¿La masturbación es sexo o no?

Masturbación femenina

Desde hace algún tiempo el tema de la masturbación me resulta -por decir lo menos- interesante. Por esto leo, investigo y, sobre todo, practico.

La razón de mi interés -que nació llegada a la treintena- puede que sea porque la descubrí y la experimenté tarde. No porque negara su existencia en esa etapa universitaria rebosante de hormonas y curiosidad, sino porque los tabúes, la vergüenza y el prejuicio pesaban más que mi placer.

Debo sumar a esto, la importante carga socio cultural que supone ser parte de la generación “Princesita Disney latinoamericana”.

 

via GIPHY

 

El caso es que una vez te liberas del lastre cultural y superas el miedo, no hay vuelta atrás. Se llega al punto de no retorno en el que tu cuerpo toma las riendas y la vocecita monjil y prejuiciada de la razón se silencia.

Al principio, lo entendí como una meta cumplida, como un check en mi to do list; pero poco a poco empecé a sentirlo como una liberación, exploración, sanación y acción recurrente.

En el camino, me desprendí de los tabúes, las falsas creencias religiosas y hasta del marido. Me encontré con información, técnicas, juguetes, literatura y frases como: “Masturbarse es un desahogo para cuando estás solo, pero nada se compara con el sexo en pareja”.

 

Hoy les vengo a hablar de esto… ¿Consideran la masturbación una relación sexual o la ven como el mero acto de desahogo en solitario?

 

Si piensan que es un acto para drenar nuestro deseo contenido y que no puede ser entendido como sexo, siento decir, que se están olvidando de la relación sexual primaria y más honesta. Sí, la que es con nosotros mismos, la que es con nuestro cuerpo y con nuestra alma.

Masturbarse es un acto de amor propio y de rebeldía contra los prejuicios que aún quedan en el entorno y en nuestro cuerpo. Es el más sincero acto de autoconocimiento, que ha de ser la base de toda relación con otro.

Y es que, si no conoces tu cuerpo y tus puntos de placer; si no reconoces y canalizas tu energía sexual; si no te abrazas y te sientes con honestidad; si no te reconcilias con tu deseo y cuerpo… ¿Cómo esperas hacerlo con otro de forma plena y satisfactoria?

No puedes vivir y disfrutar en pareja lo que no eres capaz de reconocer y experimentar en solitario. Así que…

¡Sí! masturbarse sí es sexo… Es la relación sexual con la persona más importante y que nos acompañara siempre… es la relación sexual contigo misma.

Más que reflexión, esta es una invitación a reconocerse, a entender y tocar el cuerpo; sentir sus pulsiones sin vergüenza y, sobre todo, a quererse, consentirse y ser nuestras proveedoras de placer, cariño y ¡¡orgasmos!!

Sigue a Lisbeth en su cuenta de Instagram: @lisbethmere

4 comments

  • Avatar
    Mónica

    Me parece un post acertado, pero lq verdad no comprendo qué tienen que ver las princesas disney con este tema. Yo crecí en la misma época(quizás algo antes) y vi las mismas películas y creo que se le da una importancia al supuesto mensaje sexista exagerada. Para mi no son más que un reflejo más de sociedades heteropatriarcales. Pero mucho se habla de las princesas Disney y poco de la cultura machista o las religiones y sus tabúes por poner un ejemplo. No se porqué me da que quizás la masturbación y todo lo relacionado con la sexualidad especialmente la de las mujeres son tabúes de épocas anteriores que hemos ido asumiendo y la época que vivimos actualmente conlleva una liberación en todos los aspectos. Hay mucho que conseguir pero suerte que tenemos de vivir en estos tiempos y no en épocas pasadas y más duras.

    • Lisbeth Calzadilla
      Lisbeth Calzadilla

      Hola Monica, soy Lisbeth, quien escribió el post. Primero ¡Gracias! por comentar. En este caso, la alusión a las Princesas Disney, se refiere al estereotipo de mujer que encuentra su felicidad cuando se casa con su principe, tiene niños y una casa perfecta. Hemos crecido en el contexto del heteropatriarcado (que bien comentas) y en muchos casos, machista de la sociedad latinoamericana. Este modelo, de forma tácita o no, nos ha hecho crecer con ese modelo como ideal. Si a esto le sumamos, el tema religioso y el tabú y el prejuicio que imponen sobre la sexualidad como generador de placer, pues tenemos un combo en nuestra cabeza que asume el sexo, la masturbación como un acto al que no se enfrentan por no entenderlo dentro del estándar. Muchas crecemos con la idea de que el sexo ideal es en pareja y con fines reproductivos; cuando la relación sexual primaria es con nosotros mismos.
      En realidad, el tema de “princesa” no era más que un recurso para dibujar a la mujer que aún se siente con prejuicios y temores de proveerse placer. El fin último del post era hablar de la masturbacion como un acto de amor real y de reconocimiento, más allá de tener y disfrutar en pareja. De nuevo, gracias por comentar.
      Un abrazo!

      • Avatar
        Monica

        Hola Lisbeth, gracias por tomarte el tiempo de responder a mi comentario.
        Me gusta mucho leerte y te agradezco la explicación.
        Un abrazo también para ti

      • Avatar
        Mónica

        Muchas gracias por tomarte el tiempo de responder y aclararme este tema. Un abrazo para ti también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *