Reto de meditación – Día 1- Paciencia

¡Hola! Hoy trabajaremos la paciencia, creo que que es una de las virtudes que a nosotras las madres o mujeres, se nos agota fácilmente.

La Rae la define como la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse y la facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho.

La paciencia permite que la vida siga su curso, que fluya a su ritmo, sin reaccionar ante la situación, más bien tomando acción sobre ésta, decidiendo como afrontarla.

La vida que estamos transitando implica un sinnúmero de altos y bajos, que nos llevan a vivir en desequilibrio emocional y mental; no estamos pensando, simplemente reaccionamos, dejamos que la ansiedad, el estrés, el nerviosismo y el cansancio gobiernen nuestras acciones, trayendo caos, enfrentamientos y desacuerdos.

Nos urge hacer una pausa, pausa por la cual cultivaremos la calma y la paz que necesitamos, y esto traerá la paciencia que tanto anhelamos.

Para trabajar la paciencia, requerimos dedicación, esmero y conciencia plena; estar atentas a no reaccionar sin pensar, a mantener el control sobre las emociones, debemos respirar profundamente y poco a poco empezaremos a ser dueñas de nuestra propia vida, a vivir en nuestro estado natural de calma, plenitud y paz, en armonía con nuestra realidad.

CONSEJITOS PARA SER PACIENTE

MEDITA: meditar abre las puertas de respeto y tolerancia al mundo, a nuestra realidad, a nosotros mismos y es brote de paciencia eterna. Significa el despertar de la conciencia plena, el disfrute de nuestra vida y el control de las emociones.

Cada persona vive su vida como mejor le parece y hace lo que ella considera que es lo mejor para ella; entonces, NO pretendas que esa persona haga o viva su vida como tú quieres que viva, esto es un gran motivo que nos lleva a perder la paciencia.

Acepta lo que no se puede cambiar.

Nuestros hijos y su comportamiento muchas veces nos sacan de nuestras casillas, en estos momentos reaccionar desde la calma y cordura es muy importante. Respira, tómate unos segundos, cuenta hasta 10, ten en cuenta que éste es sólo otro episodio más y que ya pasará. También puedes realizar 4,5 o la cantidad de respiraciones profundas y lentas que necesites para bajar tu molestia y trata de ponerte en el lugar de tu hijo para comprender la situación.

Una reacción cuando estás molesta, hace que actúes según tus emociones y seas impulsiva, por lo que no eres tú quien reacciona en ese momento. Controla ese impulso con varias respiraciones y pensando en frío. A continuación te invito que hagas esta corta meditación que te ayudará a ir conseguir y trabajar la Paciencia.

Disfruten de la meditación de la paciencia…