A los hombres hay que dejarlos ser…

Hace 10 años conocí a mi esposo. Teníamos muchas cosas en común: nos gustaba el fútbol, somos barranquilleros, acabábamos de llegar a Bogotá y estábamos en la lucha; además, nos gustaba la rumba y la comida, entre otras cosas.

A los 4 días de novios, fuimos a celebrar el amor y la amistad a un restaurante costeño con unos amigos. Ellos aún no sabían que teníamos una relación y queríamos que fuera así por un tiempo. Sin embargo, ya entrada la noche, con unos tragos y uno que otro baile, la cosa se fue poniendo sospechosa.

Pero aún sin confirmar.

Un grupo vallenato amenizaba la fiesta, y nosotros ahí pegaditos, bailando sabrosito. Él me dijo al oído susurrando: ahora verás. Se subió a la tarima, le dijo algo al cantante, le pasaron el acordeón y ese hombre comenzó a tocar perfectamente ese instrumento, con notas que parecían flechas de cupido.

El cantante se pegó al micrófono, se acercó a mí y cantó: “perdóneme señorita si algo llego ofenderla, pero es que usted es tan bonita que no me canso de veeerlaaa”.

¡ME ENAMORÉ!!! O sea, no me importó nada.

Cuando ese hombre terminó, me monté en la tarima, lo besé, lo abracé y le dije: ¡Ese es mío!!! Y él me hizo un juramento de novela: «Si de aquí en 10 años estás conmigo, iremos a un Festival Vallenato, pero no a cualquiera, sino al rey de reyes. Lo mejor de lo mejor para ti, mi reina».

10 años después, ya casados, conociendo muy bien nuestras diferencias, pasando por uno que otro problema, (en dos de los cuales nos separamos y volvimos), días de poca rumba, todo trabajo y con otras prioridades… ¡Llegó la hora!

Esta vez, no tan entusiasmada y él dudoso me dice: ¿Vamos a ir? Lo dudé. Saqué cuentas, vi programación y costos de los eventos, los hoteles copados, tiquetes de avión con precios elevados… Tenía todas las razones para decir que no.

Y me llegó el recuerdo de ese día, de las cosas que hemos pasado, de lo duro que hemos trabajado, del agradecimiento de las cosas buenas y de que pese a todo, aquí estamos juntos.

Me dije: Cindy, déjalo ser; que sea como él quiera, las cosas que él quiera; tú acompáñalo porque lo quiere disfrutar contigo. Está ahí para él.

Y eso hice…

¡La pasamos genial! Hace mucho tiempo no rumbeábamos así. Él se sintió libre, cantó, bailó, comió, se emborrachó, durmió y luego se emborrachó otra vez; tocó acordeón, compró sombrero, nos empapamos de lluvia.

No me quejé por nada. Me encantó verlo feliz y cumplir su sueño, empujarlo a vivir la vida.

En ese viaje aprendí: Cuando estás casado, también hay libertad. ¿Quién eres tú para que tu pareja sea libre y feliz en la relación? ¿Dónde quedaron esos proyectos juntos?

Si quieres ver cómo la pasamos, aquí les dejo el link del video.

Y atrévete a ponerle sellos a tu alma.

¿QUIERES CONOCER «SELLOS DEL ALMA»?

¿Cuál fue tu primer viaje? ¿Cuántos años tenías? ¿Qué tuviste que hacer para conseguirlo? ¿Cuál fue tu último viaje? ¿Qué representó en tu vida?

Cuando tenía 21 años me gradué de la universidad en Comunicación Social y Periodismo, viajé a Bogotá con una maleta repleta de sueños, con la valentía intacta y con la esperanza de ejercer en la capital, donde están los canales más importantes de mi país, Colombia.

El 8 de enero de 2006 a fue la primera vez que me monté en un avión.

A los 31 fue mi primer viaje internacional, había renunciado a mi empleo, después de 10 años de experiencia como periodista y productora de televisión; empujé a mi esposo a hacer lo que tanto habíamos querido y que nuestros trabajos nos impedían coordinar. Sí, ya me había casado y llevábamos 6 años en ese entonces.

Hoy, a punto de cumplir mis 33, soy youtuber de viajes. Este es un proyecto que comencé hace dos meses y que, sin duda, me ha cambiado la perspectiva de mi vida porque: “Los sellos en el pasaporte son tatuajes del alma” (la encontré en esas frases de Instagram).

Preparé para ustedes varios artículos acerca de lo que he aprendido en cada viaje, cómo impactan mi vida y cómo donde llego, también impacto la vida de los demás.

A través de ellos también podrán conocerme, así que … Bienvenidas @soycindyp

No dejes de visitar mi canal de Youtube

Fotos: CindyP.