Cómo se hace un Calendario de Adviento (O el de esta casa)

Cómo se hace un calendario de adviento
Les voy a enseñar cómo se hace un Calendario de Adviento

 

Las tradiciones son una manera de transmitir valores, y a mí todo lo que sea enseñar a mis hijos a ser buenas personas me encanta.

Hoy me robo este espacio de Asuntos de Mujeres para contarles a otras mamás que encontré una tradición muy especial que no se deberían perder y se llama: “El calendario de adviento de esta casa”

El calendario de Adviento es una cuenta regresiva de la Navidad, -del 1 al 24 de diciembre- y lo hay de varios tipos: desde láminas de cartón con chocolaticos adentro, hasta de madera y piezas de colección.

Hay muchas teorías sobre su origen, te puedes pasar la tarde leyendo en Google cómo nació la idea de este calendario; pero si te metes en Amazon, lo que vas a descubrir es que hay de todos los tipos y colores.

Yo empecé a hacerlo hace mucho y me gustó, porque es una gozadera escuchar lo que dicen mis hijos, aprendes mucho y se repasan cosas importantes de tu vida y tus propósitos familiares. Uno pasa un rato maravilloso en familia, de verdad.

Ya llevo unos años haciendo un calendario de adviento que he ido modelando para mi familia, y que llamamos “Calendario de Adviento de esta casa” para que nadie nos diga: – ¡Ay, no así no es! –

Pues, “el de esta casa” es así.

El “Calendario de Adviento de esta casa” está hecho para reforzar los valores que queremos transmitir a nuestros hijos, conocernos mejor y conversar.

Es una actividad fácil que nos aporta muchas cosas positivas como familia e individuos. Por eso quiero compartirla con todo el mundo, para que lo practiquen y vean los excelentes resultados que nos trae (con muy poco esfuerzo).

No me habría tomado tantas molestias si no creyera de verdad que este tipo de cosas nos hacen ser mejores personas y más fuertes; además, créanme: ¡Vale la pena!

El “Calendario de Adviento de esta casa” contiene básicamente propósitos, cada día uno y muy variados. Hay muchas cosas que hacer en un año y la idea es que sean propósitos a cumplir de aquí en adelante (Y que reforzaremos en el calendario del próximo año).

La parte difícil es pensar en los propósitos

Por eso, les doy ideas de los que yo uso para que las adapten o copien, pero cada familia lo hace de acuerdo con sus valores y creencias, que en algunos casos serán universales -como no mentir-, y en otros, serán de cada casa (como no pegar a mi hermano), que yo no lo tengo, porque mis dos hijos no se pegan, pero una amiga mía lo necesita urgente, por ejemplo.

Mientras más le dediquemos a esto, mejores resultados tendremos.

Lo demás, los detalles no importan… No hay que hacer la gran manualidad.

Bueno, aquí va…

 

Propósitos del Calendario de Adviento
Estos son algunos de los que hicimos

 

Ingredientes del Calendario:

 

Papel para escribir los propósitos. Uno cada día, relacionados con los valores, de todo tipo, desde querernos hasta defendernos… Siempre con una razón y una explicación.

Es muy importante, no solo exponer por qué, sino conversarlo y poner ejemplos.

Yo aquí frente a mis hijos, he tenido que confesar cosas como que una vez le pegue a una niña por demostrar que yo era más fuerte (que claramente lo era) y lo mal que la hice sentir. Aquí toca confesar cosas y contarlas para que ellos también nos cuenten.

 

Cada bolsita del Calendario de Adviento lleva un propósito
Así hicimos nosotros los propósitos

 

Bolsas/envase para guardar el propósito y el regalo. Yo lo hago así, pero se podrían meter todos los propósitos en un tarro y los vas sacando cada día, por ejemplo.

Yo lo hago cada día porque me cuido de mantenerlo variado. Si un día hablamos de “no decir mentiras”, el siguiente intento que sea “dar gracias por cosas que tenemos”. Procuro repartir los propósitos para que no les parezca aburrido.

 

Preparando las bolsitas para el Calendario de Adviento
Pueden usar este tipo de bolsitas.

 

Bolsitas del calendario de adviento
Bolsitas del Calendario de Adviento de esta casa

 

 

Regalitos. En 23 de las 24 bolsitas meto un detalle. Lo usual es poner un chocolate cada día, pero yo varío el regalo: gomitas, chocolate, un trompo/peonza, unos mini cuentos, un mini-detallitos, etc. Se vale repetir, a veces, es uno para cada uno, y a veces es uno para todos.

No hay que volverse loco con esto, los dulces te sirven por lo menos para 12 días de 23, y lo demás siempre hay detallitos que los niños encuentran fascinantes y que no nos imaginamos, como una lupa o un metro (yo este año metí una brújula a ver qué tal).

¡Ah y no nos olvidemos de nosotros!!! Casi todo es para todos, incluyendo padres, que para hacer esto, nos tenemos que sentar en una posición poco natural para los 40 años (sentados como indios en círculos) Así que… ¡qué menos que un MilkyWay para agradecer!

