4 luces sobre 50 sombras de Grey

Según un estudio del Instituto Kinsey de Sexologíaquienes practican el BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación / Sumisión, Sadismo / Masoquismo), no son diferentes al resto de la población general no practicante, ni implica que tengan alguna psicopatología, depresión, ansiedad, Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), sadismo psicológico o masoquismo.

En la Encuesta Mundial sobre Bienestar Sexual de Durex, realizada a 26 mil personas en más de 16 países, se muestra que SOLO 44% de las personas están plenamente satisfechas con su vida sexual y que con el envejecimiento y pasar de los años, las relaciones sexuales se tornan aburridas, espaciándolas y teniéndolas cada vez menos.

Otros datos que hacen que nos preguntemos sobre las cuestiones más básicas del sexo son: solo 30% de las mujeres llegan al orgasmo durante la relación sexual (Kinsey Institute), 41% de los hombres heterosexuales informan que su pareja siempre llega al orgasmo y sólo 33% de las mujeres heterosexuales informan que lo hicieron.

Parte de esta diferencia en la percepción, podría deberse a que las mujeres fingen orgasmos. Lo hacen por amor a su pareja, para proteger su autoestima o terminar con el encuentro.

Entonces, tenemos a más de la mitad de la población insatisfecha sexualmente, y mujeres que fingen orgasmos por amor (traducido en: irresponsabilidad, falta de autoestima y desconocimiento). Pero, probablemente leyeron 50 Sombras de Grey o vieron la película, y luego tuvieron la genial idea de darle un twist a su relación de pareja, porque con los años ésta se tornó aburrida.

Se han vendido más de 125 millones de copias traducidas en 52 idiomas y es un éxito mundial, sin duda alguna. Pero si los datos muestran que las mujeres en cuanto a placer y satisfacción puntúan poco, que la autoestima, la percepción de la autoimagen, la educación sexual y la masturbación están asociadas positivamente (es decir si son adecuadas hay más satisfacción y placer sexual) no se puede saltar a una práctica erótica donde el autoestima y la percepción propia para obtener placer está de inicio comprometida.

El problema: ¡Tenemos mujeres con el deseo sexual por el suelo, que casi nunca llegan al orgasmo vestidas de latex y cuero, con látigo y esposas en mano, clamando para que sean golpeadas, y así mejorara su vida sexual!

Que quede claro: Lo ‘oscuro’ de las 50 sombras de Grey no está en la práctica de BDSM.

Para quienes no lo sepan, el BDSM, es una forma de obtener placer sexual o práctica erótica donde está permitida la agresión física o psicológica (actos crueles y de dominio), bajo el consenso de los participantes.

Según un estudio del Instituto Kinsey de Sexologíaquienes practican el BDSM no son diferentes al resto de la población general no practicante, ni implica que tengan alguna psicopatología, depresión, ansiedad, Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), sadismo psicológico o masoquismo.

Les daremos 4 luces que deben tomar en cuenta cuando se exciten con 50 Sombras de Grey:

LUZ Nº1: QUIENES PRACTICAN BDSM SON PERSONAS COMO TÚ Y COMO YO, CON GUSTOS EN LA OBTENCIÓN DE PLACER SEXUAL CON ESTA PREFERENCIA.

Es lógico que muchas mujeres se exciten con esta trilogía y película, eso no está mal. Es que de hecho juega con la máxima que dispara el deseo sexual: la seducción. Además, desde los años 50 en el Reporte Kinsey sobre sexualidad femenina ya se sabía que el 55% de las mujeres respondían eróticamente al ser mordidas. Esto no es nada nuevo ni inusual. Puede resultar excitante, de hecho, muy excitante.

Luz Nº2: si te excitaste, es completamente comprensible, en los textos y película juegan a mostrar explícitamente juegos muy seductores y si te atrae el BDSM, entiéndelo como una potencial fuente de fantasía sexual o si estás plenamente satisfecha en la esfera sexual y sin ningún problema, inténtalo, si no NO.

Luz nº3: Otra lectura interesante de estas 50 sombras, es que en sexualidad aún mucho está en la SOMBRA, tanto que cuando dan carta abierta o permiso de incorporar algún tema, un poco de luz, que claramente excita, lo tomamos como el referente máximo sin preguntarnos si nuestra vida sexual es satisfactoria y si no, por qué no.

Y ya para terminar, y no por eso lo menos importante:

Luz Nº4 En estas historias la chica se despersonaliza, deja de ser, tiemblan sus valores y se pierde la coherencia entre lo que siente, piensa y hace, todo como una muestra de amor a C. Grey. Es un modelo que más allá de la práctica del BDSM es incompatible con una mujer con autoestima, responsable sobre su vida y sexualidad. El amor incluye ceder, pero no ceder los cimientos de tu persona.

Para nuestra dicha, la población mundial de mujeres según la ONU para el 2017 es de 3600 millones de mujeres y solo se han vendido 125 millones de copias y espero que este post lo lea mucha gente.