Aprende a usar YouTube sin miedo ni prejuicios

Cómo ser youtuber en Asuntos de Mujeres

La youtuber y experta en comunicación, Cindy Pacheco (@soycindyP) nos cuenta cómo se volvió una youtuber exitosa, y este viernes 31 de julio, te dará una superclase gratuita junto a nosotras, para que tú también aprendas a usar YouTube a tu favor.


TE CONVIENE LEER HASTA EL FINAL

En esta época en que la vida nos está desafiando y vivimos con gran incertidumbre, cada una estamos tratando de resolver nuestros asuntos con lo que tenemos, de la manera que podamos  y  poniéndonos creativas.

A veces, se te ocurren unas cosas tan impensables en otros momentos de tu vidas, que llegas a creer que estás loca o, al menos, alguien te lo dice.

Hace tres años, pensar en ser Youtuber  me daba vergüenza, me hacía sentir una vieja queriendo ser cool y totalmente desencajada.

¿No se supone que a mis 32 debería tener casa, carro, pensar en hijos (pues ya estaba casada), tener ahorros, una especialización y estar estable? Pero no, a mí en ese momento se me ocurrió ser YouTuber. La verdad era que yo sentía y confiaba en que nadie me vería, éramos la cámara y yo en la sala de mi casa o en un viaje y en lugares que nadie me conocía, así que… ¿Qué más daba?

Creé mi canal de YouTube: Soy Cindy P

Cuando iba a sacar mi primer video, la duda y el miedo me quitaban la respiración, me revolvían literalmente la barriga y me daba ganas de vomitar. Me ponía a ver Netflix, programas que me empoderaran o a escuchar audios motivacionales.

“La tecnología es el futuro y las redes sociales la nueva forma de comunicación”,  “Yo soy comunicadora social  y es obvio que tengo que trascender a redes”. Esto era lo que me decía para tener la valentía de poder publicar mi primer video con todo ese montón de prejuicios que tenía en la cabeza.

Dos semanas después, ¡Lo hice! Lancé mi primer video

Estaba orgullosa de haber comenzado, pero me encontré con comentarios de personas cercanas a mí, tales como:  “¿Es en serio?”, “Me imaginé que podrías hacer muchas cosas ¿Pero esto?”,  “¿Y si buscas un trabajo que te dé plata?”, «Y… ¿Si buscas un trabajo de verdad?”, “¿No te da pena? Vas a cumplir 33”, “¿Cuándo es que vas a madurar?”,  Y la frase reina: “Ahora sí confirmado: ¡Estás loca!”.  Auch! Esa me dolió.

Parecía que mis planes e ilusiones se venían abajo, estaba decepcionada y comencé a dudar. Me preguntaba:  ¿De verdad es tan loco esto?, lloraba.  Estaba sola en esto. Me cuestioné tanto, tanto, tanto, que cuando exponía una idea de un video y alguien me decía “¡No! No me parece”, yo no lo hacía.

Si decía que estaba cansada, la respuesta era: “Déjalo, no lo hagas más”. Qué frustración. Entonces ya las cosas comenzaron a no tener sentido, algo estaba mal.

Me di cuenta de que las personas no tomaban en serio mi proyecto, porque ni yo misma lo hacía, por dudar de él y por el afán de querer agradar a todos

De verdad no sabía a donde me iba llevar, pero cada video que hacía era una parte de mí, de mi criterio, habilidades y creatividad. Así que decidí comprometerme, aferrarme a mi proyecto, creer en él y en mí; defender mis ideas y hacerlas realidad con lo que tenía y donde estaba.

Iba a ser como yo quisiera que fuera.

Y así comencé a hacer videos en YouTube

Comencé a pre-producir los videos, a hacer una parrilla de programación, investigar lugares, tomé un curso de fotografía y a aumentar mis habilidades en edición. Creé un estilo de video propio. Cuando estaba de viaje las jornadas eran largas y extenuantes, me tomaba mi tiempo para hacer las tomas, (a mi esposo le daba pena pero a mí no), preguntaba mucho y pasaba noches en vela editando; aprendí a enlazar los videos con otras redes sociales, a promocionarlos,  y así, comenzó todo mi trabajo a dar resultado.

En ese punto ya varias personas me apoyaban a hacer mis videos y a compartirlos. ¡¡Llegué a mil suscriptores!!  Los necesarios para poder monetizar mi canal.

