Mujeres… ¡Esto no es normal!

Pareciera que fuera normal que nos lancen piropos en cualquier lugar.

Pareciera normal y justificable que nos falten el respeto o nos hagan comentarios inoportunos solo porque llevamos minifalda o enseñamos más de la cuenta.

Pareciera normal para la gente que tu esposo te diga a qué hora debes llegar cuando sales, cómo te debes vestir y con quién debes salir.

Si no cumples con lo anterior, es normal que él te “castigue”, te agreda, te pegue o te mate…

Pareciera justificable que dos mujeres sean abusadas sexualmente, solo porque “viajan solas”.

Es normal que un hombre le grite a una mujer, le diga gorda o le haga comentarios pasados de tono en el trabajo (eso es considerado una broma ¿no?).

Que tu jefe te ponga la manito, te agarre una nalga o te haga propuestas indecentes.

Que lo que vende en los medios, son las mujeres desnudas o en trapitos chiquitos, pero las que han sido violadas, golpeadas y empaladas pasan inadvertidas.

Es normal que ganes menos plata que un hombre.

Que no te den trabajo porque tienes hijos o estás embarazada.

Que tu familia te menosprecie por ser mujer.

Que aguantes golpes porque sí…

¡Pues no! ¡Nada de esto es normal!

Somos merecedoras de un trato digno, pero esa exigencia debe venir de nosotras mismas.

Somos mujeres, no objetos.

Nuestro esposo nos apoya y acompaña; no nos da permiso, ni nos dice cómo vestirnos.

Tu jefe no tiene derecho a ponerte la manito.

Y el tipo de la calle, no tiene porqué lanzarte un piropo irrespetuoso.

En este post, Socorro Porro, conocida por sus fantásticas entrevistas a personajes de la política colombiana, por su trabajo en pro de una mejor Bogotá y un comportamiento más adecuado de sus ciudadanos, no deja de lado que aún queda mucho camino por andar en la promoción del respeto hacia las mujeres y la erradicación del machismo.

Este es el mensaje que nos deja en su primer post en Asuntos de Mujeres.

¡NO MÁS VIOLENCIA CONTRA LA MUJER!

#NiUnaMenos

NO DEJES DE SEGUIRLA EN SU INSTAGRAM: @SOCORROPORRO

Foto: Ryoji Iwata en Unsplash