Esas manchas molestas del embarazo

Son muchas las preguntas que las mujeres nos hacemos desde el primer día de embarazo: ¿Estará mi bebé sano? ¿A qué médico pediatra acudiré cuando nazca? ¿Se parecerá a su padre o a mí? ¿Debo tomar suplementos alimenticios?

En fin, nos asaltan muchas dudas, y unas muy importantes son las relacionadas con los cambios que sufrirá nuestro cuerpo y en especial nuestra piel, ya que toda esa explosión hormonal producirá en ella alteraciones notorias.

Acá en “Asuntos de Mujeres” trataremos los cambios más importantes y, no solo los de la mujer embarazada, sino los de sus pequeños bebés.

Las máscara del embarazo

En esta oportunidad me referiré a uno de los eventos más temidos en la piel, como son las manchas de color café en el rostro, a las que por muchos años han llamado “Máscara del embarazo”: un cambio de pigmento ubicado en las mejillas, en la zona del bigote, nariz y en ocasiones toda la cara.

Te preguntarás por qué razón además de mareos, náuseas, vómitos y otros desagradables malestares, las embarazadas debemos temerle también a la presencia de estas manchas. Yo trataré de explicarte esto de una forma sencilla:

El Melasma (término médico dado a esta condición), en el caso específico del embarazo, tiene como la causa más probable, para variar, la elevación hormonal.

¡Si! Todas esas hormonas tan importantes para que nuestro bebé crezca sano en el útero son las responsables del aumento de la Melanogénesis (esto es el incremento en la producción de melanina, la sustancia que le da el color a nuestro pelo, ojos y piel).

Se ha demostrado que, sobre todo en el último trimestre del embarazo, la gran producción de hormonas sería la responsable no solo de la aparición de las manchas faciales, sino del cambio de color que se observa en axilas y pezones, además de la aparición de esa línea oscura en el abdomen.

Existen otros factores que son causa, predisponen o acentúan esta condición, y entre ellos, el principal es el genético (si hay familiares cercanos que lo hayan presentado, nuestra probabilidad será mayor), la exposición a la luz ultravioleta (sol, cámaras de bronceo e incluso muchas luces usadas en la casa u oficina), uso de anticonceptivos orales, terapia de reemplazo hormonal, medicamentos, raza (desafortunadamente, los latinoamericanos nos ubicamos dentro de los grupos raciales más afectados) y embarazo.

Como ves, son muchos factores y esto explica por qué incluso hombres y mujeres no embarazadas pueden verse afectados…

Protección solar urgente

Conociendo las posibles causas y ante el hecho de que cambiar nuestra herencia o detener esa elevación hormonal es imposible, te informo que una de las formas más prácticas para tratar de prevenirlo (o que si aparece el pigmento no sea tan oscuro), es tener una protección solar adecuada, no solo con protectores solares sino con medidas físicas como sombreros de ala ancha y lentes con filtro solar.

PROTECTOR SOLAR

Determinar qué tipo de protector solar usar no resulta una tarea sencilla, por eso, si no has consultado a tu dermatólogo, es importante elegir un protector solar de amplio espectro, aquellos que en su etiqueta incluyan protección contra radiación UVA y UVB.

Es fundamental conocer tu tipo de piel: si eres de piel grasa, elige aquellos en gel o loción, que no sean tan oleosos, ya que pueden obstruir tus poros y provocar acné (el cual también puede presentarse en el embarazo, pero ya lo trataré en otra ocasión). Actualmente, en el mercado también disponemos de protectores solares marcados como “oil free” o toque seco, los cuales, además de protegernos del sol le dan una apariencia mate a las pieles grasosas.

En el caso de las pieles secas, los protectores un poco más cremosos son la mejor opción.

Usa el protector solar varias veces al día.

Si a pesar de todos los cuidados, las poco agradables manchas aparecen, debes consultar a tu dermatólogo, ya que a pesar de que durante el embarazo estamos un poco limitados para formular algunos medicamentos, es seguro que con lo que tenemos disponible te ayudaremos a que su intensidad no sea tan alta y puedas disfrutar de esta linda etapa de la vida sin preocuparte por el melasma.

Afortunadamente en algunos casos, éste desaparece de forma espontánea.

Sigue a la dermatóloga Diana Lastra en su Instagram @dermatologia.bogota o llámala a los números en Bogotá 57-1-2562005 / 6160961. Con ella, puedes aclarar las dudas que tengas sobre problemas de tu piel.

Fotos: Compflight.