Bevione nos enseña el poder del amor y la aceptación

El amor y la aceptación Julio Bevione

¿Qué sensación sentimos en el cuerpo cuando tenemos la certeza de que lo estamos haciendo bien?, le pregunté a Julio Bevione en una conversación que tuvimos hace tiempo.

¡Paz!, me respondió.

Y también me habló de algo que a mí, en lo particular, me cuesta un poquito: aceptar la realidad tal y como es.

Entonces Julio, comenzó a hablarme de el verdadero significado de aceptar, del amor y de la libertad. Aquí les dejo lo que recogí de nuestro encuentro.

Cada vez que pierdo la paz, entro en un terreno de desorden. Gran parte del estrés que tenemos, es que vivimos de esta forma: hoy viernes, quisiera que fuera jueves para tener más tiempo; es que son las 11:20, pero quisiera que fueran las 9:20 para tener más tiempo. Soy esto, pero me gustaría ser lo otro; mido 1.50, pero quisiera medir 1.65; bajé tres libras, pero ¿Por qué no bajé 15?…

Y vivimos todos los días renegando de nosotros, en vez de aceptar lo que somos.

Cuando hacemos lo segundo, me asegura él, nos volvemos más poderosos.

«Una persona que tenga menos estatura de la que el mundo quiera, más kilos de los que el mundo quiera, menos entrenamiento en una universidad de lo que el mundo quiera, pero se conoce a sí misma, triunfa. Una persona que depende de todo eso, puede que haya logrado todas sus metas, pero llegó ahí estresadísimo y entregó su vida a cambio de eso», agrega contundentemente.

 


¡Hicimos un podcast con Julio Bevione!

Y este forma parte de nuestra nueva plataforma de pódcasts que vas a poder disfrutar desde YA ¡Y que te va a encantar!

 

¡Suscríbete en nuestro canal AQUÍ!


Mejorar la forma en la que hacemos las cosas

Lo primero que tenemos que hacer es reconocer lo que ya somos. La tarea espiritual es alinear lo físico (la personalidad y nuestra humanidad) con el espíritu.

Cuando nosotras hacemos algo en función del espíritu, logramos una alineación donde todo entra en el sentido de la vida, donde hay una fluidez mucho más armoniosa, donde, incluso, cuando aparece una dificultad, no la vemos como algo terrible; entendemos que es un momento de dificultad, entonces, resolvemos y seguimos.

Si tú le pones a una planta un techo arriba, la planta va a buscar naturalmente la luz, se va a doblar y va a seguir para arriba. No es que la planta diga: ¿Quién puso este techo? ¿Por qué me pusieron este techo?

¡Eso es lo que hacemos nosotros!: quedarnos abajo discutiendo con el techo o creyendo que hasta ahí no podemos más, porque físicamente no damos más. Pero el espíritu nos va moviendo, y es ahí cuando les digo que esa elevación espiritual es posible: Se trata de salir al mundo a sostener la verdad de quiénes somos.

 

via GIPHY

Cuando nos quedamos quietos, intuimos que es por ahí…

El poder del amor

¿Cómo impulsar la energía de amor?

Se piensa que el amor es lo bueno, bonito y lo que tiene corazones. Ese es el código humano del amor. Pero no todo lo que viene con corazones, viene con amor. A veces nos llevamos paredes por delante llenas de corazones y decimos: «Pero, al final yo pensaba que esto era amor».

El amor se siente, no se percibe desde la mente. Esto es importante entenderlo, porque si no, nos confundimos demasiado y nos esforzamos en ser amorosos, porque creemos que el amor tiene una determinada forma y sigue unas determinadas palabras.

Si el amor es liviano, significa que todo lo que me pese menos hacer, será más amoroso; por ejemplo, pelearse con alguien requiere un esfuerzo, desde la musculatura, para levantar la voz, hasta idear todo lo que le vas a decir, y tratar de que sea lo suficientemente agresivo para que la otra persona se sienta mal.

A veces, lo más amoroso sería: ¿Qué es lo que en este momento siento más liviano decir? Quizá es: Ok, lo dejamos para después.

Claro, el amor, en la forma del amor, parece no amor.

Pero amor es usar aquello que se siente bien, dar una respuesta amable al que es agresivo, ser silencioso a lo que te invita a la lucha, tener una palabra optimista frente a lo negativo.

Por eso hay algo muy claro con respecto al amor: que el amor es lo más cercano al espíritu, por lo tanto, si el espíritu está relacionado con la energía divina, el amor no se puede sentir humano.

El amor es silencioso, pasivo y activo en muchas maneras, pero no desde lo físico. A veces logramos mucho más dejando de hacer y haciendo silencio.

Por ejemplo, si estamos en una reunión y todos quieren tener la razón, ¿Cómo cortamos la energía?: quedándonos quietos y haciendo silencio.

Ser amoroso es hacer aquello que se te facilita hacer, de la forma más suave y desde la convicción de que estamos impulsando una energía que es muy poderosa; pero no hace mucho ruido.

Si estoy en paz, voy a ser amoroso. Ser amoroso significa, a veces, decir las cosas como las siento, no tratar de quedar bien.

Ser amoroso significa a veces callarme la boca.

Es lo que se siente en paz en ese momento, es decir, cuando lo que hacemos está en dirección a nuestra esencia y a nuestra paz, eso es ser realmente amoroso.

Ser libres

La libertad no es tener el poder de llevarte al mundo por delante. Es ir poco a poco, diciendo no, cuando quieres decirlo; diciendo sí, cuando quieres decir sí; diciendo hasta aquí cuando ya no quieres más. De a poquito vas ordenando todo.

Y es esa libertad de volver a elegir, la que tiene poder sobre nosotros.

Estas elecciones pueden ser dolorosos en el entorno y va a haber un cambio a nivel mental y eso puede ser incómodo. Por ejemplo, no aceptar un trabajo en el que te van a pagar mucho dinero: va a haber discordia en tu mente, pero vas a sentir una paz tan grande en tu corazón, que dirás: de todas maneras no, aunque me paguen el doble.

¡Porque ya lo has probado! Ya has dicho que sí a eso que sabías que no te convenía y ya sabes cómo te fue.

Cuando te alejas de eso, esa es la libertad de volver a elegir.


¡Estrenamos nueva plataforma, y arrancamos con Julio Bevione!

Así que si quieres verlo y aprender mucho más de él, ENTRA AQUÍ

 

Patreon Asuntos de Mujeres Julio Bevione
Conoce nuestra nueva plataforma de micromecenazgo Patreon AQUÍ

¡Te esperamos! Sé parte de esta nueva aventura