Los beneficios de agradecer todos los días

Siempre escuchamos a las personas decir «gracias«, bien sea al recibir algún favor o algún tipo de servicio.

Pero ¿sabemos el verdadero valor que representa esa palabra? 

Son siete letras que significan mucho para el universo. «Gracias» es de las palabras más poderosas que podemos expresar y la verdad es que me hubiese gustado saberlo antes, porque desde el momento en que reconocí su inmenso valor, mi vida cambió totalmente.

Sé que todos dicen esto, pero es innegable que los seres humanos llevamos un estilo de vida muy acelerado. Me atrevo a decir que las mujeres aún más, pues hoy en día cumplen diferentes roles al mismo tiempo: son madres, esposas, trabajadoras y/o amas de casa; y olvidan detenerse un segundo a lo largo del día a decir ¡gracias por todo!

Gracias por la posibilidad que tenemos de trabajar, luchar y crecer

Gracias por lo más simple: ese atardecer hermoso que se planta frente a nosotros cada día y es siempre espectacular, pero que muchas veces nos lo perdemos a pesar de ser un maravilloso regalo.

Agradecer también por el agua y el alimento que nos mantiene vivos y saludables; gracias por la cama donde dormimos, que es tan cómoda y nos ayuda a descansar para un nuevo día y gracias por la casa donde vivimos y que posee todas las comodidades.

Al enumerar cada cosa positiva, por pequeña que sea, te das cuenta de algo que quizás no sabías: y es que todo a nuestro alrededor es una inmensa BENDICIÓN.

Y dar las gracias nos deja mucho…

La gratitud nos enseña a no dar nada por sentado, a darle el valor a cada cosa que llega a nuestra vida. Agradecer es abrir nuestras puertas a la abundancia, incluso es despejar tu mente de cualquier cosa que quizás te puede estar perturbando.

Agradecer llena tu corazón de plenitud, porque ¿Has probado en alguna dificultad pensar en todo lo bueno que sí te pasa?

Incluso, por raro que parezca, agradecer esa situación difícil que puedas estar atravesando, te está transformando para algo nuevo aunque en ese momento no lo puedas ver. ¡Agradecer le resta poder a la adversidad!

En mis momentos difíciles, agradecer me ayuda a transcender mis problemas porque al encontrarme en ese punto, doy gracias al universo por la solución que estoy segura llegará y por la versión de mí que se está construyendo.

Con gratitud llegaron a mi vida las mejores personas y en ella también encuentro la motivación necesaria para seguir adelante.

A ti que lees esto, te invito a que conviertas el agradecimiento en un hábito, te prometo que es el mejor que tendrás en mucho tiempo.

Puedes comenzar por realizar una lista de 20, 30 o 40 cosas por las que te sientas agradecida y puedo asegurarte que si lees esta lista cada día, con el tiempo se volverá interminable, porque no pararás de agregar cosas nuevas que llegan a tu vida.

La gratitud sana el alma, te regocija y te hace estar en paz al saber que el universo está siempre dispuesto a darte cada vez más razones para decir GRACIAS. A mí la gratitud me cambió la vida, estoy segura de que cambiará la tuya.

Este es un mensaje que quiero transmitir a muchas personas, porque mientras más agradecidos somos, más felices nos mantenemos. Ese es el mundo que quiero. Y a ti que lees esto, gracias por estar aquí. ¡Gracias, gracias, gracias!!!

Les dejo una oración de agradecimiento de Louise Hay, para que la practiquen en su casa:

«En el fondo del centro de mi ser hay un pozo infinito de gratitud.

Lleno mi corazón, mi cuerpo, mi mente, mi conciencia y todo mi ser con esta gratitud, que sale de mí en todas direcciones, llega a todo lo que hay en mi mundo y vuelve a mí en forma de más cosas por las que sentirme agradecida.

Cuanta más gratitud siento, más consciente soy de que la provisión es infinita. Expresar gratitud me hace sentir bien, es como un agradable calor en mi vida.

Estoy agradecida por mí y por mi cuerpo.

Agradezco mi capacidad de ver y oír, de sentir, saborear y tocar.

Agradezco mi casa y cuido amorosamente de ella.

Doy gracias por mis familiares y amigos y disfruto de su compañía.

Agradezco mi trabajo y en todo momento le doy lo mejor de mí.

Agradezco mis talentos y capacidades y los expreso constantemente de maneras que me satisfacen.

Doy gracias por mis ingresos y sé que prospero adondequiera que vaya.

Agradezco mis experiencias pasadas porque sé que forman parte del crecimiento de mi alma.

Agradezco la naturaleza entera y respeto a todos los seres vivos.

Doy gracias por el día de hoy y por todos los mañanas que han de venir.

Siento gratitud por la Vida ahora y siempre».

Y si quieres profundizar en el tema, te dejo este audiolibro maravilloso:

Fotos: Ana Cristina Vargas.