¿Tratas a tu pareja como si fuera tu hijo?

Antes de comenzar a escribir sobre este tema, hice un test para saber si yo padecía el «Complejo de Wendy». 

Me interesé en investigar un poco sobre esto, porque observo que muchas mujeres que conozco, sufren esta especie de síndrome.

Haz la prueba y pregúntale a una mujer cuántos hijos tiene. Es posible que responda que tiene tres: sus dos pequeños y su marido (ella lo ve y lo trata como un hijo más).

¿Esto que significa? que le hace absolutamente todo y trabaja por su bienestar (a veces con felicidad) y es una convencida de que al hacer esto, tiene asegurado su afecto y el amor.

Esta mujer se ocupa de todo: las cuentas, los niños, los horarios de él, sus citas, las labores del hogar y las responsabilidades conjuntas. Su pareja es el rey.

Su relación se vuelve prácticamente fraternal y el sexo va en picada (si es que todavía existe).

 

PARA QUE NOS IDENTIFIQUEMOS MEJOR CON EL ASUNTO, LES DEJO ALGUNAS DE LAS COSAS QUE SUELE HACER UNA MUJER QUE TRATA A SU PAREJA COMO UN HIJO:

 

  • Le empaca la maleta todo el tiempo, por lo que él no tiene idea de cómo se hace y qué lleva una maleta.
  • Le recuerda sus citas, para que jamás se le olviden.
  • La comida siempre está caliente cuando él llega del trabajo, independientemente de si ella estuvo trabajando también o tuvo un día pesado con sus hijos en casa.
  • Le corta las uñas de los pies.
  • Le elige la ropa que se va a poner y se convierte en su asesora de moda.
  • Le escoge el perfume.
  • Lo ayuda a bañarse (¡¡¡¡¡!!!!)
  • Le recuerda cuándo debe tomarse sus medicamentos (pone alarmas en su celular para que no se le olvide).
  • Se encarga de los arreglos de una casa en la que él parece hospedado en un hotel.
  • Siente pesar porque él llega agotado a la casa, así que trata de no molestarlo mucho.

 

 

Hay otras conductas que te definen también como la esposa-mamá de tu pareja

 

  • Tienen una necesidad imperiosa de cuidarlo.
  • Está completa y absolutamente dedicada a sus necesidades como si él fuese incapaz de cargar con ellas.
  • Según el psicólogo Juan Antonio Barrera es una mujer «solucionadora» de conflictos que vive junto a un hombre a quien le gusta la comodidad.
  • Siente que sin ella, él no sería capaz de vivir y hacerse sus cosas (eso la angustia).
  • Evita que su pareja se moleste, así que hace todo lo posible por evitar conflictos.
  • Cuando no lo logra, se siente muy culpable.
  • Lo trata como un niño más.
  • Es regañona y da cantaleta.
  • Es insegura y tiene mucho miedo de quedarse sola.
  • Es codependiente. Les recomiendo este video sobre codependencia, para que tengan una idea de lo que significa.

 

Por qué nos volvemos «Wendy»

 

De acuerdo con el psicólogo Jonathan Olivera, mejor conocido como @soyhumanologo, una mujer trata a su pareja como un hijo, porque en su crianza aprendió eso: «muchas lo hacen porque en casa se vieron en la necesidad de ser la «madre» de sus hermanos, y esto las lleva a elaborar un amor más de estilo maternal. De igual manera, la forma de expresar el amor observada en la madre es adoptada y reproducida una vez adulta», explica.

También hay patrones de crianza que pueden explicar lo que hacemos cuando tenemos pareja: A algunas nos criaron para servir a nuestro papá y hermanos sin que ellos movieran un dedo, nos enseñaron a permanecer calladas y sin derecho a protestar, a darlo todo sin pedir nada a cambio, a sacrificarnos y ser abnegadas, a olvidarnos de nosotras mismas, a abandonarnos, a depender de la aprobación del otro y a no sentirnos merecedoras de ser atendidas. ¿Les suena?

Para Olivera, tener el Complejo de Wendy es súper dañino para una relación de pareja: «Una mujer que juega al papel de madre de su pareja, terminará por ser una mujer poco deseada. Ningún hombre desea a mamá en la cama, todo hombre sueña con una mujer».

Por eso, sugiere no caer en la sobreatención hacia el otro ¿Cómo se logra esto? Tratando de entender que ella no está en la obligación de cumplir con todas las responsabilidades y necesidades del esposo.

Olivera invita a todas las mujeres a revisar la relación que tienen con su feminidad y maternidad, y también a que se pregunten: ¿Qué estoy tratando de comunicar desde mi acción como madre y como mujer?

Aconseja rescatar y disfrutar a plenitud tu rol de mujer, pero sobre todo, rescatar tu relación consigo misma.

Por último, les dice a las mamás que no olviden delegar responsabilidades en el hogar, que la bandera dentro de la casa sea el respeto y que el machismo sea erradicado.

via GIPHY

 

 

Mis propias reflexiones

 

Yo creo que atender a nuestra pareja no es algo que deba verse como malo o inadecuado. El problema está en que algunas veces, nosotras lo damos todo sin esperar nada a cambio y nos volvemos unas «esclavas felices». Entender que también es rico y necesario que él te atienda a ti, así como tú lo haces, es parte de ser una pareja sana y armoniosa. Yo no tengo problema en servirle la comida a mi esposo, hacerle la maleta (si lo necesita) o cumplir con algo que él no pudo hacer porque no le dio tiempo; pero como mínimo, espero lo mismo de él, espero ser atendida, consentida y tomada en cuenta. 

Me niego a ser la mamá de mi esposo o convertirme en alguien que responda por él y le resuelva los problemas. Yo asumo que me casé con un hombre que sabe valerse por sí mismo y que sabe hacer equipo conmigo.

Quiero finalizar diciendo que cuando tomo decisiones en mi casa, siempre pienso cómo estas influirán a largo plazo en mi familia. Entonces me hago algunas preguntas: ¿Le estoy haciendo bien a mi hija cubriendo todas sus necesidades? ¿Qué beneficios tiene cuidarla demasiado y complacerla en todo? ¿Qué gano yo controlando a mi esposo o cubriendo todas sus responsabilidades y necesidades? ¿Ser complaciente con todos me genera placer o me pone incómoda? ¿Qué pasará cuando mis hijos se vayan? ¿Me quedaré como perro sin dueño? ¿Ellos sabrán defenderse? ¿Quién soy yo y quién seré en el futuro? ¿Cómo estoy ayudando realmente a mi familia a que salgamos adelante como un equipo?

Es duro, chicas… Es un llamado a DESPERTAR.

Sígueme en mi Instagram: @maricarmencervelli

Fotos: Pixabay.