Eso de ser «supermujer» me tiene al borde de la locura

Soy mamá y estoy cansada

Este texto está dedicado a las mamás que están cansadas y «quemadas» por todas las cargas de la cuarentena, y cuyo rol de «supermujer» las tiene al borde.


A estas alturas de la cuarentena, aplaudo a las mamás como si estuviera viendo una obra de teatro, en la que el público ovaciona de pie a los actores.

En esta historia, lo confieso, he robado la voz de mi hija.

Ella tiene dos pequeños en casa, uno de tres y otro de un año. Mientras tecleo en mi ordenador, trato de viajar al interior de su mente, su cuerpo y su corazón. Aquí les dejo lo que ella quiere decirles:

“Un día todo cambió, no pude despedirme de mis amigas con un abrazo. No puedo estar cerca de mis padres y abrazar a mis abuelos. Dejé de ir a trabajar, de hacer ejercicio y de tomar la copa o el café.

Todo lo hago en Modo Home. Se escucha muy sofisticado: Home office, Homeschooling…  La verdad, no hay nada de eso en mi día a día.

Apenas me peino, mi estuche de maquillaje está al fondo del cajón de mi baño y me visto con ropa de ejercicio que, al final de la jornada, dejo para mañana, y lo cambio por una copa de vino porque estoy agotada y estresada. Quemada…

 

via GIPHY

 

Hay días en los que me siento como si estuviera en un avión, cuando salen las mascarillas de oxígeno. Mi primera reacción es ayudar a mis hijos, y me olvido de que para ayudar, me la tengo que poner primero yo. De otro modo, corro el riesgo de ahogarme.

Sin embargo, en televisión, Instagram y Facebook, veo a tantas mujeres perfectas e impecables en su rol de madre, que me siento muy culpable e inadecuada. Yo no estoy tan linda como ellas, me desespero y mi estado de ánimo cambia de un momento a otro.

Sé que las crisis son oportunidades de crecimiento y es momento de poner en marcha mis habilidades y mi resiliencia. Pero mi actitud positiva, se va de vacaciones muy seguido. ¡Claro! ella lo hace porque puede salir de mi cuerpo y, en cambio, yo estoy encerrada en casa.

Estoy cansada

 

via GIPHY

 

No soy maestra, dibujo feo, cocino regular y hay días en los que me siento cansada para jugar e inventar nuevas actividades con mis hijos.  Sueño que salgo volando por la ventana con mi escoba de tanto limpiar. ¡Me encantaría usarla para viajar y desconectarme por un largo rato!

Estoy convencida de que este es un momento para crecer, adaptarnos, aprender y ser positivas. Siendo sincera, me parece ridículo el rol de supermamá y esposa.  

Hay fotos en redes sociales, en las que aparecen mujeres sexys con sus parejas, aprovechando el momento para aprender sexo tántrico, ¡A qué hora, con qué fuerza!, me pregunto yo.

Todos esos pasteles con forma de princesas o dinosaurios, a mí, ni me salen. Los disfraces que fabrican con lo que tienen “a la mano” parecen de Broadway… Las gelatinas de unicornio, con colores, frutas, cuerno y ojos, a mí se me rompen. El lunch hecho de superfoods y decorado con orejas de Mickey Mouse, me sale chueco y no les gusta a los niños.

 

En fin, estoy lejos de ser una Mujer Maravilla

 

via GIPHY

 

No puedo dejar de pensar dónde estaría ahora si no hubiera pandemia. Luego se me pasa, cuando veo las noticias y me siento afortunada. Aquí seguimos vivos todos. Soy un tsunami de emociones. Tengo miedo, aunque estoy rodeada de amor.”

 

Es totalmente normal sentirse así en estos momentos

Ninguna “debe” ser perfecta, evadir el cansancio y estar positiva 24/7. ¡Eso es mentira!

Ser el cuidador durante una crisis o enfermedad, ¡Cansa! Genera estrés, desmotivación, frustración, bajones en el estado de ánimo, fatiga, agotamiento, angustia, irritabilidad y agobio.

