@EllaSomos: Lo que aprendí al estar al borde de la muerte

Estar al borde de la muerte durante el parto de mi hija, me hizo pensar que cuando llega la muerte de alguien, lo mejor que podemos hacer es aceptar lo que en algún momento, antes de encarnar este cuerpo y venir a este mundo, pactamos.

Mi entrega a las circunstancias me hizo comprender la actitud de mi madre durante su enfermedad. Ella, al saber que su cáncer había vuelto y ya no tenía cura, se dedicó a curar su alma y a acabar con el modelo mental que lo había creado, dejó que su cuerpo siguiera su curso, no quiso intervenciones ni cirugías y quiso dejarse llevar hasta su punto final.

Antes tenía una vida más plana, con una estructura familiar estable, enmarcada por una familia tradicional: papá, mamá y 5 hijos; todo en el lugar que correspondía.

Veía la vida dentro de los parámetros sociales en que vivía: nazco, crezco, estudio, me caso, tengo hijos, nietos y muero.

Luego, comenzó a cambiar esa estructura, se volvió dinámica, todos jugábamos un poco papeles nuevos, el consejo había que salir a buscarlo, la aceptación había que crearla interiormente y las reglas tenían nuevos límites.

MI GRAN APRENDIZAJE

Ahora yo vivo la vida muy diferente. Primero, dejé de tenerle miedo a la muerte, lo que me permite arriesgarme sin detenerme. Empecé a formar mi propia estructura, individualicé la jerarquía y ahora, más importante que la aprobación de mi mamá, es mi propia aprobación.

Vivo la vida sin paradigmas o por lo menos con unos nuevos y creados por mí, no por la sociedad; y he construido la versión de mí más cercana a mi felicidad.

Seguramente, esto igual habría pasado pero no tan rápido, fue un sacudón que movió todo de lugar y reconstruirlo a mi manera ha sido lo más valioso que tengo.

Se acostumbra ver la enfermedad como enemiga de la vida, pero entendí que es sano verla como amiga de la muerte.

La gente suele ver la muerte como algo trágico y más si es a través de la enfermedad. De mi mamá aprendí que lo que va a pasar, va a pasar; que más bien hay que transformar lo malo en oportunidades para crecer interiormente y finalmente la aceptación y belleza del significado de morir va de la mano de cuan grande seas por dentro.

 La enfermedad puede servir para llegar a ese nivel.

Así que hay que vivir coherentemente con la realidad, es absurdo sufrir tanto por algo que es inevitable, por algo que es lo único seguro que sabemos que va a pasar; hay que interiorizar la muerte y dejar de tenerle miedo.

Las maneras son miles y cada uno tiene su propio camino, hay que conocerse.

Te invito a ver el segundo capítulo: «Lejos del drama»

Para vernos desde el principio, ingresa y suscríbete al canal de YouTube: ELLA somos.
Si quieres saber más de nuestras colaboraciones en Asuntos de Mujeres, ingresa aquí.
Foto: Instagram de @EllaSomos