La función de las mamás es hacer felices a sus hijxs

Para qué son las mamás

¿Para qué son las mamás, sino para hacer felices a sus hijxs? No se pierdan esta divertida historia sobre la conversación entre una mamá ( @alram82 ) y su hijo y el concepto que este tiene sobre la felicidad.


Esa pregunta me la hizo mi hijo de 10 años hace unos días.

No entiendo para qué son las mamás, sino es para que los hijos sean felices – Reflexionó así como si nada.

¡Ay! Y mi hijo me conoce. Así que cuando terminó la frase, encogió los hombros y arrugó la frente en señal inequívoca de que sabía que la había embarrado.

Para comenzar, todo lo que dijo y pensó está mal, entonces mi deber como mamá es enseñarle por qué está mal. Yo lo miré y le dije:

– ¿Cómo es la vaina? – Le pregunté como increpándolo.

Entonces su cuello ya no existía y su cara era la representación gráfica del arrepentimiento.

Él sabe que desde hace tiempo yo quiero tener novio, y está consciente de que esa experiencia me haría muy feliz.

– Bueno mami- continuó con su argumento. Yo sé que tú vas a tener novio, vas a vivir tu experiencia y eso te hará feliz; pero a veces siento que sería más fácil si ese novio está contigo un rato y luego te echa, porque así tú habrás vivido tu experiencia, pero volverías a estar conmigo y yo sería feliz. Porque tú sabes que yo soy feliz contigo. ¿Eso no te hace feliz?

Yo lo miraba tratando de pensar qué haría @Modomama en esta situación, o si la ocasión ameritaba una respuesta al estilo @Malasmadres Respiré lo más profundamente que pude y con una risita en los labios le respondí: ¡No!

Respuesta posible 1:

A ver hijo mío, soy una mamá y una mujer feliz; pero mi felicidad depende enteramente de mí, no de ti ni de un novio. Ahora, entendiendo que el ciclo normal de la vida es mudarse, casarse y hacer tu propia familia, no puedes pretender que el trabajo de una mamá sea únicamente cuidar a sus hijos y hacerlos felices. Soy primero mujer y siempre lo seré y las mujeres se casan porque es así como funciona la vida,  y si no se casan, igual rumbean, bailan y viajan, porque tenemos que hacer lo que nos hace felices.  

Respuesta posible 2:

A ver pequeño, yo te amo con todo mi corazón, pero mi trabajo no es hacerte feliz sino enseñarte a través del ejemplo cómo se es feliz. Mi trabajo es darte las herramientas para que tú puedas hacer tu vida y encontrar tu propósito. Enseñarte que no tienes que joder a nadie para lograr nada y que tu meta pudiera ser que tu existencia te haga tan feliz a ti, que en caso de otra pandemia, no te aburras encerrado seis u ocho meses porque estarás contigo mismo y eso será suficiente. 

Respuesta real:

¿Y tú crees que cuando te vayas a la universidad me voy a ir de rumba sola? No mi amor, yo tendré novios y hasta me casaré, quién sabe, porque cuando te vayas a la universidad, me iré de mochilera o de crucero a algún lugar, y luego volveré a mi casa con mi amorcito.


Nos encanta acompañarte y que tú leas nuestras historias y artículos ¡Suscríbete! Y forma parte de nuestros Asuntos de Mujeres.


Reflexión final: ¿Para qué son las mamás?

En resumen entendí que, definitivamente, el ejemplo grita más fuerte que cualquier otra cosa. Lo único que puedo enseñarle a mi hijo es a respetar a las personas, quererse mucho y dejar de creer que las mamás nacemos mamás y que nuestra función es hacer a los hijos felices.

Ese día aprendí para qué servimos las mamás. Las mamás sí tenemos la responsabilidad de dejar a la gente que parimos con las herramientas necesarias para que sean felices por sí mismos, para que no jodan a nadie, para que no crean que son el centro del universo y que por eso, todo les será dado.

Suena romántico y hasta mágico, pero el trabajo diario no lo es. Los hijos nos tienen que ver llorar y calmarnos, deben ver que, como seres humanos, nos quebramos y después pegamos los pedacitos y salimos adelante. Deben ver cómo nos bebemos el vino de la casa y al día siguiente nos duele la cabeza y por eso, no nos pueden hablar muy duro; deben ver cómo nos enojamos, cómo nos enamoramos y hasta cómo superamos un despecho ¡Deben ver que somos humanas!

Las mamás servimos para que los hijos sepan que la vida es dura, que la vida es divertida, que la vida a veces cuesta, pero que al final podemos con ella. Y sobre todo, para que sepan que las mamás somos mujeres y que nunca dejaremos de serlo.

Es necesario que como mamás nos tomemos más tiempo para cuidarnos y consentirnos, es la forma que los hijos ven y entienden de amor y autocuidado. También es necesario que sepan que su felicidad no debe depender de nadie ¡Al contrario!

Ese día fue un punto de quiebre en la forma en la que me hablo delante de mi hijo y definitivamente un despertar en cuanto a que mi criatura está creciendo y está listo para entender que yo también tengo derecho de ser feliz.

Ah… Y que debo pensar más antes de hablar, porque definitivamente cualquiera de las otra dos opciones de respuesta sonaban mas lindas que la que le dije.

Foto: Unsplash.com