Ya tengo más de 30 y… sigo soltera

Seguramente te ha pasado alguna vez que todas, absolutamente todas las personas que te conocen se te acercan y te dicen: «tú tan linda e inteligente, no entiendo como es posible que sigas soltera (…) así serás de exigente».

Yo sinceramente no creo que esa hipótesis pueda ser afirmada tan a la ligera, no con esto quiero decir que yo no sea exigente; pero de lo que sí me he dado cuenta, es que la sociedad, queriendo o no, te presiona a cumplir un cronograma de vida que tú ni siquiera sabes si deseas o estás preparada para cumplir.

Así como algunos nacieron para ser periodistas, médicos o ingenieros, no todas las personas nacieron para vivir en pareja; aunque no se puede negar que es maravilloso estar bien acompañado. El detalle es que en ocasiones el miedo a que nos deje el tren nos lleva a estar con alguien con quien en realidad seguimos sintiéndonos muy solas.

Es difícil aceptar que por más que lo intentas y te esfuerzas, sigues estando soltera.

Cuando nos permitimos ser y le permitimos ser a la otra persona estamos respetando y comprendiendo que cada uno tiene un ritmo diferente; pero qué fácil suena en la teoría y qué complicado se convierte en la realidad; lo comprendo perfectamente porque me ha tocado vivirlo.

Ahora te pregunto: ¿alguna vez has reflexionado cuando estás con alguien, sobre si realmente quieres estar con esa persona y si te sientes bien acompañada? ¿has cerrado tus ojos y ves un futuro a su lado o simplemente tienes miedo a que te deje el tren? porque a veces sucede que lo encajas en tu ideal aunque sabes perfectamente que no calza, que sencillamente no es de tu talla.

Yo lo he hecho y es duro darte cuenta de que la persona no encaja, pero mucho más duro es reconocer que todavía soy yo la que no está preparada para estar con alguien.

Ahora bien, otra de las cosas que he podido constatar a nivel personal, es que eso de que polos opuestos se atraen no va conmigo. Pensar en que luego haré cambiar a la persona por amor es buscar un fracaso seguro; claro, todo depende de qué tan opuestos sean, en mi opinión la versión de que lo similar se atrae y lo opuesto se repele me da más feeling, sin embargo es inevitable hacer esta pregunta ¿Por que no atraigo a mi vida lo que me gusta?

También puedes leer: «La hermana mayor es soltera»

Esto, si les digo, requiere un análisis más profundo e individual porque inclusive involucra tus creencias, esa maleta que llevas a diario, lo que piensas, lo que te dijeron tus padres, tus maestros, tus amigos y lo que es una verdad para ti.

En oportunidades el inconsciente te traiciona y atraes precisamente lo que no quieres porque en el fondo deseas estar solo. Habría que indagar, por ejemplo, qué escuchaste de pequeña acerca de los hombres.

Lo cierto es que actualmente esa sigue siendo mi realidad:  tengo más de 30 y sigo soltera, ya la mayoría de mis amigas por no decir todas están comprometidas, casadas o incluso divorciadas; yo sigo enfocada en lo que quiero para mi vida, trabajo en mis creencias limitantes. Esa es mi forma de prepararme para cuando llegue el galán indicado.

¿Y tú cómo te preparas?

Foto: Pexels.