¿Cuántas mamás son y siguen siendo machistas?

Tengo un gran problema: no logro entender la crianza machista en este país (Venezuela).

Tuve una fuerte discusión con una tía y mi abuela sobre mi forma de vestir. Ni siquiera es que me visto “mal”, aunque eso igual es algo muy subjetivo. Pero según ellas, “a veces” yo me visto de manera “provocativa”.

La discusión comenzó porque me puse una camisa escotada sin sostén para ir a la universidad.

A mi abuela no le gusta que la use porque no me queda bien (señalando también que soy muy delgada y no debería estar mostrando esas partes de mi cuerpo). Yo respondí que me sentía bien con ella y muchas personas me han dicho que me queda linda.

Pero ella quiso responsabilizar a mi mamá por mi forma de vestir. Prácticamente soy una adulta, creo que mi mamá ya no tiene nada que ver en esto; pero al menos ella me defendió y dijo que si a mi me gustaba, que la usara, que hasta a ella le gustaba como me quedaba.

Luego mi tía (a quien llamaremos N), se unió a la conversación y la cosa empeoró. Ella alegó que no importaba si me quedaba bien o no, que si yo salía con eso puesto, estaba provocando a los hombres y que ahí es cuando “las cosas malas suceden”.

Yo no salía de mi asombro, así que decidí lanzar mis argumentos de por qué no estaba de acuerdo con eso.

Lo primero que le dije es que no es mi culpa y que yo no me visto así para provocar a nadie, de hecho, lo hago por 2 razones muy sencillas:

1. Hace calor donde vivo, lo que convierte la blusa en una pieza muy funcional, punto.
2. Me siento bien con ella, y me parece que eso es lo más importante a la hora de vestirse.

Después añadí que la razón de ese problema no son necesariamente los hombres, sino quienes los crían y sus modos.

N dijo que todos esos valores vienen de casa. Ella es profesora de un colegio público, así que debería saber la importancia de la educación, tanto en el hogar como en la escuela.

N decía que no importaba lo que dijeras, “los hombres no entienden”. Pero… ¿Hasta cuándo vamos a tratar a los hombres como animales instintivos sin razonamiento?

Le puse el ejemplo de los hombres de nuestra familia. Mis tíos pueden ver a una mujer con los senos más grandes, el trasero más redondo y la cintura más pequeña, y jamás se van a acercar a ella para decirle algo, y mucho menos para insinuársele de manera morbosa. ¿Qué dijo ella? La respuesta obvia: “Es que ellos sí fueron bien educados”.

Si funcionó con ellos ¿Por qué no con todos?

N me dijo que “los tiempos de antes eran mejores, los hombres te lanzaban piropos en la calle, eran bonitos y hasta provocaba escucharlos, ya no”. Hasta ahora, yo no conozco a la primera mujer que se sienta halagada por un piropo callejero, sabiendo bien el contexto y la forma como suelen ser dados.

¿Por qué siempre es la mujer la responsable del mal comportamiento de los hombres? Si una mujer es golpeada por un hombre, “alguna razón le dio” o si una mujer es violada “seguro estaba pasada de tragos y/o andaba vestida como una zorra”. 

¿Llevar escote da derecho a que un hombre irrespete a una mujer?

Abrir la mente es importante para avanzar como sociedad.

Admitir que ciertos aspectos de la crianza de antes están equivocados, te hará una madre más consciente.

No hay necesidad de aferrarse a ciertas costumbres sociales, porque ellas cambian con los años al mismo ritmo que cambian las generaciones. Es cambiar esa perspectiva que nos hemos formado ahora del papel de los hombres y las mujeres en la sociedad.

¿Por qué es tan difícil para muchas madres aceptar que la crianza que se daba (y aún se da) es machista y sexista?

¿Por qué no se atreven a cambiar esos factores para probar que la educación es lo que nos ayuda a mejorar?

Estoy segura de que todas las mujeres queremos vivir en una sociedad donde seamos respetadas. Como dijo la modelo Emily Ratajkowski: “Una mujer puede ser sexual y seria al mismo tiempo”.

Todas tenemos derecho a vestirnos como queramos, y eso no le da permiso a ningún hombre (o mujer) de ofendernos o pretender abusar de nosotras. Todas las mujeres deberíamos tener el mismo derecho de los hombres de ser sexualmente libres y tomadas en serio.

