Vivir de lo que me apasiona, sin que me importe el «qué dirán»

Son las 4:30 am de un lunes. No es mi hora habitual de despertarme, pero tenía en mi cabeza un montón de pensamientos negativos, sentía que debía hacer algo para romperlos, sacarlos y volver a tomar las riendas de mi creatividad y energía… El día anterior no había sido fácil para mí, estuve en una reunión con gente conocida, muchos de los que estaban ahí indagaban en mi oficio de youtuber y opinaban al respecto, de una forma que realmente me perturbó.

Así que me puse a escribir para drenar, y esto fue lo que salió

Cuando recién llegué a Bogotá a los 21 años, tenía unas ganas infinitas de comerme la ciudad. En realidad, era la primera vez que me montaba en un avión y la primera vez que viajaba a otra ciudad que no fuera Barranquilla, Santa Marta o Cartagena.

Veía todas las oportunidades en ese lugar, estaba convencida de que nada era inalcanzable. Y aunque no fue fácil, logré con mucho esfuerzo trabajar en lugares que nunca imaginé.

¡Trabajé muy duro!

Hoy me pongo a pensar en esa energía inagotable que tenía, que veces extraño. Porque, después, a mis 32 años, decidí emprender y en este camino, en este sube y baja, a veces pierdo las fuerzas.

El reto de emprender

Ser independiente es construir desde cero cada día y confiar plenamente en ti, pese a todo lo que te pueden decir. Les confieso que me ha costado sacudirme el «qué dirán», esa es una de las cosas que más me quitan la energía. He tenido que entender que para algunas personas, lo que hago, como vivo y lo que dejo de hacer, están fuera de sus estándares y realidad ¡Y les da por opinar!

Por ejemplo: «Que si mi marido me mantiene mientras yo juego a trabajar». Sí, tengo su apoyo incondicional y eso permitió que yo pudiera crear lo que quisiera. Pero sin él también hice lo que quise. Mi independencia, que no tiene que ver con él o con su dinero, nos ha permitido construir nuestras bases y sueños. Eso es lo que nos ha mantenido unidos durante 10 años.

«Que ser youtuber no es un trabajo, es pura mamadera de gallo»… Pues, no hay nada más divertido que hacer lo que me gusta: producir, editar y decir lo que pienso.  ¡Y además de eso, monetizar!  Me debo a esas personas que reproducen, me dan un like o comentan… Tal vez muchos no entiendan todavía el poder de las redes sociales -que se han convertido en mi pasión-, pero ese es mi trabajo y punto.

«Que me falta humildad», porque todo lo que quiero hacer ¡cuesta un dineral! Y entonces me puse a pensar en qué tipo de personas me dicen eso y son aquellas que no han podido ir más allá de sí mismas… Porque no se trata de tener más, ni de gastar más; se trata de ver lo que nos parece imposible y derrumbar barreras, se trata de buscar la forma de hacer lo que queremos hacer, tener la certeza de que tus esfuerzos te llevarán a conseguir tus sueños y anhelos… Estoy convencida de que detrás de cada triunfo, por más pequeño que a veces pensemos que sea, hay un tremendo sacrificio.

Hoy, después de este sacudón emocional, descubro que de eso se trata mi vida, de estar donde creía que nunca podría llegar, de desafiarme e intentar. Y al elegir ese camino, elijo equivocarme, enfrentar el pocotón de NO’s que recibo y sortear los señalamientos de los demás con la mejor actitud del mundo.

Pero también elijo ser sorprendida por la vida, por mi  Dios en quien creo ¡ME ELIJO!

Este día en que mi energía estaba bajita, me he recargado escribiendo y compartiendo esto que siento, porque me encanta ver mi propio panorama. Ahora no me arrepiento de nada, volvió mi confianza y estoy orgullosa de lo que he hecho, estoy dispuesta a seguir lidiando con las consecuencias de quien soy… Y seguiré creando, la vida que quiero!

 

Les muestro parte de mi trabajo:

 

¡Gracias por leerme! ¿Cómo vas con tu emprendimiento? Me encantaría que comentaras este post.

 

Sigue a Cindy en su cuenta de instagram: @soycindyp

Conoce su trabajo en su canal de YouTube: SoyCindyP