Trabajo y ciclo menstrual: ¿qué hacer y qué no hacer?

ciclo menstrual

La productividad es cíclica, ¿lo sabías? En este artículo, Milángela (@historiasdeverdad.info) nos habla de ella y de cómo nuestro ciclo menstrual influye en nuestro trabajo. ¿Interesante , verdad? Sigue leyendo aquí


Hacer. Hacer. Hacer.

Ser “productivas” es sinónimo de un hacer constante, de cumplir más horas en el trabajo para demostrarle a un jefe que sí puedo, de forzarme a hacer alguna actividad que quizá no quiero en ese momento aun siendo mi propia jefa, de mostrar avances y resultados en Instagram porque sí, porque todos lo están haciendo.

¿Y para cuándo la calma, el silencio y la quietud? , ¿y para cuándo el descanso sin culpa?

La “productividad” en la sociedad es lineal, pero sorpresa: las mujeres no somos lineales, somos cíclicas.

Pasamos por cuatro fases que, aunque algunas estén mal vistas, nos causen vergüenza o sean tabú, cada una tiene energías diferentes y poderosas que podemos aprovechar para fluir con ellas en nuestra cotidianidad, específicamente en nuestras actividades laborales desde el bienestar.

A continuación, te describiré las cuatro fases de nuestro ciclo relacionadas con un arquetipo femenino, según el libro Luna Roja, los dones del ciclo menstrual de Miranda Gray, y te dejaré recomendaciones de tres especialistas en el área para aprovechar las energías de cada una en tus actividades laborales.


Otros artículos como “Trabajo y ciclo menstrual: ¿qué hacer y qué no hacer?”


La fase de la Bruja o Mujer Sabia

Se relaciona con la fase de la menstruación.

Es una fase de introspección, un momento para escuchar a tu ser interior y tu cuerpo. Esta fase implica un retiro, pero eso no la convierte en negativa. Casi siempre conlleva una sensación de aceptación. Es una etapa de quietud y gestación. Es el momento crucial entre el final de un ciclo y el comienzo de otro nuevo.

Recomendaciones de Paloma Alma, autora del libro Cyclo: Tu menstruación sostenible y en positivo, fundadora de Proyecto Cyclo Menstruación Sostenible y Escuela Cyclo

Menstruar no es sinónimo de trabajar peor; es trabajar diferente.

Los días que sabes que estás más introvertida o necesitas más tiempo para ti, pues quítate cosas de la agenda y date ese tiempo, o permítete despertarte más tarde si así lo necesitas y que eso esté contemplado en tu semana laboral. Hoy jueves mis reuniones comienzan a las 12 del mediodía, en vez de a las 9 de la mañana porque sé que voy a necesitar descansar más.

María Callizo, mentora cuántica de emprendedores, negocios y líderes conscientes y autora del libro Negocios Medicina, alquimiza tu negocio y tus servicios para vivir la vida que deseas, dice:

Cuando decidí emprender desde un lugar más amoroso, lo que hice fue organizarme a nivel de tareas para, sobre todo, respetar esos días antes de la menstruación, y que esos días me exigiera menos, que pudiera descansar más, quizá no hacer tantas transmisiones en vivo o lanzamientos, que también requieren mucha emoción, intensidad y energía.

Yarelys Balza, ritualista, sacerdotisa, facilitadora de círculo de mujeres y creadora de Mi raíz femenina (enlace a su cuenta de Instagram /) dice:

Si estoy en relación de dependencia, colocar límites. Si tengo un horario de trabajo, no quedarme más tiempo si otra persona no me lo está pidiendo. Te lo digo yo que también estuve en ese momento de empresa, mi cuerpo me pedía descanso, y era dale, dale y dale.

Conectar con actividades que te gusten, como yoga, canto, dibujo, hacer actividad física, lo que sepas que te haga bien. Si estás en un constante hacer y con cosas que no te gustan, te vas a fundir, y vas a terminar como una olla de presión, y ahí es donde viene la frustración y la ira.

La fase de la Virgen

Puede comenzar en cuanto termina el sangrado o durante sus últimos días.

Es tu oportunidad de asimilar tanto tu claridad interior como las ideas que han surgido en la oscuridad de la fase de la Bruja, y de manifestarlas en la vida cotidiana.

La fase de la Virgen es un periodo de renacimiento pleno de nuevas energías y entusiasmo: la menstruación ha acabado, el cuerpo se estiliza y recupera su vitalidad, flexibilidad y “juventud”.

Recomendaciones:

Paloma Alma:

Te aconsejo que apuntes todas las ideas que te vengan, no que las intentes hacer, sino que te las apuntes porque, al final, no podemos hacerlo todo

María Callizo

Hago todo lo que no he hecho en las semanas anteriores (se ríe).

Yarelys Balza

Trato de adelantar todo lo que pueda en esa etapa en la que estoy al 100%, en mi preovulación u ovulación, ahí me dedico a hacer esto que me agrada o que necesita mucho tiempo de mí, que requieren mi presencia, mi total atención.

La fase de la Madre

Tiene lugar durante la ovulación.

