No nací para ser mamá, pero lo soy

Me arrepiento de ser mamá

Voy a escribir esta frase por primera vez y estoy muerta de miedo: me arrepiento de haber tenido a mi hijo. Ya. Lo dije. 

Los hijos son cargas, lo son. Quitan tiempo, espacio y libertad (al menos a ciertas edades). Nadie te dice que te puedes arrepentir de tener un hijo.

Mucha gente te dice que te puedes arrepentir de NO tenerlo. Suena duro, pero es cierto.

Criar a mi hijo es lo más difícil que he hecho en mi vida. Nunca había estado tan cansada, amargada y deprimida.

La maternidad estos 4 años me ha parecido la labor más fuerte, injusta y deprimente del mundo, y admiro profundamente a las mujeres que tienen más de un hijo o que se quedan en casa con ellos todos el día, todos los días, para criarlos y educarlos. 

Don’t get me wrong: amo a mi hijo. Lo doy todo por él y me ha enseñado un montón.

Es un niño hermoso, sano, talentoso, inteligente y gracioso.  Pero si pudiera retroceder el tiempo y evitar haber hecho algo, sería convertirme en mamá.

Ahora, retroceder el tiempo es imposible. Entonces lo que hago es usar un minuto, un minuto de mi día para arrepentirme, para odiar la maternidad, para gritar y sentir que esto no es lo mío… Y sigo.

Sigo criando y amando a mi hijo, sigo riéndome de sus ocurrencias, respiro a través de sus berrinches y lo cuido en cada paso que da. ¿Tiene sentido esto que digo? Quizás para muchas no. Pero otras lo leerán y dirán: ¡Así me siento!

¡No estoy sola, ni loca, ni soy una psicópata! 

No todas nacimos para ser madres, pero por cuestiones de la vida, a algunas nos tocó. Y lo hacemos con amor, devoción y cariño. Creo que pocas personas se solidarizan con lo difícil que es ser mujer en general, y mamá en particular, por eso escribo estas líneas. 

Después de convertirme en mamá, me di cuenta de que no nací para ser mamá. Pero un hijo no es una guitarra que dejas de lado llevando polvo porque te diste cuenta de que la música no es lo tuyo. Un hijo está ahí viéndote y aprendiendo de ti, lo bueno y lo malo. 

Entonces prefiero verlo como mi lienzo en blanco, mi oportunidad para hacerlo bien, para asumir un reto que no me gustó pero que llevo con amor y buen humor. Para esto recibo ayuda: del papá de mi hijo, de mi psicólogo, de mis amigas. Sola, no se puede. 

Termino de escribir esto con lágrimas en los ojos porque sí siento culpa. Pero al mismo tiempo, siento alivio al decirlo y al perdonarme por no ser la mujer ni la madre perfecta, porque eso no es lo que mi hijo necesita. Mi hijo me necesita a mí, como soy y como lo crío. Prefiero agradecer que está sano y feliz, que cuento con un colegio tiempo completo y que puedo escribir este texto sin complejos. 

Quizá en un tiempo me sienta más a gusto con la maternidad, pueda descansar más y mi hijo sea más independiente.

Estoy segura de que poco a poco todo se irá haciendo más fácil. Si estás leyendo esto y te sientes identificada, quiero que sepas algo: no estás sola, no estás loca, no eres mala. Eres un ser humano y espero que día a día sepas surfear la ola de la maternidad con amor y humor, que agradezcas lo que tienes, así sea poco, y que con el tiempo las cosas sean más fáciles y llevaderas, para ti y para mí. 

29 comments

  • Avatar
    VCRM

    Gracias por hacerme sentir que no soy la única. Es inevitable sentir culpa ante estas situaciones. Yo por mi parte no quería tener hijos, y la maternidad ha sido una batalla en la que muchas veces siento que voy perdiendo. Como en muchas cosas hay días excelentes, malos y otros que simplemente deseas borrar. Al final la maternidad me ha demostrado que puedo con más cosas de las que alguna vez me imaginé.

    P.D.: al igual que tú soy venezolana en Medellín y mi hijo de 4 años también se llama Santiago 😛

    • Avatar
      Mariale Herrera

      Qué bonita «Causalidad». No estás sola y eres una excelente mamá. Un abrazo.

    • Maricarmen Cervelli
      Maricarmen Cervelli

      Gracias a ti por conectarte con nosotras. Somos diferentes, queremos cosas diferentes. No podemos seguir dándonos palo por pensar que lo estamos haciendo mal. Todo se vuelve más difícil.

  • Avatar
    Vivi

    Excelente… Lo siento así!

