Si te suscribes a nuestra lista de correos, ¡te regalamos el ebook del Club de Escritoras!

¿La monogamia no funciona?

monogamia

¿Tendrías una relación abierta? ¿Crees que el amor dura para siempre? ¿Crees en la monogamia? De esto nos habló Aura García-Junco (@aura_gj), autora de “El día que aprendí que no sé amar”, en esta entrevista que no te puedes perder.


A veces no sabemos amar.

Generalizar siempre es un problema, y es necesario tener en cuenta que cada uno tiene historias y vivencias personales que determinan qué es lo que cada quien concibe como amor. Creo que el amor no es un concepto generalizable. Punto.

Pero sí hay algunas cosas que valen la pena revisar.

¿Puedes tener varios “amores de la vida”? ¿Qué significa tener una relación “para siempre”? ¿Qué es una relación abierta, más allá de la fantasía de estar con varias personas a la vez? ¿Qué es el poli amor?

Para aclarar estas dudas, hablamos con la escritora mexicana, Aura García Junco, autora de “El día que aprendí que no sé amar” y revisamos todas esas encrucijadas que no hemos explorado sobre el amor. Créanme cuando les digo que ahora tengo la cosa más clara (a pesar de que el romanticismo siga siendo todo un tema en mi vida).

Sigue leyendo y descubre lo que nos dijo

¿De dónde salió eso de que los seres humanos somos monógamos?

Esto es algo súper complejo y hay varias teorías al respecto. Si nos ponemos a explorar la antropología, hubo un punto en la historia de la humanidad en la que no existía la monogamia como la conocemos.

Cuando los humanos empezaron a tener un lugar fijo, comenzaron otras dinámicas sociales y la monogamia se instauró como una forma social inamovible. Aunque en muchos otros lugares no, podemos concluir que en Occidente, esta ha sido la regla.

Sin embargo, la monogamia es una cosa resbalosa, porque ha sido ley para las mujeres, pero para los hombres solo ha sido una posibilidad. Las reglas de la monogamia han dependido del género y nunca ha existido una tabla que haya demarcado cómo debe ser, porque hay quienes adoptan la monogamia pero luego son infieles.

Sobre las relaciones abiertas…

La idea de relación abierta causa muchas emociones fuertes. Todo el mundo tiene una opinión, las haya vivido o no las haya vivido, y muchas veces, esas opiniones suelen ser negativas, es un gran tabú.

Yo abro el libro con una anécdota. Una vez salí con una chica, y al mencionarle que tenía una relación abierta, su respuesta fue: no sabes amar”. Esto me hizo cuestionarme sobre el tabú que tiene este concepto con nuestra idea de monogamia.

Solemos pensar que solo podemos querer mucho a una persona, pero si queremos a dos, entonces queremos menos. Pensamos que el amor es un pastel y cada quien tiene un pedazo; si entonces, si amamos a dos personas, no les estamos dando nuestro 100%.

No es así, las personas que tienen varixs hijxs pueden corroborarlo.

Siempre está el miedo de: ¿y si tengo una relación abierta y me enamoro de la otra persona? Solemos pensar que el enamoramiento puede terminar con todo porque es una fuerza colosal e imposible de evadir; es como si el enamoramiento te obligara a dejar una relación previa (y ojo, sí puede pasar, pero esto también puede pasar en la monogamia).

Tenemos que repensar la idea del enamoramiento. El enamoramiento no necesariamente es esa fuerza colosal que hace que todo lo que hay a su alrededor se aplaste y desaparezca. También hay algo muy cultural en la concepción de este y de cómo lo canalizamos.


Otros artículos que te pueden interesar:


¿Cuál es el límite entre lo bueno y lo malo cuando hablamos de amor romántico?

No hay reglas generales de lo que está mal y lo que está bien. Pero honestamente creo que una de las principales cosas que tiene al mundo jodido es el individualismo, y muchas veces, la pareja es una extensión del individualismo.