A este fenómeno se le conoce como burnout parental, y consiste en estar “quemado” y cansado de cuidar. Y si a eso le agregamos las expectativas de nuestro “yo ideal”, entonces estamos librando una verdadera batalla entre la mujer que somos y la que quisiéramos ser, o al menos aparentar que lo somos.

La mujer maravilla es un personaje ficticio, se basa en las amazonas de la mitología griega y posee un alter ego. El alter ego es un “otro yo”, una segunda personalidad o identidad, por lo que cuando no “trabaja” como superheroína, es Diana Prince, una mujer bondadosa y amigable.

 

via GIPHY

 

Ama mucho a Superman, inclusive tuvo una relación de amor con él; pero ella es responsable y nunca olvida el compromiso que como heroína tiene con toda la humanidad. Se sacrifica en aras de los demás.

De la misma forma que nosotras lo hacemos, pero con la diferencia de que nosotras no tenemos un “otro yo” para ayudarnos con las tareas de casa, el home office, los niños y la pareja, entre otras cosas.

 

La Mujer Maravilla es toda una leyenda y una fábula irreal

Habita en el inconsciente colectivo y muestra erróneamente a la mujer que sí puede con todo, a pesar de todo y contra todo.

¿Tiene una influencia significativa en las mujeres de hoy? Sí.

El estereotipo de “la mujer que todo lo puede” gracias a la fuerza, la bondad, a sus dotes de salvadora y su “poder personal”, es un pesado ladrillo que cargamos las mujeres de todos los sectores de la sociedad.

Las heroínas de carne y hueso estamos jodidas… En especial, durante esta crisis. Hay un bombardeo mediático de mujeres “empoderadas” a través del estereotipo de belleza y poder impuesto por la mercadotecnia, la ejecutiva impecable e implacable, la madre como perfecta ejecutora, la mujer hermosa, fit, descansada y dispuesta a todo por los suyos…

 

Les dejo un video que demuestra cómo las redes mal llevadas, están haciendo un poquito de daño en estos días…

 

 

Yo, realmente me malviajo con esto, ¡Estamos “locas”! Esto consigue lo contrario de lo que pretende y literalmente nos jode. Somos unos seres agotados y desconectados. O mujeres frustradas por no conseguir ese imaginario social tan codiciado.

Y caemos en esa mentira que nos venden… La mujer actual “tiene que” ser una flamante ama de casa, esposa, amante, madre, profesional y guapa.

Y ahora ser bonita depende ti, porque “debes” trabajar en tu físico horas extra, ya que, de otro modo, serás fea por floja y por no invertir tiempo y dinero en tu cuerpo.

Por añadidura, todo este esfuerzo hay que hacerlo sin comer, puesto que comer engorda y si eres llenita, ya no eres bonita ni digna de nada. Aún brillando como la Osa Mayor, tendrías que ser una osa mayor muy flaca, a pesar de estar viviendo una pandemia mundial.

¡Superwoman no existe! Pero ahí estamos, ¡Necias!, persiguiendo un ideal inexistente cuando la realidad es que las personas comunes, sea cual sea su sexo, poseen ciertas capacidades, unas más que otras, pero no pueden ser ni tener todo.

¿Estás dispuesta a pagar el precio de vivir como una supermujer o deseas optar por el autocuidado?

Hoy, más que nunca necesitas espacios de descanso y tiempo para ti. Es verdad, eres el refugio seguro para tu familia. Sin embargo, necesitas despedir a tu “yo ideal” para pedir ayuda en casa a tus hijos y tu pareja, ¡No puedes sola! Estas cosas se hacen entre todos.

¡Cuídate para cuidar!


 

Historias, artículos, entrevistas, reflexiones, videos y promociones especiales, pueden estar a tu alcance si te suscribes a Asuntos de Mujeres... Si te gusta nuestro trabajo, ayúdanos a crecer: invita a tus amigas y familiares a registrarse para recibir este boletín. ¡Y DÉJANOS TUS DATOS AQUÍ!

Mantenemos tus datos en privado.