11 consejos para criar separados y llevar la fiesta en paz

11 consejos para criar separados y llevar la fiesta en paz

La periodista Mariale Herrera @marialessandria  te dice cómo criar a tus hijxs junto a tu expareja, sin perder la cabeza y la paz mental.


 

Esto ya debes saberlo, pero por si acaso, te lo repito: en la mayoría de los casos, terminar una relación de pareja es una mierda, separarse es una porquería y divorciarse una pesadilla. Sin embargo, los corazones sanan y, si tienes suerte, es probable que más nunca veas a quien te rompió el corazón (o a quien se lo rompiste).

Ahora, ¿Qué pasa cuando hay hijxs de por medio? La cosa cambia porque esa familia es para siempre.(*)

Aprender a llevar la fiesta en paz, criar y ser familia estando separados es un maratón. Aquí te doy mis consejos para hacerlo con un poquito de gracia.

Advertencia: todo esto lo aprendí por las malas, después de cometer muchos errores, herir, ser herida, llorar y pagar muchas sesiones de terapia.

 

1. Perdona, pide perdón y perdónate

Creo que este es el primer paso para empezar bien. Se lee muy fácil y bonito, pero sé que cuesta.

Perdonar a quien te hirió, perdonarte a ti misma por “no haber sido perfecta”, por haber herido o por no ser la madre que creías que serías, y prepararte para un camino de mucho perdón, de errores que tendrás que enmendar y de disculpas que tendrás que pedir.

Para lograr criar pacíficamente, tendrás que hacer el esfuerzo de perdonar y empezar de cero.

 

2. Comuníquense bien

La mayoría de los problemas a todo nivel, podrían evitarse si nos comunicáramos mejor ¿Te has dado cuenta?

Si tienes que ponerte de acuerdo con tu ex con horarios, llamadas, salidas, dinero, lo que sea, haz lo posible porque sea de forma escrita, si es a través de correo electrónico, mejor.

Así evitas los: “Ah, pero yo entendí que…”, “Ah pero yo pensé que te referías a…”. De esta forma todos ganan y no hay chance para malos entendidos.

 

3. Sé flexible pero no pendeja

El co-parenting requiere muchas negociaciones, sobre todo si no hay abogados involucrados y ustedes se sienten capaces de llegar a acuerdos. Esto significa establecer horarios y calendarios, mensualidades y pagos.

En la mayoría de los casos, lxs hijxs se quedan con mamá, y papá pasa con ellos un par de días por semana.

Estos días son tu tiempo libre, no lo reduzcas. Si tu ex te pide cambiar el acuerdo una vez, puedes hacerlo, siempre y cuando, ese tiempo lo puedas recuperar más adelante. Sé flexible y comprensiva; pero firme con lo que te corresponde.

 

4. Lanza la culpa por la ventana

Al principio, cuando tu hijx se vaya con su papá, puede que pienses: “Mi hijo debería estar aquí conmigo. Yo debería estar cuidándolo. ¿Cómo me voy a relajar?”.

Cuando eso te pase, piensa qué estuviste haciendo los últimos días: criar, trabajar, estudiar, cuidar, cocinar, limpiar y consolar.

Entonces, ¿No crees que te mereces un par de días de descanso?

La culpa aquí no te sirve de nada. Disfruta el silencio, sírvete un vino, ve a tus amigas y léete un libro, mira esa serie que tienes pendiente.

¡DUERME!

 

¿No sabes cómo manejar el sentimiento de culpa? Mira este podcast ya mismo y resuélvelo…

 

 

5. No te metas

 Sí, somos mamás y queremos saber en qué están nuestrxs hijxs, si están bien, si están sanos. Es natural.

Ahora, no interfieras en el tiempo que tienen con su papá.

Él también los quiere, los cuida y busca lo mejor para ellos. Si en casa de papá no desayunan lo mismo o se van a dormir 20 minutos más tarde, déjalo ir. Si son felices, se disfrutan y están bien, no tienes de qué preocuparte.

 

6. No pelees

 ¡Uf! Esta es la más difícil y la que a mí, particularmente, más me ha costado. De repente me vi peleando y discutiendo por tonterías, o reaccionando con gritos y lágrimas a algo que puede ser resuelto de forma adulta.

Antes de pelear o reaccionar, respira y cálmate.

Te advierto: sentirás que cargas con más de lo que te toca, que todo es injusto. Si lo sientes, háblalo con el papá de tu hijx. Pero no pelees porque no vale la pena. Solo terminarás pidiendo disculpas y sintiéndote mal contigo misma. Créeme.

