Estos ejercicios me sirvieron para superar la bulimia

Al decidir hacer dietas restrictivas y mucho ejercicio con el fin de bajar peso, caí en la bulimia (comer y vomitar), y pasaron varios años para aceptar que en realidad estaba padeciendo un desorden alimenticio.

Cuando fui consciente de mi enfermedad, vivía una gran dualidad. Por un lado quería sanarme; pero por otro lado sentía que la enfermedad me vencía y viví una lucha constante para recuperarme, pero siempre tenía recaídas.

Al ver que esta enfermedad me estaba alejando de todo el mundo, al sentir que la muerte me perseguía, que estaba destruyendo mi cuerpo y que mis sueños se veían truncados, quería sinceramente dejar de vomitar. Lo veía muy difícil porque era algo que ya estaba inmerso en mi comportamiento, era una rutina diaria y no podía ni siquiera imaginarme mi vida sin hacerlo, pero mi parte sana quería lograrlo, así que lo intenté.

Quiero aclarar que acudí a muchos psicólogos, psiquiatras y nutricionistas, pero la verdad no me conecté con ninguno. Siento que un desorden alimenticio debe ser tratado por un equipo interdisciplinario donde TODOS conozcan la historia clínica y puedan ofrecer un tratamiento idóneo para cada paciente.

Visitar a cada uno por separado era una gran confusión para mí.

Descubrí varias técnicas muy alentadoras, y hoy quiero compartir una de ellas con ustedes:

Estos ejercicios que describo a continuación, me sirvieron para cambiar esas “mentiras” que me creé, pero junto con estos ejercicios estuvo mi fuerza de voluntad para lograrlo, el apoyo incondicional de mi familia y las palmaditas en la espalda de Dios, que me alentaba para salir adelante.

Activación del Tercer Ojo:

Tercer Ojo

  • El tercer ojo está situado en la frente, en el medio y justo por encima de las cejas; es el conducto a todo lo que no se ve por nuestros ojos físicos y está relacionado con la llamada glándula pineal, una glándula pequeña pero poderosa, que regula el sueño y la vigilia. Al activarla podemos potenciar nuestra capacidad de ver más allá, de darnos cuenta, tomar conciencia y cambiar patrones de pensamiento, creándolos desde nuestra energía.
  • Activar el Tercer Ojo te tomará 20 minutos. Puedes empezar con menos tiempo y aumentando con el paso de los días, y puedes hacerlo en las mañanas antes de empezar tus labores.
  • Debes estar 100% concentrada en esta tarea, y si quieres, puedes poner una alarma para hacer el ejercicio completo.

Cómo hacerlo

  1. Siéntate en un lugar cómodo y silencioso, apartándote de distracciones. Puedes tener las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas en una posición de relajación.
  1. Respira profundamente diez veces por la nariz, inhalando hasta que se infle el abdomen y exhalando vaciando el aire. Una vez hayas exhalado el décimo aire, cierra tus ojos y mira hacia ese punto centrado de tu frente con los ojos cerrados. Este ejercicio te permite enfocarte en la parte donde se encuentra el Tercer Ojo.
  1. Concéntrate en la imagen de tu Tercer Ojo abierto y bajo la forma de un triángulo, continuando siempre con una respiración abdominal. Si se te pasan pensamientos por tu mente, no los sujetes, déjalos pasar sin retenerlos y vuelve a la visualización del Tercer Ojo continuando con la respiración. Imagina que de ese Ojo salen tiras de color amarillo que se van esparciendo por todo tu cuerpo, esto empezará a tranquilizarte, relajarte y podrás sentir una energía diferente, continua con este ejercicio hasta que suene la alarma.
  1. Una vez haya pasado el tiempo estimado, párate en frente del espejo mirando fijamente el tercer ojo y con tus ojos abiertos. Repite: “Soy suficiente” “Puedo controlar mis emociones” “Soy consciente de mis fortalezas” “El espejo me está mostrando una imagen errónea de mi misma” “Soy lo suficientemente poderosa para recuperarme” “Soy hermosa tal como soy” “Los demás no deben determinar quién soy” “Puedo dejar de vomitar porque sé que me estoy haciendo daño”.

Este tipo de ejercicios lo puedes hacer para cambiar cualquier pensamiento negativo que tengas, puedes crear tus propias frases motivadoras y contundentes para transmitirle a tu mente lo que quieres para tu vida. Recuerda que las palabras tienen mucho poder.

Espero que les sirva.

Los invito a conocer “El cuerpo que somos”. Si necesitas apoyo en temas de apariencia física o desórdenes alimenticios, podemos ayudarte. Estamos en Medellín, Colombia.

Escríbenos al correo elcuerpoquesomos@gmail.com o llámanos al +57 3122867312.

Fotos: Shutterstock.