  • Avatar
    Maira

    Siento que no hay mucho que decir cuando ya Ud. Menciona que recibe apoyo psicológico. Eso es muy bueno, criar no es sencillo. Sin embargo, me atrevo a decir que no se trata de no querer ser mamá, sino de no querer desaprovechar un minuto de su tiempo en vivir su propia vida sin sentir que otro ser dependa exclusivamente de tí. Yo siempre quise ser mamá, me casé y tuve problemas para concebir, Tuve que pausar mi parte profesional hasta que por fin llegó mi hij@. Hoy ya tiene 5 años e igual tengo algunos de esos sentimientos, pero no es por arrepentimiento, lo que lamento es no poder haberlo tenido mucho más joven, para criarlo teniendo más energía física y en un entorno de menos estrés político-social del país como en el que me he tenido que desenvolver .
    Yo creo que Ud. si nació para ser mamá, porque si hace todo lo posible para criarlo «bien» y disfruta verlo reír, qué más hace una madre?. En esa frase se resume todo.
    Una persona que no nació para ser mamá es aquella que no le importa para nada el bienestar de su hijo, no disfruta su presencia ni sus pequeños logros e incluso no le importa delegar por completo la crianza y el lazo afectuoso a otro familiar, con tal de no cargar con eso.
    Si por unos segundos pudiera pensar su futuro sin su hijo, pero en el sentido más triste, allí su corazón le responderá….
    A lo mejor no es de las mamás que disfrutan la etapa temprana de crianza, a lo mejor es de esas que más bien disfrutarán al máximo la etapa donde el niño se va haciendo más independiente (+ de 8) y entonces allí se dará cuenta que valió la pena el camino, que Sí nació para ser mamá, con un sentir un poco diferente al promedio, pero mamá al fin. 🌺

  • Avatar
    Andrea Echeverry Zuleta

    Hola, sos una valiente al decir lo que de seguro muchas mujeres también sienten y no se atreven a expresar y se sutojuzgan por ese sentimiento terminando en un sufrimiento diario y, como resultado, afectando a su(s) pequeño(s) la salud mental o emocional de sus pequeños.

    Me atrevería a decir que fue liberador para ti esta «confesión» y, lo más bonito, un abrazo y consuelo para aquellas mujeres que se identifiquen en tu texto.

    • Avatar
      Mariale Herrera

      Hola Andrea. Sí, ha sido liberador y ha desencadenado una honestidad muy linda. Abrazos.

  • Avatar
    Alba

    Tal cual! Gracias por decirlo resaltado y en negrilla porque llegué a pensar que mis hijos no estaban seguros si yo me sentía así. Estoy recibiendo ayuda y el apoyo de mi esposo es lo que mantiene en pie, sola no podría. Tengo que decir que me extraño, ya no soy la misma de antes

    • Avatar
      Mariale Herrera

      Y no volverás a ser la misma, serás mejor porque estás trabajando en ti. No estás sola. Un abrazo.

  • Avatar
    Damelys

    No eres la única, a mi hasta ansiedad y depresión me dió tanta responsabilidad y no poder descansar pero aquí sigo criandolo y dándole amor porque ya está aquí y e mi hijo. Saludos y bendiciones

    • Avatar
      Mariale

      Vamos un día a la vez. Lo estás haciendo muy bien. Un abrazo!!

  • Avatar
    Catherine

    I know the feeling…. mi segundo hijo fue una sorpresa y aunque una buena parte del embarazo me lo pasé lidiando con la culpa de no querer tenerlo, me dejé convencer por la «sabiduría popular» de donde come uno comen dos… ya te acomodarás, etc, etc….. la verdad es que los amo con locura y una especie de masoquismo hace que no me arrepienta; pero donde creo que está el núcleo de esa «culpa» loca es en la idea de que las mujeres tenemos super poderes y podemos hacerlo todo… no es verdad. Hacemos muchísimo, para las que trabajamos fuera de casa los días son como correr un maraton…unos días te sientes como una cucaracha que llegó de última y otros como si te pusieran la medalla…pero no, ni el trofeo lo hace más fácil. A veces estamos como en «automático», los alimento sí, los baño también, los beso, etc, etc…pero en los momentos cortitos de conciencia sabemos que podríamos hacerlo mejor….y nos convencemos de eso..para más tarde caer en cuenta que criar una persona realmente necesita el 100% de su mamá y que estamos haciendo muchas cosas a medias y ninguna completa…

    • Maricarmen Cervelli
      Maricarmen Cervelli

      La culpa, que tanto daño nos hace… Que es la raíz de muchos problemas y que no se siente nada más al tener hijos. Nos acostumbramos a sentirnos culpables por todo y por todos ¿Qué de esa culpa sirve? Hay que empezar a discernir para vivir un poco en paz.

