¿Cómo proteger a nuestros hijos de los PEDÓFILOS?

Pedofilia asuntos de mujeres

Este es un artículo de la sexóloga venezolana, Ysabel Velásquez ( @Ysabelvel ) que no deberás perderte por nada del mundo, porque nos cuenta cómo podemos proteger a nuestrxs hijxs de los pedófilos que amenazan su integridad física y mental.


 

El tema de la pedofilia está en la conversación dentro y fuera de las redes sociales. El grupo MAP – Minor Attracted Person – que pretende sacar a la patología del manual de las enfermedades mentales, bajar la edad de consentimiento sexual en algunos países y equiparar al trastorno mental con una orientación sexual- está haciendo bastante ruido.

Al mismo tiempo, podemos ver en Netflix el documental sobre el millonario Jeffrey Epstein y su perverso esquema piramidal de adolescentes traficadas para su placer. Además, tenemos las fotos del candidato a la presidencia norteamericana Joe Biden besando y acariciando niñas en público de manera inapropiada.

En este contexto, estamos atravesando el confinamiento impuesto por la pandemia que hace que nuestros niños, niñas y adolescentes pasen más tiempo conectados a la red, lo que ha hecho que aumente la actividad de los depredadores sexuales en internet, sobre todo en redes sociales como Tik Tok y YouTube, cazando a los más vulnerables para obtener material erótico que luego se distribuye en redes de pornografía infantil.

El aspecto positivo de todo esto es que la realidad de la pedofilia se ha visibilizado, así que después del asco inicial que genera conocer estas cosas, las mujeres estamos llamadas a actuar.

Yo, aunque no soy madre, me he sentido especialmente movida por este tema, pues como sexóloga veo en la consulta hombres y mujeres con cicatrices muy hondas por el abuso sexual vivido en la infancia.

La terapia está para sanar y se puede dejar el trauma atrás, pero nadie merece este sufrimiento; por eso decidí aportar desde la información. El conocimiento nos empodera para prevenir el abuso y nos conduce a actuar con mayor celeridad si sucede.

 

¿Por qué la PEDOFILIA no es una orientación sexual?

La pedofilia es una parafilia, es decir, la fijación en un estimulo para despertar el deseo sexual sobre objetos, situaciones, actividades o individuos atípicos. En este caso, el objeto de deseo son los niños, niñas y adolescentes. Una vez el pedófilo hace alguna conducta de aproximación erótica a un menor, con o sin coito, es un pederasta, y esto es considerado abuso sexual infantil, además de un delito.

Niños, niñas y adolescentes no está preparados para la actividad sexual, la zona del cerebro que regula el deseo sexual está inmadura y su desarrollo cognitivo les impide hacer inferencias sobre las consecuencias de su conducta, esto sin contar con que el cuerpo aún no esta preparado.

Una relación entre un adulto, y un niño, niña o adolescente siempre será desigual, e implica coerción, chantaje y manipulación, que generan también un profundo daño psicoemocional que altera el correcto desarrollo sexual funcional de la persona.

Los miembros del grupo MAP pretenden justificar sus oscuros deseos unilaterales esgrimiendo que aman a los niños, pero cualquier interacción erótica con un niño genera una impronta difícil de asimilar en el menor, que en definitiva es un daño que requiere terapia. Esto no sucede con las orientaciones sexuales donde ambos participantes ejercen un consentimiento pleno de la actividad sexual y donde ambos disfrutan del placer de amar.

 

 ¿Cuál es el perfil de un PEDÓFILO?

 

  • El pedófilo no es un hombre feo como el villano del cuento. Se trata de adultos que en el 80% de los casos son del sexo masculino, y que pueden haber sido también abusados en su infancia.

Se cree que la condiciones de vida difíciles y la negligencia de los padres hace que un adolescente pueda ser propenso a desarrollar el trastorno, que puede ser diagnosticado a partir de los 16 años de edad.

  • El pedófilo no es maleducado o de bajo nivel académico o socioeconómico, esto es un mito. La mayoría son hombres con grado de instrucción universitaria, de carácter afable, extrovertidos y de apariencia cariñosa con niños y niñas.

 

  • El pedófilo usa su poder para satisfacer sus deseos. Profesores, entrenadores deportivos, figuras de autoridad dentro de cualquier religión, padrastros, tios, amigos de la familia, abuelos y hasta padres biológicos pueden ser pedófilos y, además, están muy cerca del entorno del niño/niña.

 

  • Hay mujeres pedófilas, principalmente abusadoras de adolescentes varones, pero la sociedad justifica su conducta detrás del argumento machista de que el chico está aprendiendo a ser un hombre con una mujer mayor.