Estas son las cosas que creo que las mamás hacen, muchas veces sin darse cuenta, criando a hombres machistas:

Cuando tienen hijos hembras y varones, y no les exigen el mismo nivel de responsabilidades en el hogar. La niña siempre debe hacer más e incluso, servirle y hacerle las cosas a su hermano. Un ejemplo que viví: una vez me despertaron en la noche para lavar los platos, porque “era mi tarea”, pero a mi hermano -a quien le tocaba secar y ordenar- no lo despertaron porque “él estaba durmiendo y no había que interrumpirlo”.

Al ser adolescente, si eres mujer, te dicen que no puedes tener novio, que esperes a ser mayor, a graduarte de la universidad o a tener un trabajo; y si tienes, te dicen todas las consecuencias que pueden ocurrirte, como quedar embarazada, contagiarte de alguna enfermedad o andar en boca todos. Cuando eres hombre, te preguntan por “las novias”, y si ya tienes, te felicitan.

Si eres un hombre joven, puedes tomar y salir de noche hasta la hora que quieras, pero cuando eres mujer, hay más restricciones porque “puede pasarte algo” y “las niñas decentes no están hasta tarde en la calle”.

Si eres mujer, no solo debes estudiar y trabajar, también debes prepararte para ser una buena esposa que atienda a su esposo, que tiene un hogar que mantener y unos hijos que cuidar; en cambio, a los hombres no se les exige eso.

Si eres mujer, y desde temprana edad decides no tener hijos, eres criticada y señalada, incluso dicen cosas como: “Espera a que te cases…”, como si un matrimonio podría hacerte cambiar de opinión, sobre todo cuando (se supone) eso debería estar hablado previamente con la pareja. Es como si ser madre es el nivel máximo que hay que desbloquear para ser mujer. No obstante, cuando eres hombre, no le dan la misma importancia.

Si eres mujer, todo el tiempo te dicen cómo tienes que vestirte “para que no des a entender otra cosa”. Los hombres viven toda su vida vistiéndose como les provoque sin reparar en ello jamás.

Mi propuesta para mejorar la educación de los niños es sencilla:

Críen a niños y niñas de la misma manera.

Y sé que esto es un asunto polémico, porque a nadie le gusta que le digan cómo criar a sus hijos y porque sé que hombres y mujeres somos diferentes; sin embargo, como alguien que ha crecido con la presencia de niños pequeños toda su vida, creo que puedo permitirme hacer algunas sugerencias.

A los niños siempre se les enseña que pueden ser todo lo que quieran ser, y muchas veces a las niñas solo se les enseña qué *no* hacer.

Empoderar a las nenas desde pequeñas es importante, para que aprendan que son capaces de lograr lo que se propongan. Existen muchísimas mujeres en el mundo que son excelentes modelos a seguir, y además, en todos los campos profesionales. Cuando somos jóvenes, fácilmente nos sentimos inspirados si tenemos a alguien a quien admirar, y eso desarrolla la motivación para realizar cosas grandiosas.

No hay que limitar a los pequeños por problemas sexistas. Una niña puede jugar fútbol, un niño puede tomar clases de ballet, una niña puede vestirse con camisas de superhéroes, un niño puede usar ropa rosada. Si a Deyna Castellanos la hubiesen criado con la mentalidad de que “el fútbol es solo deporte de niños”, no sería hoy en día la goleadora histórica (y venezolana) de la Copa Mundial Femenina de Fútbol Sub-17.

¿Acaso hay temor de que su hijo se les declare homosexual? Eso es un sinsentido.

Es momento de sacarse el chip de la cabeza de que “hay cosas de niño y cosas de niña”. Quizás para muchos no es fácil, porque crecieron con eso, pero deténganse a pensar ¿Qué es lo peor que podría suceder si le dan la oportunidad a los niños de hacer cosas del “sexo opuesto”?

Así que ya sabes, mujer…

Si quieres mostrar escote ¡Bien!
Si quieres usar suéter ¡Bien!
Si te quieres maquillar ¡Bien!
Si te gusta ir natural ¡Bien!
Todo debe ser válido para las mujeres, siempre y cuando sea por decisión propia y nos haga sentir mejor con nosotras mismas.