Si eres una «Mujer anónima», esto te interesa…

Mujeres Anónimas en Asuntos de Mujeres

A través de Mujeres Anónimas, Lilver Tovar ( @lilvertovarluna ) quiere mostrar que las historias de mujeres increíbles, son el reflejo de otras tantas que necesitan respuestas y que muchas veces no encuentran la ruta. Por eso, ella quiere invitarte a ser parte de este proyecto.

 


 

Mi papá siempre decía que “La vida es una mujer” y yo ahora también creo que es así. Su vida estaba rodeada de mujeres, tuvo 4 hijas y me decía que él siempre quiso tener hijas mujeres, que el varón se lo iba a dar yo, y sería su nietito favorito. Y así fue. Así que desde siempre, yo también he estado rodeada de mujeres.

Hace poco, en una meditación que hizo mi admirado Ismael Cala en el día de las madres, sentí que ahí estaban mis abuelas, bisabuelas, tatarabuelas, tías y primas. Sobrinas, hermanas, amigas… ¡Fue tan hermoso! Sentir que estaban ahí, abrazándome, sonriéndome, dándome su mejor energía.

Ahí estaban todas. Entonces, supe que estaba por el camino correcto. Estaba reafirmando que la vida es una mujer.

Cuando descubrí que mi esposo me era infiel, comencé a conversar con diferentes mujeres sobre el tema de la infidelidad, pero la infidelidad vista más allá de “los cachos” y todo lo que hay detrás de eso.

Entonces me di cuenta de que todas justificábamos el hecho. Todas. Escuché cosas como: “Ellos son así”, “Una canita al año no hace daño”, “Ellos necesitan eso”, “No serás ni la primera ni la última”, y un sinfín de justificaciones que me llevaron a indagar más en mí.

¿Y qué creen? Yo también lo justificaba. Justificaba el maltrato: “Viene de otra cultura”, “Sufrió mucho de chiquito” decía. Me di cuenta de que por mucho tiempo viví en una profunda violencia emocional y psicológica, pero yo no lo sabía, porque nunca nadie me habló de eso, ni en la escuela.

Simplemente no me daba cuenta. Justificaba el maltrato. Y lo que es peor, descubrí que era un tema tabú asociado a nuestra cultura y educación.

Hablar abiertamente de esto pareciera ser motivo de vergüenza. Como si hubiera hecho algo mal o fuese culpable o débil.

A pesar de que no hay fórmula para quitar ese sentimiento de dolor, rabia e impotencia de inmediato, comencé a preguntarme: ¿Por qué nos desvalorizamos? ¿Por qué lo permitimos? ¿Qué hace que pongamos al otro por encima de nosotras?

Nosotras mismas permitimos esto y definitivamente no está bien

Nadie va a apreciar nuestro valor si antes no pensamos primero en nosotras. No debemos acostumbrarnos a mendigar amor, a esperar amor. No debemos conformarnos. Y creo que todos tenemos derecho a buscar nuestra felicidad y salir de una relación si esta no nos hace plenamente felices.

Es preferible hablar, decir la verdad y cada quien seguir su camino, igual será doloroso, pero a la vez será honesto. El poder de hacer que este evento nos devaste y domine o nos impulse a mejorar, solo depende de cada una de nosotras. Estamos justamente acostumbradas a normalizar cualquier comportamiento y por tanto justificamos.

Entonces, decidí que eso es un problema a resolver, ¿Pero qué estaba haciendo yo para aportar?

Fue ahí como decidí contar mi historia cada vez que podía, y me di cuenta de que poco a poco iba sanando, pero, a la vez, las otras mujeres se abrían y sanaban y tomaban decisiones. Que para mí es lo más importante: Decidir. Eso implica escucharnos y obedecer ese impulso, esa necesidad de vivir con intención, con propósito. Hacernos las preguntas correctas.

Las mujeres nos necesitamos unas a otras, necesitamos crear tribus para apoyarnos, para entendernos, para comprender que no estamos solas y que tenemos necesidades parecidas. Por ello, a través de Mujeres Anónimas, busco que las historias de mujeres increíbles sean el reflejo de otras tantas que necesitan respuestas y que muchas veces no encuentran la ruta.

Creo en un mundo donde el poder signifique llegar a acuerdos para vivir en perfecta armonía y donde el principio de protección a la Madre Tierra sea esencial porque también es mujer.

Para las mujeres, esencialmente, nos ocupa más el ser que el tener y eso se entiende porque en nosotras existe un profundo amor naturalmente. Y ese amor hace que tengamos la necesidad de proteger a nuestra tribu. Eso está profundamente en nosotras, pero insisten en arrebatárnoslo porque conocen de ese poder. Una sociedad donde las mujeres sean lideres llegaran a una profunda transformación porque se desarrollaría el sentido de la vida desde el ser.

Las mujeres siempre se apoyan entre ellas porque la vida es una mujer.

Lilver Tovar Luna

Fundadora del movimiento Mujeres Anónimas, que tendrá su primer encuentro el 9 de junio de 2020. Busca más información en mi Instagram: @LilverTovarLuna

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¡Estoy tan emocionada 😁! . ¡Tenemos una nueva fecha para encontrarnos! . No se pierdan este martes 9 de junio a las 6:30 pm (Hora Venezuela/Miami), «Mujeres Anónimas en Íntimo». . Me entusiasma un montón «Aprender a Querernos», poder conectarme con ustedes y buscar juntas una respuestas dentro de nosotras 💞. Ustedes son mi inspiración para este nuevo encuentro. . Gracias una vez más a mis queridos aliados 💕 @unitylatam @mediaticaven @Desarrolloven por apoyarme en todo momento y hacer que esta actividad sea totalmente gratuita 🥳. . Si quieres participar accede al linktree ubicado en mi BIO y entra a ➡️ #MujeresAnónimasEnÍntimo . Allí encontrarás los pasos para unirte . . ¡Te espero con todo mi corazón 🥳! . #UnDíaALaVez #YoSoyLilver #LilverSoy #Live #MujeresAnónimasEnÍntimo #MujeresAnónimas #Meeto #MujeresLideresAmérica #AprenderAQuerernos

Una publicación compartida de Lilver Tovar Luna (@lilvertovarluna) el