El mundo desde la mirada de una mujer introvertida

El mundo visto desde la mirada de una mujer introvertida

Identificar a una persona introvertida puede ser sencillo, sin embargo, hay introvertidxs que intentan ser diferentes a quienes son en realidad para poder ser aceptados socialmente. En este artículo, la periodista Sara Armas (@searmas), te cuenta qué significa ser introvertida en un mundo de extrovertidos.


 

Es viernes por la tarde, ¿Unas cervezas con los compañeros de trabajo? ¿Por qué no? Parece un buen plan. Pero inmediatamente mi mente fantasea con la felicidad que me produce llegar a casa.

Estirarme en el sofá es un deseo casi perverso, ver una serie, pedir comida a domicilio, perder el tiempo en cualquier red social o seguir aquella conversación profunda por WhatsApp con esa amiga que no vive en tu misma ciudad o país me llenan de júbilo. Ese es mi tipo de viernes, es ideal, es perfecto; no tienes que aceptarlo ni etiquetarlo.

Cuando era pequeña disfrutaba jugar sola y era callada y tranquila, pero según la sabiduría popular, los niños debían ser histéricos, con mucha energía y con ganas de estar con otros niños. Así que era un bicho raro porque no disfrutaba hacer lo que se supone que a todos les gusta a ciertas edades.

 

Ser introvertida está mal visto

La introversión según Carl Jung, psicólogo suizo que se encargó de la difusión del término, se define como una actitud más interesada en los procesos internos y la introspección. En cambio, los extrovertidos concentran sus intereses en los estímulos externos.

Mi vida transcurrió con idas al psicólogo, terapias raras, pastillas para la atención y actividades para la concentración. Pero yo solo era introvertida, parecía que la actitud contemplativa y tranquila era un error.

 Y lo peor de todo es que prácticamente más de la mitad de mi vida estuve convencida de que mi personalidad era incorrecta, que algo estaba mal conmigo.

Recuerdo que mi mamá me inscribía en cuanto curso o taller existía. Hice teatro, danza, gimnasia, ballet, planes vacacionales, cualquier cosa que propiciara el contacto social y la exposición, y aunque me divertía, quedaba absolutamente agotada. Mi madre también creía que algo no estaba bien y que tenía que ayudarme, a pesar de que tenemos la misma personalidad.

Es curioso porque el primer obstáculo que debemos enfrentar lxs introvertidxs, es creer de verdad que no somos unos anormales y no hay ningún problema con nosotros. Y algo que la sociedad debe internalizar es que la introversión no es algo que se necesita arreglar, porque no hay nada defectuoso en ella, es algo que debe ser entendido, punto.

Así como mi mamá que aun siendo introvertida hizo lo posible para que yo fuera diferente, me encuentro a menudo con muchas mujeres introvertidas que ahora son madres y hacen lo mismo: procurar a toda costa que sus hijos sean extrovertidos.

Supongo que debe ser el miedo a que rechacen a tu hijx, no encaje o pierda oportunidades por ser más bien introspectivo y callado, pero me pregunto ¿Será que no se pierden oportunidades por hablar de más, por tomar decisiones apresuradas, o por querer ser muy sociable? ¿No puede haber rechazo en eso también?

Como hija introvertida te digo que me hubiese gustado que reforzaran mi personalidad en lugar de intentar cambiarla.

Si buscas sinónimos de introvertido en la RAE te encontrarás con palabras como retraído, huidizo, insociable ¿Son ideas mías o todos los significados dan la impresión de que sea algo negativo? Mientras que si buscas extrovertido, aparece abierto, simpático, sociable. Diferente, ¿no? Pues no me extraña que socialmente un temperamento sea más aceptado que el otro.

Es el estereotipo que se ha creado en torno a las personalidades lo que nos hace idealizar ser de una forma o de otra.

 

No hay nada malo en tu personalidad si eres introvertida

 Admiramos más la acción, el tomar riesgos, las decisiones rápidas, el trabajo en equipo, la socialización, el hablar sin parar, porque aparentemente son características de gente exitosa que quiere comerse el mundo. Por otro lado, no valoramos la soledad, la individualidad, la contemplación, la prudencia y el escuchar. Estas últimas características, parecieran ser, según la creencia popular, la dirección directa al fracaso.

Lo siento, pero vengo a derrumbar estereotipos porque algunos de los personajes que han marcado la diferencia a lo largo de la historia y que aportaron grandes invenciones, ideas y lideraron movimientos importantes, tenían un temperamento calmado y de introspección. Rosa Parks, Einstein, Newton, Bill Gates, Eleonor Roosevelt, JK Rowling. Y así una lista infinita, estas personas estaban muy lejos del “ideal extrovertido”.

¿Recuerdas cuántas veces, en tu niñez, tus padres se disculparon por causa de tu timidez? Yo sí.  Ser tímidx e introvertidx no es lo mismo. La timidez es más común del temperamento introvertido, la diferencia es que esta tiene como base el miedo a la desaprobación social o a la humillación, y la introversión es simplemente una preferencia a lo que no esté cargado de estímulos excesivos. Y ¡Sorpresa! los extrovertidos también pueden experimentar timidez, aunque no sea lo habitual.


