Si te suscribes a nuestra lista de correos, ¡te regalamos el ebook del Club de Escritoras!

Comer bien para adelgazar corriendo

Cada vez más mujeres corren como práctica deportiva. En los parques, en la calle, en solitario o en grupos.

Más que una moda, correr se ha convertido en una alternativa accesible para liberar estrés, controlar el peso y hasta para socializar.

Sin embargo, muchas de las mujeres que se inician en esta práctica con el propósito de bajar de peso, cometen el error de alimentarse como si estuvieran a dieta, antes y después de trotar, lo cual afecta su rendimiento, motivación y salud.

La premisa debe ser: comer para correr y no correr para comer.

Esta práctica deportiva exige mucha energía a quienes la ejecutan, y si tu cuerpo no tiene la suficiente “gasolina” se quedará en la mitad del esfuerzo, lo cual puede producirte frustración.

Si te estás iniciando en este deporte o lo practicas desde hace tiempo y quieres mejorar tu desempeño a través de una buena nutrición, toma en cuenta estos consejos:

Incluye diariamente carbohidratos en todas tus comidas: estos son la principal fuente de energía tanto para tus músculos como para tu cerebro.

En días de entrenamiento normal (trote de media hora a cuarenta y cinco minutos, aproximadamente), come algo antes de salir de casa: una fruta, una galleta tipo María o un pequeño sándwich de pan blanco. Correr con el estómago vacío te fatigará, disfrutarás mucho menos, quemarás menos calorías y utilizarás el músculo como fuente de energía.

En días de carrera, desayuna un carbohidrato de rápida absorción con uno de lenta absorción: por ejemplo, pan blanco con una cucharada de mermelada, media hora antes aproximadamente. No te preocupes por las calorías, las quemarás en unos minutos en la carrera y servirán de energía para que alcances tu meta. El carbohidrato de rápida absorción lo gastarás en los primeros minutos de la carrera y los de lenta absorción te servirán como fuente de energía para el final de la carrera.

Evita que tus carbohidratos previos a la carrera serán integrales: la fibra retrasa la absorción de los carbohidratos, lo que hará que no tengas suficiente energía y disminuirá tu desempeño, igualmente, la fibra puede aumentar el transito intestinal, haciendo que te aumenten las ganas de ir al baño durante la carrera.

Hidrátate muy bien: tomar de 6 a 10 vasos de agua cada día es fundamental para el funcionamiento óptimo del organismo y mucho más para quienes se ejercitan. La deshidratación afecta tu desempeño en carrera, puede producir calambres y dolor de cabeza intenso.

Después de correr haz una comida equilibrada: una comida equilibrada debe contener todos los macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) para que tus músculos se recuperen rápidamente; por ejemplo, pudieras consumir un sándwich, más un yogurt con fruta o una arepa rellena, acompañado de un café con leche y una fruta entera.

Para adelgazar corriendo no solo basta la práctica deportiva: una alimentación saludable es el complemento indispensable para perder peso y mantenerlo.

¡Éxito en tu próxima meta!

Si quieres leer más consejos sobre éste y otros temas de nutrición y alimentación saludable, no dejes de ingresar a Método COMA

Foto: Pixabay

close

¿Quieres recibir información que te empodere?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

¿Qué temas te interesan?
¡Bienvenida, gracias por suscribirte! Recibirás la información que te empodera, te hace sentir bien, te da herramientas y no te juzga, más bien te acompaña. Asuntos de Mujeres es un lugar seguro.