El antídoto contra la violencia es la igualdad

Cómo prevenir la violencia con la equidad de género
Cómo prevenir la violencia con igualdad de género

Quiero contarte que, según la Organización Mundial de la Salud, existen varios tipos de violencia. Y, aunque parece que esta palabra solo implica daño físico y urgencias médicas, no es así.

Existen muchos modos de violentar

Cuando alguien ejerce violencia sobre ti, solo por el hecho de ser mujer, hablamos de violencia de género. Lo mismo sucedería en el caso inverso: si la mujer trata mal al hombre solo por el hecho de ser hombre.

Las estadísticas de mujeres afectadas física, psicológica y sexualmente por hombres va en aumento, por lo que continuamos siendo la población en “riesgo”.

Una de las causas de este fenómeno son patrones que hemos aprendido y que, además, seguimos trasmitiendo de generación en generación. Estoy hablando específicamente de los llamados estereotipos de género

¿Los conoces?

Aquí te muestro algunos:

“Las mujeres son inestables, sumisas, pasivas y su afectividad es descontrolada”.

“Los hombres son dominantes, agresivos, poderosos, estables emocionalmente y pobres en materia afectiva”.

Podríamos mencionar miles de mitos respecto al género, pero lo más importante es que estos generan en nosotros prejuicios que se convierten en discriminación y agresiones de todo tipo.

Por ejemplo, si tú piensas que la mujer debe ser sumisa (estereotipo), y te encuentras con las que expresan sus opiniones activamente, esto te molestará (prejuicio), y puede ser que la discrimines, ofendas o ignores (violencia).

Cómo prevenir la violencia con igualdad de género, la prevención está en tus manos

Te invito a entender que te tragaste esas creencias sin masticarlas y que muchas de ellas no te funcionan ni te sirven; también te invito a romper esquemas y transformarte, sabiendo que hombres y mujeres se diferencian biológica y psicológicamente, claro que sí, pero que lo social lo hemos construido nosotros coartando la libertad y promoviendo la desigualdad.

Por eso, la tarea es cerrar la brecha que nos separa, trascender a la igualdad en el concepto, el trato, las oportunidades y los derechos.

Les toca a ustedes, papás que me leen, educar a hombres y mujeres, enseñándoles la no aceptación ni negociación de ningún tipo de violencia.

Desde casa podemos promover la igualdad y acabar con los estereotipos de género de esta manera:

  • Enseñándoles a nuestros hijos que somos iguales en el sentido de las oportunidades, que todos debemos ser como queramos y respetarnos.
  • No regañar a los niños si lloran, muestran miedo o si tocan una muñeca
  • Dejando a las niñas explorar el mundo y ampliar su visión de lo que pueden ser. Si les gusta el fútbol, por ejemplo, dejarlas que lo practiquen sin decir “que es una actividad de varones”. No encasillarlos bajo ningún concepto
  • Mostrándoles que son primero personas y luego su género.

Necesitamos ser cero tolerantes con los hechos agresivos, por mínimos que se puedan ver; la violencia tiene un ciclo y además es progresiva: si la permites, seguirá creciendo hasta llegar a hechos fatales.

Nuestro trabajo es el de cambiar paradigmas, educar, encender nuestras alarmas, derrumbar los “deberíamos” que nos desfavorecen y practicar la aceptación de una nueva sociedad donde reine la igualdad.

Foto: Usnplash.