 

 

Los PEDÓFILOS en internet

 

  • En internet los pedófilos están en las redes sociales. El anonimato detrás de la pantalla y la cantidad de niños, niñas y adolescentes conectados, hacen que sea el espacio perfecto para captar a inocentes.

 

  • La edad legal para tener una red social sin supervisión adulta es 14 años. Muy pocos padres advierten esto y dejan que sus hijos las manejen desde mucho antes.

 

  • La aproximación del pedófilo al niño se hace bajo un proceso de seducción que se conoce con el nombre de grooming (acicalamiento en inglés), el cual implica una comunicación seductora para conocer a la víctima y trabajar sobre sus inseguridades.

Una vez se establece un vínculo emocional, el abusador pedirá fotos y videos de índole erótico y sexual, que terminarán en redes de pornografía infantil y pueden ser usados como chantaje para obtener más material.

 

  • Según el experto colombiano en ciberseguridad Freddy García, aproximadamente un 55% de los niños y adolescentes captados por depredadores sexuales en internet conocen al abusador en persona, lo que representa un gran peligro.

 

  • Toda foto y video que toca el internet permanece allí para siempre, y esto puede afectar la vida del niño/niña, generar fuertes consecuencias psicoemocionales y limitar oportunidades académicas y laborales en el futuro.

 

 

Señales de alarma de ABUSO SEXUAL INFANTIL

 

  • Cambio abrupto en la conducta del niño, si era extrovertido, se mostrará retraído (o al revés)
  • El niño/niña insiste en no frecuentar a cierto familiar adulto, o en no ir a cierto lugar.
  • Orinarse en la cama cuando controla esfìnteres hace mucho tiempo.
  • Imitar conductas sexuales adultas con sus juguetes.
  • Conductas de masturbación distintas a una autoexploración normal.
  • Episodios inusualmente agresivos o de tristeza profunda.

 

 

Cómo cuidar a nuestrxs niñxs de los PEDÓFILOS

 

  • La educación sexual es la principal herramienta de prevención. Una vez que tu hijo o hija comience a hablar, enséñale el nombre correcto de sus genitales, dile que los cubrimos porque son las partes privadas que todos tenemos y debemos cuidar, explícale que NADIE puede tocarlos allí, y que si eso sucede deben hablar inmediatamente con papá y/o mamá.
  • Háblale de que hay caricias inadecuadas (aunque éstas no sean sobre los genitales), y que son las que generan asco, incomodidad y reacciones fisiológicas como taquicarda, sudoración, dolor de barriga, etc. En esos momentos el cuerpo habla y significa que hay que detener a quien los esté tocando, sea quien sea.
  • Explicarles que a los adultos se les respeta, pero no se les obedece ciegamente. Esto es una vacuna contra la manipulación y el abuso de poder que ejercen los pedófilos.
  • Evitar la hipersexualización de las niñas y niños, la imitación de conductas afectivas adultas, el uso de ropa no adecuada a su edad, que escuchen la música urbana con sus letras explícitas, etc.

Los adultos suelen permitir este tipo de cosas porque piensan que es una moda inofensiva,  pero lo cierto es que  les da a lxs pequeñxs una falsa sensación de seguridad y la creencia de que pueden actuar como adultos. Eso los hace vulnerables a que los pedófilos se acerquen y puedan abusarlxs sin resistencia.

  • No permitirles el uso de internet y redes sociales sin supervisión antes de los 14 años de edad. Si es adolescente, hay que seguirlo en todas sus redes sociales y evitar que pase muchas horas en línea al día.
  • Advertirles a los niños y niñas que nadie que los quiera de verdad va a pedirles fotos o videos sensuales que puedan exponer su intimidad, y explicarles que todo lo que compartan o suba a internet quedará allí para siempre. La conducta correcta es no hacer nada online que no harías offline.
  • Con los adolescentes es imperativo conversar sobre los valores y las ideas sobre el amor y el sexo que exponen las letras del reguetón y el trap, e invitarlos a cuestionarlos. Esos podrían ser momentos perfectos para introducir información sobre el uso de métodos anticonceptivos, embarazo precoz e infecciones de transmisión sexual.

Los adolescentes ya están expuestos a mucha información sexual, pero plagada de errores y mitos. Si nos acercamos sin regañar, sino como una amiga dispuesta a escuchar sus preguntas, prestarán atención. Los padres tienen la idea de que hablar sobre sexo lleva a la experimentación sexual, la evidencia apunta a lo contrario, retrasa la edad de iniciación sexual y hace que los adolescentes sean más responsables de su sexualidad.

¡No le tengas miedo a la información! El conocimiento es poder. No podemos evadir esta terrible realidad, pero sí podemos prepararnos y preparar a nuestros hijos. Si cada padre y madre se hace responsable, podemos detener a los pedófilos.

Foto: Steinar Engeland en Unsplash