 

Chucherías mecato y detallitos en cada bolsito del calendario de adviento
Puedes meter lo que se te ocurra.

 

Soporte. Pared, ventana o puerta (donde colocarlo). Yo lo tengo en la puerta de salida de casa, nos sentamos debajo y abrimos la bolsa cada día; después quito la parafernalia navideña y dejo los propósitos todo el año ahí… Porque no vencen y está bien mirarlos de vez en cuando.

 

Cómo se hace un calendario de adviento
Pueden usar la puerta como soporte del calendario de Adviento

 

Ganas. Esto es lo que más hay que tener, el ingrediente principal, porque hay que dedicarle un ratico cada día, y es lo que realmente hace este calendario especial.

 

No creas que tu hijo es muy pequeño o muy grande… Yo llevo ya varios años haciéndolo y aunque ha variado, Andrés era un bebé cuando empezamos, los propósitos eran más sencillos, pero lo hacíamos.

Y el año pasado mi amiga Cris, se lo hizo a su hija de 18 años y fue una buena experiencia a repetir este, con 19 y primer año de medicina aprobado. Así que si estás pensando que no va a funcionar… ¡Te estás equivocando antes de empezar! 

 

Como se hace Calendario de adviento
¡Listo el Calendario!

 

Preparación del calendario

 

Cada noche, nos sentamos los cuatro (mis dos hijos, mi esposo y yo), donde no hay mayores distracciones. Nada de teléfonos, televisión etc.

Nosotros nos sentamos en la noche cuando ya el día se ha acabado, y solo queda cepillarse los dientes. Sé que diciembre es un mes ajetreado, así que las horas se pueden variar, siempre que dejemos el espacio para esto y no lo hagamos como los locos, mientras montamos una sopa o ponemos la mesa y nos vamos gritando los propósitos.

Crear ambiente influye directamente en el resultado. Ahí dejo esa frase de profesor de secundaria lidiando con adolescentes.

El orden también importa: primero el propósito y el regalo, después. Es como el Happy Meal de Mac Donalds: primero comer y después el regalo… si no, ná.

Leemos y hablamos sobre lo leído o hacemos lo que dice. Hay unos propósitos que solo dan para conversar, como: “Voy a cuidar y a proteger a los amigos”. Lo importante es que comentemos por qué y tratar de que ellos cuenten para qué, cómo lo harán, etc.

No siempre es fácil, hay que ser muy proactivo, pero créanme, que de estas conversaciones se saca mucho.

“Vamos, haremos” todo en plural, porque nos incluye a los cuatro… Yo también me comprometo a cepillarme mejor los dientes, todo es para todos.

 

Los propósitos que más me gustan a mí son…

“Voy a llamar a mis abuelos para decirles cuánto los quiero y lo importante que son en mi vida”. En ese momento llamamos a cada abuelo para decirle sin más, cuánto los queremos; después de una sana explicación de lo que estamos haciendo. Es muy especial escucharlos decir: – Abuelo, te quiero y me gusta mucho cuando me vienes a buscar a la práctica de fútbol-. Son tonterías, pero tonterías de esas importantes.

Propositos calendario de adviento DimeTuqueno
Ejemplos de propósitos

Este propósito lo hacemos también con los tíos y es muy bonito. El de los tíos lo hacemos otro día distinto porque yo tengo muchos hermanos y tampoco es plan, pero si son pocos, se podría resumir en un día… Se me ocurre.

Otro de mis favoritos es: “Voy a decirle a Andrés cuánto lo quiero y porqué es importante para mí”. Ese propósito está para cada uno de los miembros de la familia, pero en distintos días. Esto hace que un día se lo dediquemos a uno y es muy divertido, porque acordarse de las cosas que nos gustan del otro genera que el de al lado se acuerde de más cosas y es una conversación muy sabrosa y muy recomendable.

 

Propositos del calendario de adviento

Es increíble escuchar de tu hijo lo que le gusta de su hermano, y tú normalmente ni sospechas; y ni hablar de lo que le gusta de ti. El año pasado, mi hijo me dijo que una de las cosas que más le gustaba de mí es que hago los globos de chicle más grandes que él haya visto… ¡y es verdad!

Cada noche le dedicas un ratico, unas noches menos, otras más, porque no todos los propósitos dan tanto de sí; también damos las gracias por las cosas que tenemos e incluso algún día solamente leemos un cuento. Esto no es un propósito en sí mismo, pero lleva implícito una actividad familiar que queremos mantener todo el año.

 

Propósitos del calendario de adviento

Bueno, ¡A hacer el calendario, que aún hay tiempo! Créanme que de aquí al 1 de diciembre lo tienen listo, y lo demás es rodar para pulir detalles los próximos años.

Suerte con el calendario de adviento de tu casa.

¿Te gustó? Sígueme en mi Instagram: @dimetuqueno

Fotos: @dimetuqueno