Hoy tengo 9.637  suscriptores en mi canal de Youtube, y es una fuente de ingresos que me permitió pagar mi maestría en Comunicación de Marca y Diseño Publicitario. Tuve la oportunidad de viajar a Nueva York y hacer una inmersión en Youtube en las oficinas de Google en Manhattan. Al ver mi trabajo, las personas comenzaron a llamarme para producirles sus videos, y hoy tengo una productora de contenido audiovisual llamada Camaleón Visual y además, hago asesorías en creación y optimización de canales de YouTube.

Todo esto me ha permitido conectarme con personas, sobre todo en estos momentos de aislamiento donde muchos quieren crear contenido y sacar adelante sus emprendimientos. Pero ¡oh sorpresa!

Muchas mujeres me escriben, porque se sienten igual de aterradas como yo cuando comencé con esta idea de hacer videos para YouTube

Me dicen: «Hice unos videos pero me dio tanto miedo que los borré… mejor no”

“He querido sacarle provecho a mis redes, pero cuando cojo mi celular me vuelvo un ocho, porque lo que hago podría verse común, ridículo; no sé qué debo o no mostrar de mí”

“Retomar mi proyecto me ha generado muchas inseguridades, ¡Muchas! yo lo quiero y lo amo, pero me encuentro emocionalmente aturdida. Y no sé cómo puedo poner todas mis energías y balancear eso para avanzar” 

“No estoy segura de hacerlo porque no quiero parecer una loca hablando”

Nos estamos creyendo el cuento de que hay algo malo en nosotras cuando queremos hacer este tipo de cosas, que expresar nuestras ideas y ser auténticas no va a encajar. Se nos ha vuelto una lucha constante y nos ha quitado tiempo, energía, vitalidad y oportunidades tomar caminos diferentes a los que nos trazamos profesionalmente.

Cada vez que pasa el tiempo nos cuesta más desatarnos del qué dirán, de tomar decisiones, actuar,  le tenemos pavor a equivocarnos y todas nuestras acciones se han enfocado a convencer a los demás de que no estamos locas, no somos inmaduras ni superficiales, no queremos ser famosas por ser famosas, ni somos holgazanas y flojas. Eso nos tiene paralizadas y agotadas.

¿Pero por qué no somos capaces de arrancar a crear este tipo de contenido?

Porque nos han vendido que ser un creador de contenido es alguien cool, alegre, joven, superficial, vanidoso, que termina siendo influencer, ¡Ay! Esa palabra a la que muchos le huyen. Que vas a ganar millones y te vas a volver famoso, que además te miden solo por tus seguidores, que te debes ver estupenda, perfecta, a la moda, que es un trabajo fácil y banal.

¡Error!

Crear contenido de calidad es una manera muy eficaz para ganarnos la confianza de las personas, para entregar valor y también para llegar a tener conversiones o ventas, causando el éxito de nuestras empresas y proyectos.

Y si ésa es la manera que quieres escoger para tener esos resultados, no tengas miedo a que te digan loca, ya nos dimos cuenta de que hacer contenido es para todas las edades, estratos, roles y sectores económicos. Es la manera de expresarnos, de ser auténticos y nosotras mismas.

¿Te atreves a empezar? ¡Yo estoy aquí para ayudarte!

 

Aprede a usar YouTube con CindyP

 

¡Ser Youtuber no es (siempre) lo que parece!

Youtube es una plataforma que se utiliza para compartir videos y cumplir diferentes objetivos. Es adaptable para cualquier tipo de empresa o marca ya sea comercial o personal, y la buena noticia es que si todo se hace correctamente, ¡Podrían monetizarla!

¡Por eso quiero darte este taller GRATUITO junto a Asuntos de Mujeres!

En este taller:

  • Tendrás una visión completa del uso de la plataforma
  • Descubrirás por qué debes estar en youtube
  • Te diré qué tipo de contenido puedes crear
  • Hablaremos de cuál es el rol de YouTube en medio de la pandemia.
  • Y te daré consejos para ganar dinero a través de la generación de contenido en YouTube.

Cuándo: Viernes, 31 de julio

Horas: 11:00 (Col) – 12 m (Mia) – 6 pm (Esp)

Duración: 1 hora

Plataforma: ZOOM

PARA PARTICIPAR, TIENES QUE REGISTRARTE GRATUITAMENTE AQUÍ:

(ATENCIÓN: Tienes que CONFIRMAR tu registro. Si no lo haces, no te llegará el correo con el link de Zoom para la clase. Si confirmas y no llega nada, revisa tu SPAM, por si acaso)