Una buena madre también necesita un buen padre

Existen muchas recomendaciones para madres pero pocas para los padres, por eso quiero hacer hincapié en la importancia del amor paternal.

Cuando un niño nace, necesita el amor de sus padres, es decir, necesita que éstos le den su afecto, atención, protección, cariño, cuidados y su disposición a comunicarse con él. El amor paternal es fundamental en la vida de todo hijo y el padre debe estar consciente de esto.

Muy pocos padres se dan cuenta de que es necesario que se relacionen bien con sus hijos desde temprana edad.

Tal vez en décadas pasadas el hombre sólo era proveedor y la mujer asumía la educación de sus hijos, pero ahora los tiempos han cambiado, la madres están yendo a trabajar y el tiempo que pasaban con sus hijos ha disminuido mucho.

Las mujeres de hoy necesitan más compañía que sustento y definitivamente la vida es más grata de a dos. Si tienes a un hombre de tu lado, cuentas con alguien con quien enfrentar el mundo y no cabe duda de que la educación de los hijos, si es compartida, es más fácil.

Las mujeres marchan hacia su realización como seres humanos, a una libertad plena que les permitirá amar sin subordinación ni culpas. Pero para eso necesitan un cambio en el rol del padre.

La humanidad necesita dos alas, una de la mujer y otra del hombre; hasta que las dos alas no estén igualmente desarrolladas, no se podrá volar. Por eso es que hoy en día la mujer está buscando espacios que antes eran inimaginables, igualmente el hombre está adquiriendo nuevas características, logrando ser un mejor papá.

El problema que enfrentan los padres de hoy, es que sus papás eran sólo proveedores y no les dieron los instrumentos para ser los cuidadores que sus hijos necesitan. Además, pasan demasiado tiempo en el trabajo y poco tiempo en casa.

Sin embargo, quieren participar más en el mundo de sus hijos. Pero, al igual que las madres, luchan por establecer un equilibrio entre trabajo y familia. No es una tarea nada fácil, porque nunca vieron que su papá fuera a su escuela o pasara demasiado tiempo con ellos.

Desgraciadamente los padres están bajo mucha presión y lo peor es que cada vez es más fuerte; por eso, deben procurar tranquilizarse y tratar de equilibrar su vida familiar y profesional.

Los hijos ya no necesitan padres a medias

Un abrazo de un papá, puede convertir el día de tu hijo en uno luminoso ¡Abrázalos más! Los abrazos salen del corazón y acercan a las familias.

Muchos hombres les están echando muchas ganas para cambiar, pero desgraciadamente no tienen un patrón de conducta a quien copiar, porque seguramente sus padres eran totalmente proveedores y no se metían a la cocina ni por equivocación.

En esta época las mujeres tienen mucha frustración. Y los hombres se preguntan quién las entiende: están estudiando y trabajando, sí es verdad; pero también están sobrecargadas de trabajo, porque quieren ser unas madres ejemplares pero también unas excelentes trabajadoras.

PAPA MAMA ALE VELASCO

El padre moderno no tendrá problemas para lavar los trastes de la comida, pero no tendrá la iniciativa de lavarlos por sí solo. Aunque hayan cambiado las expectativas de los roles parentales, los padres continúan siendo padres desde la periferia. Lo que el varón no entiende es que su idea de “hacer trabajo” se basa en una suposición de que “echar una mano” significa que ha asumido su rol de padre.

Las mujeres deben estar conscientes de que los hombres no están conectados a las mentes femeninas, por lo que si quieres que tu pareja haga algo, debes decírselo de una forma amable.

La mujer realmente espera que el hombre comparta con ella, en términos de igualdad, los roles parentales. Espera que éste se le anticipe para satisfacer las necesidades de sus hijos, tal como ella lo hace.

Hoy por hoy podría decir que el rol paternal del hombre todavía depende de la dirección de la mujer. Muchos padres están seguros de que su papel de cuidar a sus hijos es opcional en lugar de ser una exigencia, eso no es ser buen padre, sino un padre a medias.

La base de una buena relación entre padre e hijo, es la comunicación abierta; por eso el papá debe escuchar a su hijo con atención, haciendo que se sienta importante y comprendido.

En general los hombres no saben cómo expresar sus sentimientos por eso es fundamental que juntos se animen hacerlo. Los varones van perdiendo contacto con sus sentimientos al crecer.

Un hombre sensible, cariñoso, conectado con sus emociones, que piense en ella, a quien sienta como un amigo entrañable, con quien, además, tenga sexo; es algo que valoran mucho las mujeres.

Los modelos parentales van pasando de generación en generación. Lo más probable es que un padre emocionalmente abierto críe a hijos emocionalmente abiertos.

Muchos padres ahora abuelos, buscan enmendar los errores que cometieron con sus hijos, siendo más atentos con sus nietos, ya que en ocasiones sienten que el tiempo que les dan a sus nietos es el tiempo que no dedicaron a sus hijos.

Los niños que no tienen un padre y un modelo de rol masculino adecuado, no tienen un buen rendimiento escolar. Corren mayor riesgo de meterse en problemas y es más probable que tengan dificultades en el terreno relacional más tarde.

Todos sabemos que la luz de la madre es tan intensa, que a veces eclipsa a la del padre. Por esta razón es necesario que éste brille con su propia luz.

Algunos de los mejores padres son los que están dispuestos a encontrarse con sus hijos en el país de los juegos. Ponte a su altura, hazle cosquillas, arrástrate por el suelo, imita sonidos de animales, diviértete y goza todo lo que puedas.

Ser padre es la oportunidad de volver a vivir la magia de la infancia, la montaña rusa de la adolescencia y la transición progresiva hacia la condición de adulto.

Fotos: Pixabay.