Conocer y aceptar tu cuerpo es el primer paso para verte bien

Cómo conocer mi cuerpo y aceptarlo, recomendaciones de Project Glam

Es una realidad que las mujeres tenemos una relación complicada con nuestro cuerpo.

Siempre pensamos que estamos muy gordas o muy flacas; que somos muy altas o muy bajas; que nos sobra aquí y nos falta por otro lado.

Todas las mañanas luchamos contra el clóset y cuando nos paramos frente al espejo, muchas veces nos sentimos derrotadas.

 

via GIPHY

 

Pero… ¿Por qué nos pasa esto?

La explicación es compleja y tendría que escribir un libro, citar psicólogos, antropólogos y miles de expertos para responderla de manera profunda.

Y aunque es una realidad que los cánones de belleza irreales que nos muestran los medios de comunicación tienen mucho que ver, no toda la culpa es externa.

Nosotras, desde nuestra individualidad debemos conocernos, pero sobre todo RECONOCERNOS y entender que no todo es para todas, que no todo nos queda bien y que, aunque no nos parecemos a las mujeres que salen en la televisión, todas tenemos algo que nos hace únicas y lindas.

¿Qué te hace linda? ¿Ya lo sabes?

Esto es muy fácil escribirlo, lo difícil es vivirlo todos los días frente al espejo o cuando abrimos nuestro clóset y sentimos que nada nos queda bien.

 

via GIPHY

 

No tengo una formula mágica, ni una varita de autoestima que arregla todos nuestros males de imagen, pero sí tengo un consejo que funciona, no solo por experiencia personal, sino porque lo hemos aplicado en Project Glam con muchas mujeres, y a todas les ha funcionado:

¡Conoce tu cuerpo y acéptalo. Así de simple!

Yo tengo piernas gruesas y caderas anchas –no existe algo más lejos del canon de belleza que esto- y pasé mucho tiempo lamentándome por eso.

Tengo que reconocer que, de vez en cuando, en un probador de una tienda cuando me pongo un vestido corto o una falda muy pegada, me lamento y me siento ridícula; pero rápidamente entro en razón y me doy cuenta de que odiar mis piernas y mis caderas no me va a hacer ver ni más flaca, ni más estilizada.

Pero saber qué le queda bien a mi morfología definitivamente sí me va a ayudar a verme mejor.

Y eso fue lo que aprendí. Me di cuenta de que existen tipos de piezas que no me quedan bien y que solo me ayudan a acentuar el tamaño de la parte baja de mi cuerpo (que es la que siempre me inquieta).

Así que aprendí cuál es el tipo de falda, pantalón y vestido que me estiliza, me concentré siempre en comprar esos modelos y reduje mis peleas con mi cuerpo frente al espejo.

Tengo piernas gruesas y caderas anchas, pero también tengo una cintura delgada y carezco de barriga; así que aprendí a resaltar la parte alta de mi cuerpo y la atención no se va al lugar que no me gusta de mí, sino al que sí me gusta.

No es que yo sea perfecta, es que aprendí a vestirme y eso me hace sentirme bien conmigo misma.

Puedo enumerar qué otras partes de mi cuerpo me gustan y cuales no me gustan tanto, pero ese no es el objetivo.

Solo quiero que sepas que todas, incluso las actrices famosas, modelos y celebridades, tienen algo en su cuerpo que no les gusta; pero la clave está en no quedarse con ese sentimiento de frustración; sino en aceptarnos.

 

via GIPHY

Y si queremos ir un poco más lejos, debemos aprender a vestirnos, a disimular y a resaltar, dependiendo de lo que nos hace sentir cómodas.

El primer paso: conoce tu cuerpo y acéptalo.

No hay solución mágica. No te quedes en lamentos, si hay algo que no te gusta y que crees que puedes cambiar, manos a la obra; pero entiende que tu morfología no va a cambiar, porque esa es al forma de tu cuerpo, es tu ADN. Es la lotería de la genética a la que no te puedes someter por siempre.

Te aseguro que si lo haces, aprenderás a comprar lo que realmente te queda bien y cada mañana cuando te pares frente al espejo será más fácil no terminar llorando sentada en la esquina de la cama.

Estar bien contigo misma y cómoda con lo que llevas puesto, te hace olvidar complejos y sentirte con poder para cambiar o conquistar el mundo.

Aunque parezca superficial, el espejo es capaz de empoderarte, solo que tú debes ayudarlo, porque todavía el espejo mágico de Blacanieves no existe.


Hicimos un podcast con Daniela Kammoun, directora de Project Glam

Así que si quieres sentirte cómoda frente al espejo, tienes que verlo porque está lleno de consejos y reflexiones para vestirte según tu tipo de cuerpo, cara, color de piel y ¡hasta ánimo!

ENTRA AQUÍ Y SUSCRÍBETE