídele que cierre sus ojos, que apriete la pelota mientras está inhalando, que retenga un momentico su aire (3 segundos será suficiente), y mantenga su pelotica apretada en su manito.
  • Una vez que pase el tiempo, pídele que bote el aire y al mismo tiempo que afloje su manita.
  • Te sugiero repetir este ejercicio varias veces.
  • ¡Ah! y si no estás complicada, hazlo tú también con tu hijo.
  • Cuando termines el ejercicio, de una manera pausada y en voz baja, dile cosas como: ¿Te diste cuenta de que estás más tranquilx? o “Fíjate cómo sientes calorcito en tus manitos”.

Les comparto otro hermoso ejercicio, que nosotros los docentes formados en atención al presente (Asociación Canaria para el Desarrollo de la Salud), practicamos con nuestros alumnos.

El ejercicio se llama “El Juego de los Tres Cerebros”.

Con esta actividad buscamos que los niños reconozcan y se familiaricen con diferentes reacciones que tienen en distintas situaciones.

Para hacer el ejercicio, les sugiero que tengan un dibujo o una foto de: Un cocodrilo, un monito y un sol y lo peguen en una pared.

Luego, ¿Qué hacemos?

  • Les pedimos a los niños dibujar un cocodrilo enfadado, un monito asustado/triste y un niño con un sol sonriente en el pecho.
  • Luego, les preguntamos y les pedimos que elijan el dibujo que responde a cada una de las siguientes preguntas:

1.- Cuando no duermo bien, tengo hambre o me quitan algo que me gusta ¿Cómo me siento? ¿Me pongo como un cocodrilo enfadado? ¿No me gusta que me molesten? y ¿A veces me enfado?

2.- Cuando me siento triste o solo ¿Cómo me siento? ¿Me pongo como un monito que busca a su mamá o papá o quiero estar solo?

3.- Cuando estoy contento ¿Cómo me siento? ¿Me siento como un sol? ¿Estoy bien y feliz con mis amigos y mi familia? ¿Doy saltos, corro, charlo y tengo ganas de hacer muchas cosas?

Los fines de semana o cuando los sientan estresados ¡háganlo!

Pregúntenles, cómo se sienten y cuando lo consideren conveniente, enséñenle los dibujos.

Por ejemplo, cuando lo vean bravo, muéstrenle el cocodrilo y le dicen: “Parece que te sientes como el cocodrilo” o “Parece que estás hoy como un sol”.

Si tu hijo tiene más de 6 años, quizá ya se da cuenta, cuando está nervioso o preocupado, que sus músculos están tensos y que tiene un malestar. Reconocer esto lo ayuda a minimizar el impacto de esa sensación.

Puedes hacer un sencillo ejercicio, cuyas instrucciones te comparto a continuación:

1.- Sugiérele que se acueste (pero que no se quede dormido) o se siente en una posición cómoda.

2.- Pídele que piense en un color que le gusta. Luego que le preste atención a la respiración cuando inhala, y que cuando exhale, se imagine que el aire de color sale por su nariz o su boca. Te sugiero hacer el ejercicio entre 3 y 5 minutos.

Por último, pero no por ello menos importante, voy contigo, sí, con quien me está leyendo en este momento…

 

Ejercicios de mindfulness para volver al colegio

 

Cada noche, tómate al menos 10 minutos, antes de acostarte y escribe 3 cosas que salieron bien este día y por qué salieron bien.

Simplemente anota esas cosas que para ti son importantes. Por ejemplo, si apuntas: “Mi esposo compró el helado”, escribe también “Porque mi esposo es detallista”.

Quizás al principio te parezca fastidioso, pero estoy segura de que cada vez te resultará más agradable y lo más probable es que después de hacer este ejercicio durante 6 meses, te sientas más feliz y menos angustiada.

Anímate y me cuentas como te fue…

Espero que disfruten y les sirvan mis recomendaciones.

¡Hasta pronto, amigas!

SIGUE A LA PSICÓLOGA ZORAMAR OVIEDO EN SU INSTAGRAM Y NO DEJES DE HACER SUS MEDITACIONES EN SU CANAL DE YOUTUBE

SI QUIERES HACERLE ALGUNA CONSULTA, ESCRÍBELE AL CORREO: MINDFULNESSATWORKZO@GMAIL.COM