Querido Niño Jesús…

Decidimos publicar y compartir con ustedes nuestras peticiones al Niño Dios… y ustedes… ¿Qué le pidieron? ¡Queremos leerlas!

Carta al Niño Dios de Migbelis Castellanos

«En estas navidades, y como todas las anteriores, te pediré ese quesillo delicioso que prepara mi mamá para nochebuena; pero está vez que todo sea para mí solita… No le voy a dar a nadie.

migbelis asuntos de mujeres

Además de eso, también te agradezco tantas emociones y experiencias vividas este año: Mi cumpleaños en el concierto de Beyoncé, mi nuevo emprendimiento en AsuntosDeMujeres.com con mis increíbles e inteligentes socias, mi anhelado producto cosmético hecho realidad, la buena salud de mi familia, las ocurrencias y el amor de mi pareja y la inmensa felicidad que vivo a diario.

Te pido de corazón que la violencia, el mar humor, las ofensas y la guerra vayan cediendo con el pasar de los años y que llegue más educación a todos los niños en el mundo.

Te pido que a la gente que me rodea jamás le falte una sonrisa y un chiste por contar, que el respeto y la tolerancia siga siendo nuestra bandera y así poder ser ejemplo para otros. Que el amor de mis padres siga estando intacto, que mis hermanos nunca paren de soñar en grande, que mis abuelos sigan sanos y “bochincheros”, que mi prometido me siga mirando como si fuera el primer día que nos encontramos y que, entre su familia y yo, el amor y la comprensión se mantengan intactos; que a mis verdaderos amigos les pasen más cosas buenas para celebrar por ellos así como ellos lo hacen por mí; y finalmente… Que a todos mis seguidores de las redes sociales, a esos quienes me siguen con cariño y respeto, les llegue esa buena noticia que tanto han estado esperado y por la cual han trabajado tanto…

Para todos… ¡Felicidad!

Si notas que te pido tanto, puedes quitar el quesillo de la lista… no es tan necesario.

Con todo el amor»,

Migbelis Castellanos.

Carta de Patricia Rosas Godoy

Querido Niño Jesús,

«Este año he sido buena la mayor parte del tiempo -o he intentado serlo-, y dicen que “la intención es lo que cuenta”, así que creo que califico para escribirte una cartica de peticiones.

patricia asuntos de mujeres

En primer lugar quiero agradecerte todas las cosas buenas de este año, que han sido muchísimas, empezando por estar bien de salud, tener a una familia increíble cerca de mí, tener a maravillosos amigos que me acompañan en todo el camino y haber podido cumplir el sueño de tener Asuntos de Mujeres.

Antes de pensar qué quiero para mí, quiero pedirte por el mundo en el que vivimos, donde parece que el odio nos está ganando; quiero pedirte especialmente por Venezuela, mi país, para que vuelva a reinar la paz y podamos salir hacia delante.

Sinceramente, ahora que me siento a escribirte, no me puedo decidir, quiero muchas cosas… Así que voy a empezar por pedirte capacidad para tomar buenas decisiones. No es por criticar, pero creo que últimamente se te fue un poco la mano con lo de “dejarla tomar malas decisiones para que aprenda”, así que creo que llegó el momento de que me mandes la capacidad de tomar buenas decisiones Y esto me lleva al segundo punto:

Necesito practicar lo que he aprendido después de tomar malas decisiones y no volver a repetirlas infinitamente. Por ejemplo, sé que Tínder y yo no nos llevamos bien porque sólo me ofrece hombres locos y acontecidos; sé que puedes pensar que si los atraigo es por algo, pero ese no es el punto, así que ya sabes…

Necesito TO-NE-LA-DAS de fuerza de voluntad, para no comerme la torta esa que se ve absolutamente deliciosa, pero que irá directo a mi culo; para no llamar a aquel ex que sé que no debo contactar aunque me esté muriendo de sed y él tenga la última botella de agua en el mundo; para no irme en autobús al gimnasio que queda a 20 minutos de mi casa.

