3 consejos para ser la “puta corporativa”

corporativa

Si estás en el mundo corporativo, estos consejos de Andreina Benezra (@andreinabenezra) te vendrán de maravilla para ser toda una business woman. Sigue leyendo.


¿Cómo es eso de puta?

Toda la vida he tenido miedo a que me digan puta, tanto, que he dejado que se meta hasta en mi vida profesional.

La forma en que nos dicen putas en el mundo corporativo es “corporate bitch” (sí, en inglés como tantos otros términos del “corporate world”).

Me he pasado muchos años huyéndole a esa etiqueta: sonriendo cuando no quería sonreír, posponiendo conversaciones de salario porque me daba pena, guardándome comentarios y/o preguntas porque no quería “interrumpir”, suavizando el feedback y pidiendo disculpas hasta por respirar.

A estas alturas del 2021 no te tengo que decir que PUTA es casi siempre el adjetivo que usa el patriarcado para referirse a una mujer libre, que hace lo que quiere con su cuerpo, su sexualidad y mente.

Y ya te estarás imaginando que la puta corporativa tiene muchas de esas características de mujer libre que a veces incomodan.

Así que hoy te propongo que nos adueñemos de este término.

Empiezo yo, contándote los consejos que le daría a cualquier nueva puta corporativa:

1. Necesitas un pimp

Ojalá alguien me hubiese dicho esto hace 10 años. Hacer un buen trabajo es fundamental, pero no es suficiente. Lo repito porque sé que es duro: no es suficiente con solo hacer un buen trabajo.

Necesitas encontrar a alguien que te ayude a vender tu trabajo, a encontrar proyectos que tengan impacto y a tener visibilidad con quienes toman las decisiones. Necesitas un pimp, y si son varios, mucho mejor.


Te puede interesar:


2. Encuentra tu esquina y defiéndela

Tu esquina es lo que te hace diferente, es por lo que te invitan a las reuniones, por lo que te ofrecen nuevos proyectos, es lo que te hace crecer.

Tu esquina puede ser tu capacidad de conciliación, la defiendes fortaleciendo las relaciones con los miembros del equipo.

Tu esquina pueden ser tus conocimientos, la defiendes manteniéndote al día y compartiendo generosamente tu experiencia. Tu esquina puede ser tu creatividad, la defiendes asegurándote de que tienes espacios para nutrirla y cultivarla.

Tu esquina puede ir cambiando con los años, con los roles y con la experiencia, pero tienes que ser intencional en encontrarla y defenderla.

3. Piérdele el miedo a que te digan puta

Les confieso que con esto todavía sufro.

Todavía pido perdón por preguntar en las reuniones, todavía tengo miedo de mostrar mi ambición y mis ganas de crecer, todavía le pido a mi amiga que revise el mail que escribí para ver si no sueno “too bitchy”, todavía finjo sonrisas en las reuniones para parecer más “approachable”.

Cada día menos, pero todavía tengo miedo a que me digan puta.

Mi abuelita decía que la que nos es puta, no disfruta.

Yo sigo aprendiendo a ser puta en cada vez más espacios de mi vida, y la verdad es que si se disfruta más (o se sufre menos).

Foto: Keren Levand en Unsplash


 

¿Quieres aprender a escribir textos como el de Andreina?

Te queremos invitar a nuestro Bootcamp de escritura digital

¡Empieza este miércoles, 26 de mayo!

¡SOLO TE QUEDAN 2 DÍAS PARA INSCRIBIRTE!

Aquí el testimonio de una de nuestras alumnas:

En nuestro bootcamp te ofrecemos:

  • Clases en vivo de dos horas cada miércoles.
  • Material complementario descargable.
  • Ejercicios que te ayudarán a soltar la mano.
  • Herramientas para aprender a usar el lenguaje digital en tu Instagram, también para aprender a hacer buenos títulos y descubrir qué quieren leer tus seguidores y seguidoras.

¡DESDE EL 26 DE MAYO AL 16 DE JUNIO!

Te prometemos que verás un antes y un después en tus proyectos digitales.

Haz click aquí para inscribirte