Es el momento de entregar tu ser, tu amor y tu capacidad a los demás. Te da seguridad en ti misma e incrementa tu autoestima, razón por la cual puedes apoyar, alentar, dar fuerzas y ayudar a los que te rodean.

Recomendaciones:

Paloma Alma

A la hora de grabar videos para YouTube, yo sé qué días estoy mucho más potente para grabar: más energía, foco y capacidad de conexión con el público que me verá. Es como en la mitad del ciclo.

María Callizo

Conectar más con las personas, quizá hacer más transmisiones en directo, entrevistas, hacer publicaciones en redes sociales más potentes.

Yarelys Balza

Cuando trabajaba en relación de dependencia, me agarraba de las cosas que me gustaban. Cosas que para mí no eran negociables: comer porque era mi momento, tomaba café con mis amigos, que eran mis compañeros de trabajo; hablar de otra cosa que no fuera de trabajo; salir a hacer ejercicio, a drenar. Esos eran mis no negociables.

La fase de la Hechicera

Surge cuando el óvulo ha sido liberado, pero no ha habido fertilización.

En algunas mujeres esta etapa puede ser la más dramática de todas y la que causa el mayor impacto en sus vidas cotidianas. La intolerancia suele originarse en la frustración y la ira que sientes hacia el mundo, que no es capaz de satisfacer sus necesidades.

En esta etapa, el comportamiento de la mujer refleja su necesidad subyacente de cambiar y crecer.

La Hechicera se da cuenta de que las cosas no son estáticas; que lo viejo tiene que morir para que nazca lo nuevo.

Recomendaciones:

Paloma Alma

Cuando tengo que revisar documentos o videos que he grabado o que tengo que grabar, lo suelo hacer en la premenstrual porque soy capaz de juzgar de una forma más productiva, ser capaz de ver lo que sí y lo que no funciona.

María Callizo

Un periodo más creativo, menos para afuera.

Yarelys Balza

Si estás en relación de dependencia, no decirte “saqué 10 reportes la semana pasada y esta semana saqué cinco nada más, qué mal lo estoy haciendo”.

Al final, el límite y la exigencia nos lo ponemos nosotras mismas.

Entonces ahí decimos “sí, saqué cinco, pero saqué cinco bien, porque estoy consciente en esos cinco, estoy presente en esos cinco reportes que tengo que sacar, ya la semana que viene saco los cinco de ahorita y los 10 de la semana siguiente”.


¿Odias tu menstruación? Escucha este pódcast y reconcíliate con ella

En este episodio de nuestro pódcast hablamos con tres expertas en el asunto: la dra. Yuddy (@dra.yuddy), gineco obstetra y especialista en fertilidad; Inma Borrego (@inma.borrego), escritora y especialista en empoderamiento femenino y Marcela Beltrán, educador menstrual y creadora de @marerojacolombia

¡Aprende más de tu cuerpo y tu menstruación en este divertido episodio de nuestro pódcast!


Reconoce tu ciclo menstrual

Como emprendedora, me doy mi espacio para estar en esos momentos bajos, de ver qué fluye, qué no, “mira, la verdad que dar clases tantas horas no me está fluyendo, me siento cansada”, y no es para cambiarlo de la noche a la mañana, es ver qué puedo hacer de esto diferente para poder sacarle provecho cuando vengan esos días de luz.

Reconocernos en cada una de las fases o amar nuestro ciclo menstrual no ocurre de un día para otro, pero es interesante transitar este proceso de forma consciente porque forma parte de quienes somos como mujeres o en nuestra identificación como mujeres. El objetivo es reencontrarnos con nosotras mismas. Para comenzar este proceso, puedes escribir cómo te sientes cada día.

El año pasado (a mis 28) empecé a conectar con mi ciclo menstrual mientras limpiaba creencias limitantes en torno a la sexualidad (luego también te puedo contar esa historia).

Todavía no tengo un calendario específico previamente elaborado con las actividades laborales del mes en función de mi ciclo, pero sí escucho mucho más mi cuerpo, por ejemplo, cuando estoy cansada, no me exijo más de lo que puedo dar, sé que después de unos días estaré con mayor energía; los momentos de quietud no los veo como que “no estoy trabajando”, sino que son más bien son espacios para reorientar mi brújula hacia lo que mi ser desea.

Ahora, me encantaría que me contaras: ¿te permites fluir con tu ciclo menstrual en tus actividades laborales? Si no lo haces, no hay problema, cuéntame de todas maneras, es un espacio seguro. ¿El texto te hizo despertar consciencia de alguna forma?

A partir de ese reencuentro con mi ciclo, te quise compartir este texto como una muestra de lo que he aprendido y he investigado desde mi rol como periodista, pero sobre todo como mujer. Puedes ver una versión más extensa de este reportaje y otras historias en mi medio digital historiasdeverdad.info. Gracias por leer hasta acá.


¿Ya estás suscrita a Asuntos de Mujeres?

Si quieres recibir artículos, eventos y pódcasts hechos con mucho amor, no dudes en hacerlo.

¡Te esperamos!