Quiero pedirte que todas las mujeres de Hispanoamérica consigan en Asuntos de Mujeres un espacio de apoyo y reflexión y que podamos acompañar a nuestras lectoras en sus procesos y ayudar a quien así lo necesite.

Creo que esto es suficiente por este año, te pido poco para que puedas concentrarte y traérmelo todo, por mi parte prometo intentar hacer todo bien y, si no lo logro, seguir intentándolo hasta conseguirlo.

Nuevamente, muchas gracias por lo bueno, aquí te esperamos el 25 para celebrar tu nacimiento, ¿alguna petición especial?»

Patricia.

Carta de Maricarmen Cervelli N.

Querido Niño Jesús:

«Lo primero que debo hacer es agradecerte por este año tan bueno. Después de un buen tiempo de gran confusión en mi vida, siento que estoy en mi elemento: mi hija canta sin parar, está muy sana y habla mucho (¡por fin podemos conversar!), mi esposo consiguió un trabajo que lo tiene contento y yo, hice realidad junto a dos maravillosas mujeres, el sueño que había pospuesto desde hace tiempo: Asuntos de Mujeres. Pero además, me mudé a una ciudad con mejor clima, renuncié a un trabajo que no me gustaba, estuve más tiempo con Emilia, comencé a hacer un diplomado, he conocido gente maravillosa, he hecho nuevas amigas, he salido al cine y a cenar con mi esposo (cosas que no hacía antes), mi firma apareció en el número de diciembre de la revista Soho (aunque escribieron mal mi apellido) y estoy cerca de mi familia. No me puedo quejar… ¡Gracias!

mari y emilia asuntos de mujeres

Sin embargo, creo que me faltan algunas cositas…

Te pido que me mandes benevolencia, para poder tratarme mejor a mí misma, para no darme tanto látigo en mi rol de mamá y saber perdonarme cuando pienso que no hago las cosas bien.

Más seguridad, para no compararme con nadie, ni sentirme menos mamá que otras, para seguir adelante con mi pequeña y escuchar más mi corazón a la hora de criarla. Y sobre todo, para tomar decisiones que serán trascendentales en mi vida.

Más consciencia, para agradecer todos los días lo que tengo y lo que me pasa; para valorar más los detalles y lo positivo, y para que no siga dejando las llaves en la nevera. Para disfrutar con toda mi familia y disfrutarme más a mí misma.

…Y para no dejar de escribirle cartas de amor a mi esposo con mi puño y letra.

Permíteme ser justa, para no interferir en la personalidad de mi hija, buscando que sea como yo quiero que sea, y no como ella es…

Llévate el “deber ser” de mi vida y déjame el “quiero ser o hacer”.

Dame fortaleza, creatividad y sabiduría, para no perder el foco de informar, ayudar y apoyar a miles de mujeres de Hispanoamérica con este gran emprendimiento.

Envíame algo con lo que yo pueda teletransportarme a España, a Venezuela, a Estados Unidos y a Panamá, para ver a mis amigas, darles un abrazo, tomarme un vino con ellas y abrazarlas cuando lo necesiten (sobre todo, a las que metieron la pata y quedaron embarazadas, a las que se sienten solas, a las que las dejó el novio, a las que se les acabó el matrimonio, a las que están cansadas o simplemente, a las que quieren hablar de zapatos, carteras y spa o se quieren emborrachar como en los viejos tiempos).

Por ahí dicen mucho que tu tiempo es perfecto y te lo respeto… Pero ya va siendo hora de que mires hacia mi país y le des una lección a los bandidos que lo gobiernan.

¡Ah! Y permíteme ir el año que viene al concierto de Bon Jovi, por favooorrrr.

De mi salud, bajar de peso, mi organización, disciplina, coherencia, apariencia física y demás cosas que me inquietan, yo me hago responsable.

¡Gracias, Niño Jesús!

¡SALUD!