¿Lista para leer más artículos de Asuntos de Mujeres? ¡Qué bueno! Porque queremos contarte muchas historias que se parecen a ti y también queremos cuidarte mucho ¡Pero necesitamos que nos apoyes y acompañes!

¡SUSCRÍBETE! Y sé parte de nuestra comunidad.


La introversión no es un obstáculo

Uno de los momentos más duros que pasé, fue cuando me atreví a decir en voz alta que quería estudiar periodismo, carrera que algunos asocian con alguien que tiene que hablar mucho y ser el centro de atención. Tuve que lidiar con los siguientes comentarios:

– ¿Pero tú tan callada vas a estudiar eso? – ¿Pero si tú no hablas? – Bueno, pero vas a tener que ser un poco más animada. -El periodismo para sordomudos puede ser tu opción.

A partir de aquí un deseo profundo por demostrar que sí podía, a pesar de “mi problema”, se apoderó de mí.

Estudié periodismo y trabajé en relaciones públicas, un trabajo que, según los más puristas, es impensable para una persona introvertida. Entrevisté a muchas personas, estudié en el exterior, hice más entrevistas ahora alejada de mi zona de confort, y ¿Adivina qué?, nunca entendí cuál era la predisposición de la gente a que yo no pudiera lograr cosas simplemente por mi personalidad.

Y entendí que para una persona introvertida es muy difícil tomar consciencia de sus fortalezas, pero una vez que lo logramos no pueden detenernos. Me di cuenta de que lo importante es saber escuchar para poder hacer las preguntas correctas, así que había elegido la carrera ideal y en la que mi personalidad encajaba perfectamente. Porque si algo se nos da muy bien a lxs introvertidxs es escuchar.

La introversión tiene que ver con cómo respondes a los estímulos y cómo te recargas de energía y dista mucho de lo que eres capaz de hacer. Es como asumir que un extrovertido es un buen comunicador (que no es lo mismo que hablar mucho). No necesariamente.

El segundo obstáculo es lidiar con las etiquetas. Además de las que dice la RAE, aburridos y raros entrarían en la lista. Tampoco somos considerados en ciertos entornos profesionales y cuando se habla de liderar un equipo, nuestra personalidad no suele ser la “ideal” aunque está comprobado que un líder introvertido obtiene los mismos y hasta mejores resultados que un extrovertido.

 

Pero ¿cómo identificar a una persona introvertida?

  • Preferimos las conversaciones en grupos pequeños o con una sola persona.
  • Nos gusta la soledad.
  • Las conversaciones insustanciales no son de nuestro interés.
  • No nos sentimos cómodos arriesgándonos.
  • Preferimos las celebraciones en petitcomitè que una fiesta sorpresa (ni se te ocurra).
  • Con frecuencia nos dicen que somos buenos escuchando.
  • Nos gusta procesar una idea antes de emitir una opinión y esto puede durar horas o días. Aquí no entran las prisas.
  • No nos gusta el conflicto.
  • Preferimos trabajar solos que en grupo.
  • Ir a eventos nos agota, aunque nos hayamos divertido.

¿Te identificaste como introvertidx?

Si no es así, seguro tendrás una amiga, amigo, pareja o familiar con esta personalidad.

Este artículo no se trata de que una forma de ser sea mejor que la otra, pero considero que socialmente una es más aceptada y asimilada como “la mejor”. Mi intención es que comiences a ver el valor que ofrecemos lxs introvertidxs a tu vida y al mundo.

 

 Si tienes un introvertidx en tu vida…

  • Realmente eres importante para nosotros, no somos de muchos amigos, pero los que tenemos los apreciamos y cuidamos.
  • Eres afortunadx, tienes la prudencia a tu lado. No solemos ser apresurados en nuestras decisiones.
  • Obtendrás buenos consejos, esto es producto de la introspección y nuestro bien más preciado: momentos de soledad.
  • Tendrás a alguien que quiere escucharte de una manera genuina.  Y aquí aplica el dicho que dice “Habla poquito, pero cuando habla…” podemos ser muy fructíferos y agregar mucho valor a la conversación o lanzar a la yugular, ¡oops!
  • Te sentirás bien en el silencio.  Lxs introvertidxs lo hacemos cómodo.

¿Qué más agregarías?

¡Ah! Te tengo una buena noticia: Tu personalidad está bien, no hay nada mal en ella.

PD: ¡Por favor! si eres profesor, maestro, facilitador ¡DETENTE! con los benditos trabajos en grupo, ¡ES AGOTADOR! Entiendo que sea un recurso, pero no siempre es necesario. Da la opción de trabajar solo o en grupos muy reducidos. ¡Gracias!

 

Foto por Maria Victoria Portelles en Unsplash