Directora de Comunicaciones y Marketing de Asuntos de Mujeres / Madrid

Soy una periodista venezolana viviendo en Madrid, trabajadora incansable y estudiante vitalicia, emprendedora innata, inventora profesional. Odio las injusticias, amo el café con leche y soy una mujer real que ama, siente y padece.

El día de la Mujer no se celebra, se reivindica

El día de la Mujer no se celebra, se reivindica

El día de la Mujer no se celebra, se reivindica

Estudié toda la vida en un colegio de monjas sólo para niñas. Recuerdo que, cuando tenía 12 años, la maestra nos contó que el Día de la Mujer se celebra el 8 de marzo en todo el mundo porque en 1911, un grupo de mujeres trabajadoras, costureras industriales de grandes fábricas, se declararon en huelga para protestar por sus condiciones laborales.

Pidieron un aumento de sueldo, una reducción de la jornada laboral y el fin del trabajo infantil. Durante esta huelga pacífica, 129 mujeres murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory (Nueva York).

El incendio fue provocado por los dueños de la fábrica.

A mí eso me impactó pero, sobre todo, me confundió muchísimo; no entendía por qué un hecho tan horrible se celebraba con flores y regalos, tampoco entendía por qué nos felicitaban por ser mujeres, como si esto fuese un logro.

Todo esto estuvo rondando en mi cabeza por un buen rato, hasta que un día grité a los cuatro vientos ‘¡Odio el Día de la Mujer!’ (convengamos que tenía la cabeza caliente propia de la adolescencia). Luego de un tiempo, me di cuenta de que el 8 de marzo sí que es un día muy importante, no para celebrar, sino para exigir la igualdad entre mujeres y hombres: oficialmente me había convertido en una feminista… ¡y lo sigo siendo!

Yo, por ejemplo, procuro que a ninguno de mis sobrinos, primos pequeños o hijos de mis amigas se les diga: “Vas a tener un montón de novias cuando seas grande” (muchas veces, las promotoras del machismo son las mismas mamás). Otras cosa que defiendo cuando tengo personas a mi cargo en el trabajo, es que los beneficios de los que gozan no dependan de su género y no permito la violencia contra una mujer bajo ningún concepto.

Aunque parezca mentira, todavía hay muchas personas que piensan que cuando se habla de exigir igualdad entre hombres y mujeres, o cuando se toca el tema de la violencia de género, se trata de una exageración.

Por eso hoy quiero dejarles cifras oficiales y actualizadas de la situación por la que atravesamos las mujeres en el mundo:

 

  • Sólo el 22% de cargos directivos en el mundo son ocupados por mujeres.
  • Actualmente, las mujeres ganan 24% menos que los hombres, haciendo el mismo trabajo.
  • El 35 % de las mujeres en todo el mundo ha sufrido abusos o algún tipo de violencia sexual a manos de sus parejas o a manos de otras personas.
  • En Latinoamérica y el Caribe los asesinatos de mujeres, solo por su género, han crecido en los últimos años y más del 90% de los casos permanecen impunes.
  • Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), cada día mueren en promedio 12 latinoamericanas y caribeñas por el solo hecho de ser mujer.
  • Según la ONU, 14 de los 25 países con mayor tasa de feminicidios se encuentran en América Latina. De estos países, destacan Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, México y Argentina.
  • Actualmente, casi 15 millones de niñas menores de 18 años contraen matrimonio cada año, es decir, unas 37.000 al día.
  • Unas 133 millones de niñas y mujeres han sido víctimas de mutilación genital en los 29 países de África y el Oriente Medio.
  • Los principales motivos de la ausencia de mujeres en puestos directivos (en 26% de los casos), son la falta de medidas de conciliación y que (25% de las veces) sean los hombres quiénes designan estos puestos.
  • Las mujeres, aunque tengan un empleo, se dedican dos veces y media más que los hombres a las labores del hogar y al cuidado de los niños.

En Asuntos de Mujeres, como no podía ser de otra manera, hoy levantamos nuestras voces para que nosotras tengamos los mismos derechos que los hombres, para que se nos reconozcan nuestras capacidades y para que las atrocidades que ocurren diariamente en el mundo sólo por nuestro género, paren de una vez por todas.

Fotos: Asuntos de Mujeres y www.cinismoilustrado.com

Nuestros aliados