Del individualismo surge este tipo de parejas que yo suelo llamar “parejas isla”, que está basada en una idea del amor romántico y se vuelve un todo. Es ese tipo de persona que se aísla en una relación y después de dos años no vuelves a saber más nada de ella. A veces, aparecen como: “amigos, ¿están por ahí?”, porque suelen abandonar su contexto y lo que los rodea por adentrarse en una relación.

La pareja isla es tan absorbente y cómoda, que se termina aboliendo cualquier cosa que no sea ella misma.

Después del efecto del enamoramiento, lo que queda es ser realistas…

No debemos vivir de la idealización del enamoramiento, porque este se acaba. Después del enamoramiento hay otras cosas, pero no es lo mismo. Cuado pasa el tiempo, las relaciones tienen que fundarse en otras bases y, muchas veces, la fantasía del amor romántico vive del querer que el enamoramiento dure para siempre, cuando en realidad las circunstancias cambian, el contexto cambia y las dinámicas cambian.

Comunicación entre las partes en relaciones abiertas: fundamental

Cuando hablamos de la mística del amor, solemos pensar que cuando alguien nos conoce y nos ama sabe lo que nosotros estamos pensando, y sí, puede que lo intuya. Pero es muy egoísta e irresponsable pensar que la otra persona puede entenderte sin que le comuniques aquello que te está pasando.

Es como dejarle toda la responsabilidad a la otra persona de que te lea por señales.

En el poliamor, por ejemplo, es necesario crear un conjunto de reglas que, incluso en la monogamia, también se deben aplicar para no dar por sentado que todos los acuerdos de la relación están dichos.

Algunas reglas pueden ser: todos los viernes los pasamos juntxs, los sábados salgo con mis amigxs. No son reglas escritas en piedra, pero se van creando tanto explicita como implícitamente, y van hilando la relación.

Los problemas surgen cuando se piensa que estas reglas son implícitas.

En las relaciones abiertas se va paso a paso, porque hay muchos miedos ajenos alrededor. Quien logra asentar estas reglas en una relación abierta, sí puede tener una buena relación en donde se lleguen a acuerdos, como poder vincularse con alguien sexualmente, pero no afectivamente.

Sí hay ciertos riesgos en las relaciones abiertas, pero funcionan con reglas y responsabilidad entre las partes.


Amor, sexo y feminismo

¿Ya viste este episodio de nuestro podcast junto a la periodista, feminista y autora Luciana Peker?

En este episodio hablamos de amor y sexo en los tiempos de feminismo moderno y el por qué los hombres le tienen miedo a las mujeres que toman riendas de su sexualidad y deciden cuándo y cómo quieren tener sexo, o como Luciana las llama “mujeres deseantes”.

También hablamos del amor y las maneras de vincularnos con los hombres y por qué suele ser complicado en algunas ocasiones.


Sobre los mitos románticos que se derrumban

El primer prejuicio que yo tenía era sobre el matrimonio. Todxs a mi alrededor eran hijxs de padres divorciados, y entonces yo pensaba que esta era una institución opresora y bla bla bla. Pero a medida que fui leyendo, me dí cuenta de que no: el matrimonio es lo que nosotros decidamos que sea, porque hoy en día las instituciones se han convertido en cosas más flexibles que antes.

Solemos malear el matrimonio, y no es así.

También, el feminismo. El feminismo en Latinoamérica ha ido mutando, en un momento yo fui separatista y hoy en día cambié, porque por ahí no es el asunto.

¿Cómo se va a hablar de amor si no incluimos a los hombres? ¿Por qué no los incluiríamos en el debate del feminismo y del amor?

Imagen vía 20 minutos

close

¿Quieres recibir información que te empodere?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

¡Bienvenida, gracias por suscribirte! Recibirás la información que te empodera, te hace sentir bien, te da herramientas y no te juzga, más bien te acompaña. Asuntos de Mujeres es un lugar seguro.