    • Avatar
      Mariale

      Gracias por leerme y compartir tu sentir. Lo estamos haciendo lo mejor que podemos. Un abrazo.

  • Avatar
    Alexandra

    Me encantó tu texto. Cada vez con más fuerza se hacen visibles miradas diversas, honestas y des-romantizadas de la maternidad. También soy mamá, y también me siento más o menos como tu. Creo que el debate, más de que si uno nació, o no para serlo… es el hecho de que cada una vive la experiencia de una forma distinta, como mejor puede. No hay nada que podamos naturalizar en la ecuación mujer-mamá. Tampoco es juzgable moralmente, ni tiene que ver en nada con el amor que sentimos por nuestros hijxs. Pero en efecto, el rol, para algunas, es un peso que por momentos nos extravía. Ánimo para todas!

    • Maricarmen Cervelli
      Maricarmen Cervelli

      ¡Gracias por este comentario! Porque sin duda, aporta una visión más realista de la maternidad en el mundo de hoy. Te abrazamos y te queremos… Y muchas nos sentimos iguales.

  • Avatar
    Andreina

    No soy madre, pero como mujer te abrazo mucho. Gracias por este texto.

  • Avatar
    Yaile Arrieta

    Hola, describes muchas cosas que se siente a diario criar. En mi caso no me he arrepentido de ser madre, si dudo muchas veces de ser tan «buena» para mis dos hijos por todad las molestías que a veces siento. Pienso que todo lo que más me pesa es lo que implica la maternidad y aunado a ella, todo lo que ahora implica SER mujer. Son tantas exigencias que no alcanzarían las líneas para describirlas.

  • Avatar
    Lilibeth

    💪🏻 Bravo!!! No soy madre, no quiero serlo y si lo soy creo que me sentiría como tú. Eres valiente a decir una verdad que muchas lo sienten y por razones sociales o sentimiento de culpa no lo verbalizan… o quizás si, cuando están agotadas y se lo hacen sentir a sus hijos.

  • Avatar
    Fabiana

    Yo tengo 33 años, ya estoy en la edad en que la sociedad comienza a preguntar, a aconsejar y decir que debes tener tus hijos que son la familia de uno, que vas a estar vieja y sola, que la soledad es fea, que todos debemos tener sus hijos, que los sobrinos no son míos y etc. Yo un vez hace años enamorada pensé tenerlos después comencé a sentir que no nací para eso que mi vida es muy tranquila para meterme en ese tipo de problemas pero no se si es la edad o las personas que me hacen dudar. Finalmente estoy en una indecisión total pero siento mas que no que el deseo de tenerlo

  • Avatar
    Desi

    Mi bebé apenas tiene 6 meses y me siento tan identificada con esto! Abrumada de tanta responsabilidad! Y de pensar que esto solo apenas comienza! ☹️

    • Avatar
      Mariale

      Un día a la vez. Respira y encuentra tiempo y espacio para ti. Gracias por leerme. Un abrazo.

  • Avatar
    Ana

    Me siento muy identificada con tu articulo y gracias a Dios no soy la única, aunque algunas personas que tengo a mi alrededor en estos 2 años me han hecho sentir que soy una mala madre y en realidad no comprenden lo que siento.

    • Avatar
      Mariale

      Para nada! Eres una excelente madre. Un abrazo. Gracias por leerme.

  • Avatar
    Carol

    Anoche llore como nunca y dije todo eso que publicastes, bendita sea tus palabras porque ya no me siento tan culpable. siento todo eso pero desde que soy madre amo a un ser mucho mas de lo que imaginaba y sueño por ella tambien, que al final no es tan malo. gracias.

    • Avatar
      Mariale

      Hola!! Gracias por leerme. Estamos para apoyarnos. Eres una excelente mamá abrazo!!

  • Avatar
    Orlimar

    Hasta ahora leo un texto que diga tantas palabras que mi corazón en silencio grita, ser mama es lo peor del mundo pero amo a mi hija con cada partícula de mi corazón y doy mi vida por ella pero sería feliz si no tuviera que criarla a veces me detengo a tomar aire porq mi vida colapsa rápido el trabajo, ser mamá soltera y todo lo que un hogar genera llena de estrés mi vida siempre sentí que era una mala persona por no apreciar lo que otras mujeres desean y anhelan pero para mí no era así

    • Avatar
      Mariale

      Hola Orli. Gracias por leerme y ser honesta. Vamos un día a la vez. Te mando un abrazo.

  • Avatar
    Mariale

    Hola Orli. Gracias por leerme y ser honesta. Vamos un día a la vez. Te mando un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *