Estos son los beneficios del sexo durante el embarazo

Estos son los beneficios del sexo durante el embarazo

Hoy todavía existen muchos mitos sobre si es recomendable o no practicar sexo durante el embarazo.

Y es que embarazo y posturas sexuales son dos términos que para muchos no pueden ir de la mano, porque algunos piensan que podrían hacerle daño al bebé.

Sin embargo, cada vez va quedando más aparcada la idea de que el sexo en mujeres embarazadas podría ser perjudicial.

Y es que, salvo prescripción del médico, hacer el amor durante el embarazo no solo es necesario, sino que puede llegar a ser, incluso, más placentero.

Lejos queda, una vez concebido el bebé, las ganas de muchas parejas de mantener relaciones sexuales con el único fin de que la mujer quede embarazada.

Es por este motivo que, después de esa etapa, las parejas se relajan y disfrutan más del sexo en sí y del placer que implica practicarlo sin ningún tipo de presión.

Sin embargo, durante los primeros meses de gestación y sobre todo en embarazos primerizos, muchas mujeres evitan practicar el sexo porque se sienten cansadas, tienen náuseas y les abruma la nueva situación y los cambios que su cuerpo empieza a experimentar.

Además, algunas también piensan que el hecho de ir engordando va a hacer que su pareja las vea menos atractivas; aunque muchas se sienten más deseables.

 

via GIPHY

 

 

El sexo en función del trimestre de gestación

 

Durante el primer trimestre, dejando de lado los cambios corporales y psicológicos que la mujer va a ir experimentando, hacer el amor resulta de lo más placentero. Y es que, además de hacerlo sin la presión de la concepción, los órganos pélvicos tienen una mejor irrigación sanguínea y eso hace que los orgasmos sean más placenteros.

Además, la barriga aún es pequeña, por lo que hay más libertad de movimientos. Durante el primer trimestre, sin embargo, muchas mujeres son más reticentes a practicar sexo, principalmente porque piensan que al bebé le puede ocurrir algo.

via GIPHY

 

En el segundo trimestre, que va aproximadamente de la semana 16 a la 30, es cuando la mujer se siente mejor; el embarazo está más consolidado y la futura madre toma más conciencia de él, porque ha tenido más tiempo para asimilarlo y porque empieza a notar los movimientos y el hipo del bebé.

Además, el cuerpo de la futura mamá tiene más curvas y eso, a muchas, les hace sentirse más deseadas.

Sin embargo, el hecho de sentir físicamente la presencia del bebé y de pensar que en la cama hay uno más, hace que muchas sean más reacias.

También vuelven a aparecer las dudas sobre si le molestará o si sufrirá durante el acto sexual, y muchos hombres sienten también que han pasado a un segundo plano.

No obstante, hay que remarcar que el sexo sigue siendo completamente inocuo para el bebé, porque éste está protegido por el líquido amniótico y por las paredes musculares del útero. Además, el tapón mucoso cierra el cuello uterino e impide la entrada del semen.

via GIPHY

 

Durante el último trimestre, el sexo es un poco más complicado porque la barriga es mucho más grande. Sin embargo, si se usan las posturas sexuales adecuadas, el sexo se sigue disfrutando plenamente. En este caso, para la mujer es mucho más cómodo ponerse encima del hombre o ser penetrada desde atrás.

Hay que remarcar que las contracciones uterinas que experimenta la mujer al tener un orgasmo son suaves y en ningún caso pueden adelantar el parto. Además, muchos expertos aseguran que el bebé siente el amor que experimentan sus futuros papás y eso ayuda a calmarle.

Queda demostrado que el sexo durante el embarazo no solo no es malo, sino que es altamente recomendable, tanto para los papás como para el bienestar del bebé.

Foto: Pixabay.