Carta a algunos hombres

hombres

¿Te has encontrado con hombres que te critican por saber lo que quieres? ¿O esos típicos machitos que quieren vernos como subordinadas a ellos? Natalia Zapata (@natyzava) sí, y en esta carta les quiere decir algo


Tengo 40 años y soy lo que la sociedad llamaría “una solterona”, -afortunadamente una no virgen-, porque ya eso sería tragedia para alguien que disfruta de su sexualidad tanto como una copa de helado con salsa de chocolate.

He tenido parejas de todo tipo, altos, bajitos, gordos y flacos; menores, casi siempre mayores; me he enamorado y he jugado a estar enamorada, he construido palacios donde solo hay arena y he quedado enterrada entre sus ruinas cuando se derrumban.

Pero, sobre todo, me he trabajado como loca sanando y modificando patrones que me han llevado a conectarme en relaciones que no valen la pena.

Mi idea de amor

Sin embargo, he sido testaruda y sigo creyendo en el amor, ya no el romántico que me hacía pensar en vestidos blancos y flores cada semana, en cartas escritas a mano, en miradas eternas y en una ausencia total de conflictos, no; ese amor ya no existe ni en las series más malas de Netflix.

He construido para mí una idea de amor que tiene que ver más con amistad y compinchería, que con un noviazgo de Instagram.

Pero a pesar de ser juiciosa en mi proceso, de ser una mujer inteligente, independiente, cariñosa, bonita, fuerte y otras cosas más, pareciera que los hombres de estas latitudes tienen más ganas de acumular un número de mujeres que de disfrutar con una sola que pueda ser su par. 

Me han dicho que mi fuerza es el problema, que los hombres les temen a las mujeres que demuestran y expresan su fortaleza abiertamente y sin miedo, y se intimidan porque pueden sentirse débiles ante ella.

Pura paja diría yo.

Porque he tenido hombres lo suficientemente fuertes, mandones y controladores a los que tampoco les ha interesado construir nada; todo lo contrario, prefieren culpar a las mujeres de andar buscando pelea por todo, creen que si nos defendemos, entonces somos conflictivas y andamos con los guantes puestos siempre.


¿Te gustaría formar parte de una comunidad de mujeres escritoras junto a nosotras?

Queremos invitarte a nuestro Club de escritoras, un espacio en el cual de la mano de Maricarmen y Patricia, participarás en retos de escritura creativa, encuentros con autoras increíbles, talleres, y muchas cosas más.

No es un lugar solo para escribir, sino para reír, llorar y compartir junto con otras mujeres.

HAZ CLICK AQUÍ PARA SER PARTE DE ESTO

Club de escritoras de Asuntos de Mujeres


No, queridos

No es que andemos con los guantes puestos, es que somos mujeres que sabemos muy bien lo que queremos, lo que nos gusta y cómo nos gusta; no andamos buscando un padre que nos ordene la vida y nos proteja del mundo cruel que hay afuera.

Y no, tampoco los odiamos; es más, yo aún sigo creyendo que en algún momento encontraré a ese compañero de viaje con el que me embarcaré por la vida para compartir nuestras vidas.

Pero sí les hago un llamado a revisarse, a darse cuenta de que tienen la inmensa responsabilidad de vernos como sus pares, no como sus subordinadas; que si de verdad quieren construir algo, van a tener que ceder mucho más que su orgullo y ponerse las botas para caminar por el mismo suelo empedrado y disparejo por el que hemos tenido que caminar nosotras toda la vida.

De mis diarios de cuarentena

Photo by Kev Costello on Unsplash


Más artículos de soltería: