¡Come más granos! Yo te digo cómo…

Me encanta investigar sobre cómo alimentar a mi familia de forma saludable y equilibrada, me gusta cocinar e inventar recetas, también trato de fomentar el consumo de vegetales y frutas, aún cuando a veces resulte difícil.

Hace poco escribí en mi blog «4 ideas para lograr un buen manejo de los alimentos en casa» y aprovechando esta oportunidad en Asuntos de Mujeres, me gustaría preguntarte ciertas cosas al respecto: ¿Qué guardas en la despensa de tu cocina? ¿Son más los paquetes comerciales o los alimentos naturales? ¿Hay frutas al alcance de toda la familia? Cuando tienes hambre ¿Qué es lo primero que buscas? ¿Organizas tus menús para la semana? ¿Le das prioridad a los vegetales?

Te quiero contar por qué deberíamos moderar el consumo de proteína animal y alimentos procesados:

El doctor Hiromi Shinya, uno de los inventores de la colonoscopia (impulsor de la técnica y diseñador del instrumento utilizado para la misma), comenta en su libro “La enzima prodigiosa”, los efectos del consumo excesivo de proteína animal o de alimentos procesados:

  1. Puede generar pérdida de energía.
  2. El exceso de proteína sobrecarga el hígado y los riñones.
  3. La ingestión excesiva de proteína acelera el proceso de envejecimiento.
  4. La alimentación y la nutrición pueden tener un efecto significativo en el comportamiento de los niños (déficit de atención e irritabilidad).

Así que, tomando en cuenta estos principios, te quiero compartir algunas recomendaciones al respecto que me han servido:

  1. Elijo siempre alimentos de origen vegetal (variedad de frutas, verduras y leguminosas).
  2. Sustituí el arroz blanco por arroz integral.
  3. Cambié la sal refinada por sal rosada.
  4. Remplacé la margarina por mantequilla o aceite de oliva prensado en frío.
  5. Sustituí el azúcar refinada por miel de abejas, panela y azúcar de coco.
  6. Hago en casa las mermeladas o compro artesanales o sin azúcar.
  7. Sustituí los condimentos de paquete por cúrcuma o hierbas aromáticas.
  8. Sustituí el pan industrial por pan artesanal o a partir de levadura madre.
  9. Cambié las gaseosas y los jugos de caja por agua.
  10. Cambié el cereal de caja con bastante azúcar por quinua pop o granola hecha en casa o artesanal.
Sustituye el arroz blanco por arroz integral.

Pero tampoco te alarmes, hay formas muy nutritivas de sustituir la proteína animal, y es comiendo más lentejas, garbanzos, frijoles, etc.

Te paso algunos tips para que no te caigan pesados:

  1. Cocínalas con un tris de alga nori o la que tengas en casa, para que ablanden más rápidamente; además las va a complementar por su contenido en minerales.
  2. En mis clases de cocina aprendí que nunca debemos agregarle bicarbonato (ya que tiene un efecto extremo de hinchar y expandir).
  3. Nunca añadir sal al principio de la cocción, porque no se ablandarán.
  4. Tuesta la legumbre sin aceite después de haberla dejado en remojo toda la noche y antes de cocinarla.

Las leguminosas tienen muchas cualidades, una de ellas es que al integrarse en un plato con un cereal (arroz integral), obtenemos una proteína completa, que además contiene fibra de buena calidad.

Además se pueden comer en cualquier comida del día (como comida principal o snack, etc.). ¿Qué tal un humus de garbanzos? ¿Te gustaría unas torticas de lentejas o unas galletas de garbanzos?

¿Qué tal un rico hummus?

Hoy nuestro protagonista son los garbanzos con tomate. Estoy segura de que te encantará esta receta. ¡Es uno de nuestros platos preferidos!  ¿Te animas a probar?

Ingredientes:

7 tomates pelados y sin semillas

1 taza de agua

1 diente de ajo

1/3 de taza de romero picado muy finamente.

1 taza de garbanzos cocinados.

Sal al gusto

Preparación:

Licuar los tomates pelados y el ajo. En una olla poner a hervir el agua junto con el romero. Después agregar los tomates licuados y volver a hervir. Agregar los garbanzos, dejar calar por 20 minutos, por último sal y listo para servir.

Lo puedes acompañar con un rico arroz integral y una ensalada.

Por favor compárteme en los comentarios, aquí más abajo, cómo preparas tus legumbres.

“Come una buena dieta, perfecciona un buen estilo de vida, bebe buena agua, descansa bastante, haz ejercicio moderado y sigue intereses que te motiven, y tu cuerpo responderá sin duda de una forma positiva”
Hiromi Shinya
NOTA: Chicas, recuerden que lo más importante es consultar con un especialista antes de incorporar o eliminar alimentos de tu dieta. La nutrición genera pasiones, muchas veces encontradas y lo que leen aquí es producto de mi investigación, experiencia y de lo que me ha servido en casa. ¡Atrévete a probar opciones más saludables, pero siempre son supervisión de expertos!

Fotos: Jimena Villa y Unsplash.

¿Quieres leer más recomendaciones de Jimena Villa? Entra a su blog «Aprende con Timonela«.