 

7. Concéntrate en ti 

No sé si a ti te pasa, pero cuando me siento triste, gris o desenfocada, es porque no me he dedicado tiempo. No he hecho lo que me gusta en mucho tiempo. No he leído un buen libro, no he hablado largo y tendido con una amiga, no he bailado o no he hecho ejercicio.

Soy de las que cree que si no estás bien, será imposible criar bien. Si no estás feliz, no podrás mostrarle a tu hijx cómo ser feliz. Busca tiempo para ti para hacer lo que te gusta. ¡Te lo pido, por favor!

 

8. Pide ayuda

Eso de ser supermamá ya pasó.

Olvídate de hacer todo sin ayuda, porque NO PUEDES. Si tienes la suerte de vivir cerca de tu familia (hermanos, padres, tíos), pídeles que cuiden a tu hijo un rato mientras haces yoga o te tomas un café con tu mejor amiga.

¿Esa amiga que siempre te dice que está a la orden? tómale la palabra. Mientras, haz lo que necesites hacer. Nadie te va a juzgar, y si lo hacen ¿Qué importa?

 

9. Vuelve a salir con alguien

Esta es complicada, lo sé. Yo me tomé un año de celibato y soltería necesarios antes de querer conocer a alguien. Pero cuando me atreví, la pasé fantástico (la sigo pasando fantástico ;)).

Me ilusioné, me decepcioné, me reí, me dejaron, yo dejé. Pero volver a bailar, tener sexo, tomarte un trago con alguien, todo eso es sano, divertido y te lo mereces.

Para hacer esto, no solo es fundamental que cuentes con tu ex, sino que también tengas tu tribu de gente que te apoye para que puedas salir con tu nuevo amor. Tu ex también saldrá y eventualmente puede que se vuelvan una familia más grande.

Más amor para tu hijx. Más ayuda. Eso sí, llegar a este punto requiere madurez y autoestima.

 

10. Háblales bien de su papá

Te cuento algo: el papá de mi hijo es músico, tiene bastantes videos en YouTube y, sobre todo, cuando estaba más pequeño, mi hijo era su fan número UNO.

Yo, no solo tenía que superar la tusa/despecho/guayabo, tenía que hacerlo viendo y escuchando a mi ex TOOOOODOS los días, porque mi hijo lo admira mucho. Fue como terapia de choque. Hoy, ver a mi ex no me hace ni cosquillas, pero sí fue un reto.

Lo más valioso de esa experiencia es que en todo momento (y lo sigo haciendo), le hablé bien a mi hijo de su papá, le digo lo talentoso que es, lo cool que es, que ha viajado a muchos lados y que siempre tiene regalos y recuerdos de sus viajes para él.

Esto no solo ayuda a tu hijx, te ayuda a ti a apreciar al papá de tus hijxs y a sanar.

 

11. Dale las gracias a tu ex

 Y no hablo del pensamiento de gratitud, que también es muy chévere. Díselo. Dale las gracias.

Gracias por ser un buen papá, gracias por criar conmigo, gracias por preocuparte, por ayudarnos, por estar.

Verás que a pesar de las peleas y discusiones, cuando tu hijx se gradúa, cumple una meta, se enferma, se cae, lo importante es el equipo que lo alienta. Que cuando vea desde la cancha, los vea a los dos, apoyándolo y creyendo en él.

Sí, separarse es una mierda. Y con hijxs pareciera que todo es más difícil. Sin embargo, es posible hacerlo con madurez, amor y respeto.

 

Hoy puedo decir que crío a mi hijo con un buen amigo. Las discusiones no faltan, no siempre estamos 100% de acuerdo (como cualquier pareja), pero hemos crecido un montón. Nuestro hijo es feliz, no le falta nada y podemos celebrar cumpleaños y navidades como una familia “normal” (si es que eso existe).

Aunque a veces pienses que lo que haces nadie lo ve o nadie lo aprecia, no es así. Lo que haces es importante, tu esfuerzo es grande y que hayas leído esto solo demuestra lo lista que estás para criar con amor, sin dramas y con más felicidad.

Con respecto a tu ex, creo que él también hace lo que puede con lo que sabe y tiene; te aprecia y te agradece. Y si no lo dice, pues no importa. Te lo digo yo. 

 

 (*) Aquí hablo de familias que se separan por razones no violentas. Si el papá de tu hijx los maltrata o abusa, estos consejos no sirven. Busca ayuda legal.

 

Foto por Alberto Casetta en Unsplash

Historias, artículos, entrevistas, reflexiones, videos y promociones especiales, pueden estar a tu alcance si te suscribes a Asuntos de Mujeres... Si te gusta nuestro trabajo, ayúdanos a crecer: invita a tus amigas y familiares a registrarse para recibir este boletín. ¡Y DÉJANOS TUS DATOS AQUÍ!

Mantenemos tus datos en privado.